Seguramente muchos se estarán preguntando: ¿qué más hay que conocer sobre ‘Mulan’? Sin duda es una pregunta válida para aquellos que ya vieron tanto la versión animada como la versión en live action de la historia real de Hua Mulan, la verdadera guerrera asiática que inspiró estas cintas.

Pero, para aquellos que no cuentan con Disney Plus, creemos que estas palabras que estamos por decirles les servirán de punto de partida para tomar la decisión de si darle una oportunidad, o de quedarse con la versión animado con Mushu y las increíbles canciones.

Antes de empezar con esta especie de reseña, siempre es parte de nuestro protocolo recordarles que, si bien intentaremos no spoilear nada importante –para nuestros lectores que aún están esperando por sus parejas para verla, o a que sus amistades se conecten en esa esperada llamada virtual–, es probable que alguno que otro detallito se nos “escape”, para darle contexto a nuestro artículo.

Algo que también debemos tomar en cuenta es que la versión live action de ‘Mulan’ de por sí se estrenó con mucho “polémica” como antecedentes. Por lo que, empezaremos desde el antes para luego enfocarnos en el ahora.

Sin Mushu ni canciones. Todo por llegar a China

Desde que Disney decidió adaptar ‘Mulan’ a una producción live action, siempre tuvo claro un objetivo: lograr la distribución de la cinta en China, sin faltarle el respeto a la cultura.

Todos los amantes de los live actions de Disney, deberán recordar que, la historia que vemos con “personas reales”, cambia un poco a lo que hemos visto en sus versiones animadas. Por ejemplo, en ‘Beauty and the Beast’ se ha rumoreado la atracción amorosa que LeFou siente por Gastón, mientras que en ‘Aladdin’, Jasmine quedó como la sultana de Agrabah, cuando en la “comiquita” no fue así.

Pero, si algo seguían manteniendo esas versiones reales eran sus icónicas canciones y personajes. Como, los elementos de la casa de la Bestia que hablaban con Bella mientras estaba encerrada. O, el gran tigre “mascota” de Jasmine, que hasta dormía en su cuarto.

Lamentablemente, esos elementos quedaron por fuera de ‘Mulan’ (2020). Sí, así es. Para los que viven debajo de las piedras y pretenden que verán la cinta en Disney Plus y escucharán “Mi Chica es la razón”, o verán a un Mushu “real”, deberán pensarlo dos veces, ya que fue decisión de la compañía del ratón de dejarlos por fuera. Pero, ¿por qué?

Así como lo habíamos mencionado antes, algunos elementos de la cinta animada de 1998, no fueron bien recibidos por China. Por ese motivo, y aunque William Barr critica las decisiones de Hollywood por “complacer” al Partido Comunista chino, Disney decidió que este remake de la historia de la leyenda de la legendaria guerrera se apegaría mucho más a la primera versión: ‘La Balada de Mulan’.

Es normal que las compañías decidan tomar decisiones como estas, sobre todo cuando hay un público meta. Es decir, así como ‘Brave’ está enfocada en el target europeo, sobre todo de origen escocés, o, ‘Moana’ para aquellos con ascendencia indígena, y, por lo mismo, son lo más apegadas a esas culturas.

En este caso, a Disney le interesaba meterse en la industria de cine china, y, conociendo la situación política actual entre Estados Unidos y China, era mejor no caer en el territorio ofensivo. Por ello, Mushu queda por fuera de la historia, ya que para muchos la forma en la que la cinta animada representó al dragón –un símbolo de poder y fuerza– fue ridícula.

De la misma forma, Li Shang, el interés amoroso de Mulán en la versión animada, nunca existió en ninguna de las versiones de la leyenda, más bien, ella es una guerrera, nunca tuvo pretendientes. Lo que más sustenta el hecho de que Disney solo agregó el personaje masculino para convertirla en una princesa que necesita a un hombre de su lado.

‘Mulan’: el experimento de marketing de Disney

Primero que todo, si hay algo que debemos admitir es que, en un año como el 2020, pensamos que ‘Mulan’ ni siquiera iba a estrenarse realmente. Por lo mismo, la decisión de Disney de estrenarla en formato PDOV, en la plataforma streaming de Disney Plus, hizo que la cinta dejara de ser solo una producción cinematográfica, y pasara a ser una especie de experimento, o estrategia de marketing.

Si bien hubo muchos que criticaron la decisión de Disney de crear un “Premier Access” para estrenar ‘Mulan’ por el monto adicional de $30, –que se suman al monto de la suscripción mensual–, otros consideran que la compañía del ratón dio el primer paso hacia el futuro. No solo para Pixar y Marvel, sino quizás para sus competidores.

Mientras que algunos consideran que Disney tiene todo que perder, la verdad es que, si este estreno falla, será una oferta única –sobre todo porque estará de forma gratuita para diciembre–, pero, si este experimento resulta en un éxito, podríamos estarnos preparando para gastar mucho dinero en un futuro cercano.

Sin embargo, ahora es que viene lo bueno: ¿acaso vale la pena gastar $30 para ver ‘Mulan’, cuando en realidad se puede esperar hasta diciembre para verla gratuita?

¿Vale la pena pagar $30 por ver ‘Mulan’ en casa?

Quienes tengan la posibilidad de invertir esos $30 para ver a ‘Mulan’ desde hoy mismo, deberían hacerlo. Ojo, no decimos que sea un gasto necesario en momentos como los que estamos viviendo, pero, si son amantes de las primicias y cero seguidores de los spoilers, este es el momento.

Aunque quizás muy poco se han dado cuenta de lo que Disney está haciendo, otros sí reconocemos que la jugada de la compañía está enfocada hacia el FOMO –en su traducción en español, al “miedo de perderse algo”–.

A ver, por la misma razón que, aunque no te queden bien los sneakers, pero tienes unos tres pares en tu clóset. O, por la misma razón que ahora todos se pintan el cabello como Dua Lipa o Evaluna Montaner. Por eso, es que los que tengan el dinero pagarán para ver ‘Mulan’ desde ya, y no esperar a diciembre: por el miedo de estarse perdiendo de algo que otros sí están disfrutando.

Si somos más claros, en un año donde todo parece haberse escapado de nuestras manos, donde pareciera que todo lo que teníamos se esfumó. Un año en el que además el tiempo pasa volando y no sabemos qué depara el mañana. Es este año en el que Disney decide hacer un lanzamiento importante, por medio del streaming, y con costo adicional. ¿Casualidad? No lo creemos.

Les ponemos otro ejemplo, en mi caso personal vivo con otros dos adultos con ingresos económicos, esto quiere decir que si nos ponemos de acuerdo el gasto de los $30 para ver ‘Mulan’ no sería de uno solo. Pero, ¿por qué pagarlo? Por el simple hecho de que prefiero estar segura en casa, sin posibilidades de contagio de COVID-19, y no exponerlos a ellos por puro entretenimiento.

Si lo veo de ese modo, es igual a cuando prefiero pagar el costo del delivery –sea cual sea–, antes de “pasarlo buscando”. Elijo la comunidad y seguridad, por encima del gasto monetario. Pero, de nuevo, esto puede ser considerado un lujo para muchos.

Ahora bien, separándonos un poco del mercadeo y los números, y centrándonos más en la cinta, sí hay que debemos decirles, es que esta no es la Mulán que recuerdan. Las canciones inolvidables quedaron de lado, los ancestros con humor sarcásticos no aparecen y Mushu ni siquiera sale en una camiseta.

Estos fueron reemplazados por impresionantes batallas de acción y movimiento de lucha que parecen sobrehumanos. Si se nos permite, esta es una de las primeras críticas. Los saltos y patadas de Mulán la hacen más “superheroína” que una joven guerrera que aprendió en la batalla.

Pareciera más una Neo de ‘The Matrix’ que se crió en la antigua China, o, una Black Widow sin traje pegado de cuero. Esto, sin duda, puede ser de los primeros turn off de los fanáticos.

No obstante, como siempre hemos dicho, Disney es Disney por una razón. Si bien la historia original está presente: con los invasores del norte que atacan China, lo que lleva al Emperador a ordenar que cada familia proporcione un hombre para el servicio militar. También hay algunos huevos de pascua que nos remontan al clásico animado.

En la cinta de este 2020, Mulán roba la espada de su padre, se disfraza de hombre y se une a la guerra. Pero también hay líneas en los diálogos y melodías en el fondo que hacen guiños casi perfectos a las canciones de la cinta de 1998. No son suficiente para olvidar que no estamos escuchando a nadie cantar, pero sí para enternecer nuestros corazones mientras seguimos viendo la película.

Por otro lado, si alguno es poco fanático de los efectos en CGI, –razón por la que quizás no vieron ‘The Lion King’ en live action–, ‘Mulan’ es un resultado ambiguo.

Algunas escenas de acción parecen lo suficientemente reales como para convencernos, pero, otras partes, cuentan con CGI lo que las hace parecer más falsas de lo que deberían. Por ejemplo, funciona muy bien cuando la bufanda es utilizada como arma mortal tras el uso de la energía chi, o, cuando aparece el ave fénix que representa a la familia de Mulán.

Pero, cuando se utilizó CGI para recortar algunas escenas, o elementos en ellas, pareciera que el trabajo fue hecho casi que a medias. Claro está, que muchos podrían no darse cuenta de esto que estamos comentando, sobre todo porque la mayoría de la cinta es realmente hermosa, pero, no podemos dejar escapar los pequeños detalles.

Un guion que carece de contundencia

Como la cinta se estrenó en formato streaming, los detalles de edición pueden ser los de menos para muchos. Sin embargo, otro punto negativo que alguno podría destacar en la trama, es el guion.

A ver, no estamos diciendo que tenga que tener el guion adaptado más poderoso de todos, pero, estamos hablando de una historia familiar, una leyenda de toda una cultura. Las palabras pudieron llegar más de lo que hicieron. Aunque, puede ser que Disney haya preferido la visual y la acción, antes que al mismo guion.

Por otra parte, no podemos dejar de destacar que la inversión de más de $200 millones, –lo que convierte a ‘Mulan’ es una de las cintas más caras hasta la fecha que cuentan con una directora (Niki Caro), no director–, se hace notar.

Sus escenarios culturales y efectos especiales son fascinantes. Desde el palacio dorado del Emperador hasta la villa en la que vivía Mulán con su familia. Sin duda alguna, la directora de fotografía, Mandy Walker, hizo de las suyas.

Asimismo, la diseñadora del vestuario, Bina Daigler, merece todos los aplausos. Los colores comunican tanto como los trajes. Opacos para “los malos”, brillantes para los buenos y con buenas intenciones.

Empoderamiento femenino en gran nivel

No podemos hablar de ‘Mulan’ sin mencionar la fuerte presencia femenina con la que contó la cinta.

Aquí no vamos a centrarnos en la importancia de que una cinta como ‘Mulan’ se estrene en el 2020, aunque, sin duda, es muy relevante para lo vivido en los últimos años. Pero, sí vamos a destacar los poderosos roles femeninos en la cinta, más allá de la protagonista que, de por sí, es un icono del poder de la mujer.

Comenzando con el rol de Niki Caro como directora. Definitivamente, que este live action de ‘Mulan’ haya sido dirigido por una mujer es digno de destacar. Para los conocen la situación actual de la industria del entretenimiento, no hay muchas cintas que cuenten con mujeres en la silla del director, por lo que, sumar una más a la lista es importante.

Claro, ‘Mulan’ de Caro no es ‘Wonder Woman 1984’ de Patty Jenkins, o, ‘Birds of Prey’ de Cathy Yan, pero sí es una buena historia.

Por otro lado, Yifei Liu –como protagonista– y Gong Li –como la antagonista– hicieron una dupla del bien y el mal digna de aplausos. No solo porque la presencia de la hechicera podría dar guiños a que en realidad no siempre el poder reside en un hombre, sino porque la fortaleza de Mulán se ve retada por la capacidad de Xianniang, y ese es el secreto de cualquier gran pelea.

Pero, más allá de tener grandes representaciones del poder femenino, aplaudimos que no se representó de forma exagerada. Quienes vieron ‘Aladdin’ podrían recordar la escena que muchos consideraron exagerada, donde Jasmine canta a todo pulmón un tema que ni siquiera existía en la cinta original. Es decir, que solo fue incluida con el propósito de empoderarla.

Pues, en ‘Mulan’, esos momentos se tratan con mucho cuidado, sobre todo porque, “en realidad”, el verdadero empoderamiento de nuestra protagonista se desarrolla con el tiempo, y se expande cuando realmente abraza su identidad.

Además, en la cinta también se muestra cómo hombres apoyan verbalmente a una mujer en posición de poder, y hasta en ocasiones más valiente que ellos mismos, aspecto que es de gran importancia en un mundo donde el hombre suele llevarse el reflector por sus hazañas.

Mulán no solo demuestra como una mujer puede sentirse feliz solo haciendo lo que quiere, sino que también demuestra que ninguna mujer es realmente débil como se le pinta, o que debe quedarse en casa como se acostumbra. Su felicidad y su gloria se consiguieron para “salvar a su padre”, pero son todas suyas.