En el 2019, T-Mobile sorprendió al mundo con la noticia de que planeaba llevar a más de 10 millones de hogares de bajos recursos una conexión a internet gratuita. ¿El objetivo detrás de esto? Colocar su grano de arena para igualar el terreno educativo y permitir que todos los niños tengan las mismas oportunidades a la hora de estudiar.

Ahora, T-Mobile ha vuelto a poner el tema sobre la mesa ya que parece que las primeras fases del proyecto podrían ponerse en marcha. Un anuncio como este no podría llegar en mejor momento. Sobre todo si se piensa en las oportunidades que esto podría crear para los niños que en este momento deben estudiar desde casa sin contar con los recursos para hacerlo.

Atacando un problema ya existente

“Incluso antes de la pandemia, más de 9 millones de los 56 millones de niños en edad escolar de Estados Unidos no tenían acceso a Internet confiable y no podían completar las tareas extraescolares”.

Esto lo afirmó T-Mobile en un comunicado de prensa. Durante este, también expresó que el riesgo de quedarse atrás en la escuela debido a la falta de recursos definitivamente no se trata de un problema que haya nacido con el COVID-19. Sin embargo, la situación actual definitivamente ha exacerbado las diferencias que ya existían. Por este motivo, la empresa se encuentra más comprometida que nunca a sacar adelante su proyecto de inclusión social.

Proyecto 10 millones – Cerrando la brecha

Durante el primer anuncio del “Proyecto 10 millones” de T-Mobile, el CEO de la empresa, John Legere, comentó que con este esperaban disminuir lo que denominó la “brecha de la tarea”. Al ofrecer internet gratuita a los estudiantes de bajos recursos, entonces se les da la oportunidad de acceder a información con tanta rapidez y fluidez como el resto de sus compañeros.

Este 2020, la compañía ha revelado que, para conseguir esta meta, está asignando 10,7 mil millones de dólares al proyecto. Estos deberían poder ayudar a la iniciativa a irse desarrollando poco a poco dentro de la próxima década. De este modo, para el 2030, 10 millones de hogares tendrán internet gratuita allí donde antes no había nada.

¿Cómo funcionará este sistema?

Para comenzar, tanto los profesores como los padres pueden proponer a sus escuelas como distribuidores voluntarios. A través de ellas se conocerá el código postal de los estudiantes y otros detalles sobre la situación de los alumnos.

Será la escuela la encargada de distribuir cada chip a su estudiante asignado. Mientras tanto, T-Mobile colocará sus populares hotspots en cada distrito escolar seleccionado.

En un principio, la compañía ofrece un plan de 100 GB totalmente gratuitos durante un año. Claramente, en la situación actual en la que se usan plataformas como Zoom y YouTube constantemente como ayudas de la educación desde casa, el límite anual puede no ser suficiente. Por esto, en caso de que se quiera aumentar a un plan de 100 GB por mes, las familias solo tendrán que pagar una mensualidad de 12 dólares.

Si pasa un año (365 días) o se gastan los 100 GB del plan totalmente gratuito, las personas tendrán que mudarse a la modalidad por mensualidades para mantener el servicio. Esto no va de la mano con la declaración de internet gratuita para millones de estudiantes, pero al menos llega bastante cerca y, al menos con el plan gratuito inicial, se podrá dar un verdadero apoyo a los estudiantes que más lo necesiten.

Hablando de pertinencia…

Como ya lo hemos mencionado, la situación del coronavirus ha agravado las desigualdades académicas que siempre han existido. Por esto, un proyecto como el de T-Mobile podría ser en un principio una gran ayuda para sobrellevar esta crisis.

Sin embargo, su alcance no se queda solo allí. Como este se trata de un proyecto pensado para desarrollarse en el tiempo, al final dejará una infraestructura y una huella que harán una diferencia permanente en la distribución de facilidades para que los estudiantes de bajos recursos puedan continuar con su educación.