Pronto, Microsoft podría ser la compañía que se haga con las actividades de TikTok en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Reino Unido y Australia. La polémica alrededor de la compra de la popular red social de videos cortos no se ha detenido desde que los primeros rumores empezaron.

Ahora que el tiempo corre y la app necesita encontrar un comprador en Estados Unidos, Microsoft ha sido el primero en mostrar interés en la app. A pesar de la competencia, lo más probable es que esta sea la empresa que finalmente pueda quedarse con TikTok, si todo sale bien.

Sin embargo, debido a lo complicado de toda la situación, esta adquisición podría ser clasificada como cualquier cosa menos normal. Por este motivo, posiblemente Microsoft se encuentre con muchos más problemas de los esperados durante la adquisición de TikTok.

La situación actual

El primero de agosto la polémica con la app TikTok inició cuando Donald Trump amenazó con prohibir la app en el país. Para el 6 de ese mes, el primer mandatario estadounidense firmó una orden que prohibiría sus actividades en el territorio si no vendía su participación en Estados Unidos a otra empresa nativa.

Actualmente, competidores como Oracle y Microsoft (con el apoyo de Walmart) se encuentran en la carrera por comprar Microsoft antes de que acabe noviembre. Por los momentos, Microsoft se sigue perfilando como el ganador de la contienda. Pero, incluso si gana esta primera batalla sobre la propiedad de TikTok, su verdadera guerra apenas habrá iniciado.

Poco tiempo, mucho en juego

Como ya sabemos, la orden ejecutiva de Trump ha puesto una fecha final a la estadía de TikTok en Estados Unidos y otras naciones si esta continúa como propiedad de ByteDance, su empresa matriz en China. Los ejecutivos chinos han aceptado la división y han acordado separar por completo sus actividades de los territorios estadounidenses, neozelandeses, británicos y australianos.

Sin embargo, el tiempo juega en contra de la situación. Con tan solo un plazo de 90 días que dio inicio el 6 de agosto, Microsoft y ByteDance deben llegar a acuerdos que bajo circunstancias normales podrían tomar años.

Como consecuencia, la presión es alta y las expectativas también lo son. Si Microsoft falla en su intento, TikTok podría dejar de funcionar oficialmente en los países antes mencionados y la gigante estadounidense podría haber perdido una oportunidad de oro por diversificarse y conquistar un terreno que por ahora la ha eludido: los servicios de cara al cliente.

El problema principal: Microsoft solo se quedaría con un fragmento de TikTok

Si la compra de Microsoft fuera de las actividades de TikTok en todo el mundo, el negocio sería mucho más fácil y la logística tras él también. No obstante, como se espera que la empresa solo adquiera el dominio de la app en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, ambas compañías, ByteDance y Microsoft, se enfrentan a un desafío que no tiene presedentes.

Con esta separación podrían estar construyendo barreras virtuales en la web, que se ha destacado específicamente por ser un campo sin fronteras. Al hacerlo, Estados Unidos podría estar fomentando la creación de su propio Gran Firewall, similar al utilizado por China, pero específico para TikTok.

Pero, nuevamente, una división como esta no sería fácil y mucho menos en tan poco tiempo. Desde el punto de vista de la logística, Microsoft tiene las de perder en esta carrera contra el tiempo.

Tal vez, al final de todo esto, teniendo TikTok a la mayoría de sus usuarios en Europa y Asia, la empresa prefiera simplemente cancelar sus actividades en EE.UU. y los demás países alineados con este. Esto ya que, de todos modos, estaría deshaciéndose de menos de un tercio del total de su plataforma. Claramente, esto sería un gran perjuicio para los usuarios y una gran oportunidad perdida para Microsoft, por lo que es de esperar que la compañía hará el máximo esfuerzo por evitar este escenario.

Microsoft podría tener que construir la infraestructura de TikTok desde cero

Crédito: CNET/Angela Lang.

Como habíamos mencionado, la logística es uno de los puntos más complicados en este momento. Meses atrás, TikTok y su hermana Douyin (que funciona únicamente en China) separaron sus servidores debido a la preocupaciones sobre seguridad de datos expresadas por el gobierno estadounidense.

Sin embargo, su servidor central, manejado por ByteDance, se mantuvo como una matriz a la que llegaban estas y otras aplicaciones. Ahora, la división exigida por Trump implicaría romper también con este cordón umbilical que une a TikTok con la empresa china.

De ser esto así, TikTok perdería el potente servidor que le ha permitido triunfar entre las redes sociales por su instintivo y veloz algoritmo, capaz de identificar rápidamente los gustos de sus usuarios y ayudarlos a encontrar un nicho que disfrutar dentro de la plataforma.

Debido a esto, la empresa probablemente deberá construir su propio servidor principal para poder mudar todos los datos base manejados por ByteDance y la base californiana de TikTok.

Este elemento no solo llevará tiempo sino una gran cantidad de inversión por parte de Microsoft. Una que, aun así, no asegurará que la app mantenga la calidad de su característico algoritmo. Esto también podría verse influido debido a que, es poco probable que la empresa pueda dedicar tantos ingenieros a trabajar en TikTok como lo hacía ByteDance, por lo que la app indiscutiblemente recibirá menos atención y que probablemente le quitará la capacidad de estar siempre a la vanguardia.

TikTok podría perder diversidad

Por si lo anterior fuera poco, la división de la plataforma de TikTok podría significar una gran pérdida para los usuarios. Si ya las publicaciones de K-Pop no estarán disponibles para los usuarios estadounidenses, por ejemplo, es probable que algunos de estos ya no disfruten tanto de la app. La cantidad de contenidos disponibles para estos disminuirá significativamente.

Esto también afectará, por ejemplo, a los influencers que ya no podrán crear comunidades tan extensas y estarán limitados a un público más regional. Por su parte, los anunciantes también sufrirán, viéndose confinados a mercados más pequeños o a tener la necesidad de hacer dos inversiones diferentes en técnicamente la misma red social, una para su versión estadounidense y otra para su versión original.

En caso de que Microsoft intentara mantener el intercambio entre las dos redes junto con ByteDance, el proyecto requeriría un montón de trabajo conjunto. Uno que, además, podría ni siquiera tener oportunidad de de darse debido a la presión del gobierno estadounidense por cortar relaciones con las empresas chinas.

TikTok ya no valdrá lo mismo

Crédito: Cristian Laris.

Por si fuera poco, el valor de TikTok probablemente baje un 50% para ambas partes apenas se haga la división. ByteDance, aún con más de dos tercios de TikTok, podría sobrellevar esto sin tantos problemas. Pero, por su parte, Microsoft, luego de hacer una fuerte inversión de entre 10 y 30 millones de dólares, podría no quedar en tan buena posición. La esperanza acá para la empresa sería que, debido a la presión gubernamental, ByteDance aceptara hacer la venta por el precio más bajo posible.

… ¿Y después?

Suponiendo que Microsoft logra sobrevivir a estas escasas semanas de negociación y llega a un trato beneficioso con ByteDance para que TikTok pueda seguir activo en Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Nueva Zelanda, el gigante de la tecnología tendrá que enfrentarse a una realidad que hasta ahora lo ha eludido, un servicio por completo de cara al cliente.

La personalidad corporativa de Microsoft lo ha enaltecido como un coloso del mundo tecnológico. Pero, al mismo tiempo, lo ha alejado mucho de los consumidores finales. Debido a esto, sus intentos por ingresar al mundo de los negocios BTC (Business to Costumers) han sido hasta ahora fallidos.

TikTok ya cuenta con una base de usuarios fieles, que podrían convertirse en la catapulta que Microsoft necesita. Pero será necesario ver si podrán mantener el estándar no solo de calidad sino de relevancia de TikTok a través de un flujo constante de actualizaciones y mejoras, tal como la app lo ha venido haciendo hasta ahora.

Igualmente, la adquisición de TikTok, una red social, meterá a Microsoft en un lodazal de problemas. Específicamente, en el mismo en el que están Twitter, Facebook, Instagram y demás redes sociales. Todas por preocupaciones sobre la regulación de contenidos, fake news y mensajes de odio.

Sabemos que Microsoft posee la infraestructura y el poder económico para asimilar nuevas empresas e impulsarlas –tal como pasó con LinkedIn–. Sin embargo, bajo las grandes presiones y prisa con la que todo se está haciendo, es difícil saber qué tan preparado estará Microsoft una vez TikTok quede en sus manos.

En cualquier caso, por ahora solo podemos prever todos estos posibles desafíos que tendrá que enfrentar y confiar en que tendrá la inventiva suficiente como para mantener vivo a TikTok.