La figura del hombre canoso con barba y un sombrero de copa que tiene la bandera de Estados Unidos es muy difícil de olvidar. El Tío Sam se convirtió en la representación gráfica de una de las potencias del mundo, y el mismo surgió de una forma que, probablemente, te parezca bastante inesperada.

Para explicar el origen del Tío Sam tenemos que remontarnos hasta la Guerra de 1812, la cual fue un conflicto entre Estados Unidos y sus aliados contra el Reino de Gran Bretaña e Irlanda. Durante esta época, la demanda de suministro de carne para los civiles y las tropas era sumamente importante, por lo que era esencial garantizar que todos pudieran recibir su porción.

En esta época había un personaje que, sin saberlo, sería el origen del ícono estadounidense: un empacador de carne llamado Samuel Wilson. Este había servido en la Revolución Americana cuando tenía 15 años y vivió en Massachusetts, pero después de la guerra se mudó a Troy, Nueva York, lugar en el que, junto con su hermano Ebenezer, fundó una planta de envasado de carne llamada E. & S. Wilson.

Samuel era un hombre muy querido por la gente en la localidad, pues era confiable y honesto. Por esto, rápidamente todos comenzaron a referirse a él como Tío Sam.

Con la gran demanda de carne en la guerra de 1812, el secretario de guerra, William Eustis, decidió firmar un contrato con Elbert Anderson Jr. para suministrar la cantidad de carne necesaria para las tropas estadounidenses. Este consistía en llenar 2000 barriles de carne de cerdo y 3000 de carne de res durante un año en el río Hudson, y los hermanos Wilson ganaron las negociaciones.

Por esto, para cumplir con las exigencias de sanidad, los hermanos Wilson comenzaron a estampar su nombre y el lugar de donde provenían los suministros de carne. Así, los barriles de los hermanos Wilson traían la etiqueta “E.A. – US”, lo que significaba Elbert Anderson y United States.

En la época había un gran número de soldados provenientes de Troy, los cuales conocían a los hermanos Wilson y también sabían que estos estaban suministrando la carne de las tropas. Por esto, en cuanto notaron las etiquetas de los barriles, comenzaron a bromear diciendo que las siglas US no eran de United States, sino de Uncle Sam (lo que significa Tío Sam en español).

Esta pequeña broma muy rápidamente se extendió por todas las tropas, y poco a poco la leyenda del Tío Sam se fue popularizando, al punto que el periódico local de Troy llegó a publicar la historia y así surgió la leyenda.

Aunque no se sabe a ciencia cierta si este es el verdadero origen, lo que es seguro es que es la historia más popularizada. Se han hecho investigaciones al respecto, en las que se ha descubierto la utilización del término Tío Sam en épocas anteriores a la guerra, pero no hay evidencias de que estas se refirieran a Estados Unidos en lugar de a una persona.

El punto es que la figura se popularizó y llegó a manos de los caricaturistas, quienes finalmente le dieron una cara al famoso personaje. Uno de ellos fue Thomas Nast en 1876, con la publicación de varias caricatura que tienen al famoso hombre como protagonista.

Caricatura del Tío Sam de Thomas Nast, 1876
Caricatura del Tío Sam de Thomas Nast, 1876

Sin embargo, no fue sino hasta la Primera Guerra Mundial cuando el Tío Sam se convirtió en una figura icónica mundial gracias al lanzamiento de un póster por parte del ilustrador James Montgomery Flagg en 1917. En esta época, Flagg era demasiado mayor para alistarse, por lo que trabajó para la División de Publicidad Pictórica (DPP) junto con otros trescientos ilustradores creando afiches que promovieran el esfuerzo de guerra y el alistamiento de los más jóvenes.

Un total de cuarenta y seis carteles fueron dibujados por Flagg, los cuales, en su mayoría, eran protagonizados por el Tío Sam. Sin embargo, uno de ellos fue el que destacó sobre los demás, el cual se titula “What Are You Doing for Preparedness?”, lo que se traduce a “¿Qué está haciendo para estar preparado?”. Este, curiosamente, es un plagio del póster del británico Alfred Leete titulado “Lord Kitchener Wants You” (“Lord Kitchener te quiere a ti”) de 1914.

Comparación entre la ilustración de Alfred Leete y la de James Montgomery Flagg
Comparación entre la ilustración de Alfred Leete y la de James Montgomery Flagg

Y así, el Tío Sam se convirtió en un ícono mundial para representar a Estados Unidos, el cual incluye toda una personalidad que Flagg se encargó de definir desde 1917. ¿Sabías el origen de esta figura? ¡Cuéntanos en los comentarios!