Crédito: Reuters.

La crisis del coronavirus ya ha acumulado a más de 27,4 millones de afectados en todo el mundo. Por su parte, el conteo de fallecidos casi alcanza los 900 mil.

Mientras tanto, el planeta entero sigue moviéndose apresuradamente en la búsqueda de una cura. Otras nueve vacunas como las desarrolladas por AstraZeneca, Moderna y Nodovak ya incluso se encontraban en el tope de prioridades para muchos países a la espera de que alguna fuera oficializada.

Ahora, AstraZeneca ha hecho un gran anuncio, pero no el que estábamos esperando. La farmacéutica británica, que trabajó en esta vacuna candidata AZD1222 junto a la Universidad de Oxford, ha revelado este martes que pausarán momentáneamente sus ensayos clínicos.

Fase 3 en pausa

La farmacéutica recientemente había dado inicio a la fase 3 de las pruebas clínicas de su vacuna candidata. Para este caso, probarían el compuesto en miles de adultos sanos para medir sus capacidades de inmunización.

Ahora, según un portavoz de AstraZeneca, el “proceso de revisión estándar de la compañía provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad”. Esto debido a que se detectaron posibles efectos adversos en un grupo de participantes del Reino Unido.

Debido a esta decisión, los ensayos en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica (junto con los recién iniciados en los Estados Unidos) se han detenido temporalmente.

¿AstraZeneca se detuvo por voluntad propia?

Otro punto importante que cabe destacar es que, según parece, ningún ente regulatorio hizo presión sobre AstraZeneca para que detuviera sus investigaciones. En otras palabras, la empresa detectó la anomalía por su cuenta y se ha movido rápidamente para evaluar la fuente del problema, sin presiones externas. Esto podría hacer que, si la empresa logra superar esta situación, la confianza en la calidad de sus resultados sea mucho más alta.

¿AstraZeneca está fuera de la carrera?

Aún no. El comunicado de la empresa se ha encargado de aclarar que esta se trata de una situación momentánea. Igualmente, el portavoz comentó que esta era una pausa común y que se trataba de:

“(…) una acción de rutina que debe suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos, mientras se investiga, asegurando que mantengamos la integridad de los ensayos”.

Como ya mencionamos, el problema se dio ya que unos participantes en el Reino Unido comenzaron a presentar complicaciones graves luego de recibir la inyección.

Actualmente, AstraZeneca se encuentra “trabajando para acelerar la revisión del evento único para minimizar cualquier impacto potencial en el cronograma de prueba”. Debido a estos comentarios del vocero de la empresa, tal parece que el inconveniente no ha sido tan grande como para detener para siempre el avance de esta vacuna candidata.

¿Qué ha pasado con los participantes afectados?

Según reportan Rebecca Robbins, Adam Feuerstein, Helen Branswell en su escrito divulgado a través de las redes, fuentes anónimas familiarizadas con la situación al menos aseguran que los participantes afectados parecen estar en camino a recuperarse.

Generalmente, se reconoce como “reacción adversa” a situaciones como la manifestación de síntomas que requieren hospitalización, la aparición de una enfermedad potencialmente mortal o, en el peor de los casos, la muerte.

Por los momentos, no se conoce con exactitud cuales fueron las complicaciones que presentaron en primer lugar. Pero, por lo menos parece que estas no fueron fatales.

¿Qué pasará ahora?

En las fases anteriores, hasta el 60% de la muestra de mil personas de AstraZeneca reportó efectos secundarios de leves a moderados que fueron desapareciendo con el tiempo. Este sería el primer caso en el que un verdadero efecto adverso se muestra en los ensayos de AZD1222.

Si AstraZeneca encuentra una relación directa entre las reacciones adversas y los compuestos de la vacuna, es posible que su desarrollo se detenga. Sin embargo, la compañía ha dicho a través de su portavoz que:

“(…) en los grandes ensayos, las enfermedades sucederán por casualidad, pero deben ser revisadas de forma independiente para verificar esto con cuidado”.

Con esto, dan una pista de lo que consideran es lo que ha ocurrido en este caso. Pero, igualmente aclaran que la empresa está “comprometida con la seguridad de nuestros participantes y con los más altos estándares de conducta en nuestros ensayos”. Por lo que, básicamente comentan que realizan esta investigación por precaución, pero que lo más probable es que no haya nada de qué preocuparse. Ya solo quedará esperar para conocer entonces los resultados de esta investigación.