Durante la primera mitad de 2020, con la pandemia en pleno desarrollo, surgieron informes que sugerían que la reinfección con el coronavirus SARS-CoV-2 era posible. Para entonces la evidencia no era concluyente, pero los investigadores no descartaban la posibilidad de que esto pudiera ocurrir.

Pero a finales de agosto la situación era clara: un hombre en Hong Kong que ya había superado la COVID-19 meses atrás, viajó a España y se contagió nuevamente, aunque sin desarrollar síntomas.

Esto en particular ofreció algo de alivio a ciertos científicos, que lo interpretaron como la acción de la memoria del sistema inmunitario. Pero después se registró otra reinfección, esta vez en Nevada, que sí presentó síntomas graves, lo que sugiere que la lucha no termina después de recuperarse.

Esto ha planteado tres interrogantes que los científicos del mundo están tratando de responder: ¿qué tan común puede ser una reinfección con COVID-19?, ¿cuán graves pueden resultar los síntomas en esta? y ¿qué implicaciones tendrá este hecho en el desarrollo de las vacunas?

¿Qué tan común es la reinfección?

Como indicamos en nuestro artículo la semana pasado, los expertos que han revisado el caso de Hong Kong confirmaron que se trataba de una reinfección y no una resonancia de la primera.

Los investigadores de Hong Kong y Nevada secuenciaron cada uno de los genomas virales de la primera y segunda infección del hombre, y encontraron suficientes diferencias como para concluir que se no se trataba de la misma cepa del coronavirus.

Pero se requiere más de dos ejemplos para deteminar con qué frecuencia ocurren las reinfecciones de COVID-19. Lo bueno, desde cierto punto, es que podríamos estar cerca de descubrirlo ya que muchos países ya han aliviado sus bloqueos implementados previamente por la pandemia. Esto quiere decir que las personas, incluyendo las que se recuperaron de la infección, podrán salir a la calle y viajar, y la exposición podría arrojar la tan anhelada respuesta.

¿Las reinfecciones son más o menos graves que las primeras?

Hemos visto que, en la primera infección, los síntomas varían drásticamente de persona a persona. La forma en que una persona responde a la enfermedad depende de una variedad de factores como la edad, el sexo, las condiciones de salud y la existencia de alguna otra afección crónica.

En el caso de una reinfección, el virólogo Jonathan Stoye del Instituto Francis Crick en Londres, dice que “hay casi tantas incógnitas sobre la reinfección como antes de este caso”. Aquí entran en juego otras variables como la dosis inicial del virus, las posibles diferencias entre las cepas del SARS-CoV-2 y los cambios en la salud general de una persona.

De modo que, para los investigadores es una prioridad determinar si la memoria inmunológica tras la primera infección puede afectar los síntomas en la segunda experiencia. Esto sería especialmente útil para tomar previsiones para el desarrollo de las vacunas.

¿Qué implican las reinfecciones en el desarrollo de vacunas?

El hecho de que sea posible reinfectarse con el coronavirus puede tener implicaciones el desarrollo de vacunas.

Richard Malley, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Boston Children’s Hospital en Massachusetts dijo a Nature que las vacunas más fáciles de fabricar son aquellas contra enfermedades que, una vez superadas, conducen a una inmunida duradera. Dos ejemplos clásicos y exitosos son las del sarampión y la rubéola.

Aún así, aunque el SARS-CoV-2 pueda reinfectar a las personas, como hemos visto en las últimas semanas, esto no necesariamente implica que el desarrollo de una vacuna sea más difícil o imposible. Recordemos que existen las dosis de refuerzo, que se aplican precisamente para solventar esto y garantizar protección en el tiempo.

Para Malley, este hecho “no debería asustar a la gente” porque es algo que “esperamos de los virus”. Pero sí es algo que deberán tomar en cuenta los científicos involucrados en estos proyectos.

Referencia:

Coronavirus reinfections: three questions scientists are asking. https://www.nature.com/articles/d41586-020-02506-y