Existen cinco tipos de cáncer ginecológico que pueden afectar a las mujeres: cáncer de cuello uterino, endometrio, ovario, vagina y vulva, y su prevalencia es más acentuada de lo que imaginaríamos. Para tener una idea, la Fundación para el Cáncer de la Mujer dice que cada cinco minutos, se diagnostica a una mujer con alguno de estas afecciones.

Curiosamente, de este tema no se habla mucho, por lo que muchas mujeres probablemente no estén al tanto de cómo detectar los primeros síntomas o los métodos preventivos que se conocen actualmente.

Así que, aprovechando que septiembre es el Mes de Concientización sobre el Cáncer Ginecológico, la Dra. Amanika Kumar, obstetra y ginecóloga de Mayo Clinic, ha proporcionado algunos consejos preventivos útiles contra esta enfermedad.

Alimentación, ejercicio y peso saludable

Cada forma del cáncer tiene sus propias características, pero en lo que respecta a prevención, las medidas son bastantes similares. Entre ellas, llevar un estilo de vida saludable, con una alimentación balanceada y ejercicio frecuente, dos hábitos que pueden reducir el riesgo de muchas enfermedades según la evidencia recolectada hasta ahora.

Les digo a mis pacientes que lo más importante es ser conscientes de llevar un estilo de vida saludable, incluido el mantenimiento de un peso corporal normal”, recomienda la experta.

Chequeos médicos al día

Pero como la vida está llena de sorpresas, mantener los chequeos médicos al día también es bastante útil. Las mujeres deben mantenerse al día con las pruebas de detección, los exámenes físicos anuales e ir a consulta ante cualquier signo o síntoma inusual en el área genital.

“Cada cáncer es un poco diferente y las mujeres de todas las edades pueden verse afectadas en función de diferentes factores, incluida la edad, los antecedentes familiares y la genética”, dice la Dra. Kumar.

Sabemos que la ciencia avanza día a día, y es probable que las pautas de detección cambien en algún momento. Asistir de manera oportuna a la consulta ginecológica también podría ayudarnos a estar al tanto de dichos cambios.

“Por lo tanto, ya sea que visite o no a un ginecólogo u otro proveedor de atención médica, es valioso hablar con su proveedor sobre qué pruebas pueden ser oportunas, como las pruebas de VPH y las pruebas de Papanicolaou para el cáncer de cuello uterino”, dijo. Aún así, la doctora recomienda que las mujeres se hagan un examen físico que puede incluir un examen pélvico.

Atención a cualquier signo o síntoma

A veces nuestra vida es tan ajetreada que no prestamos atención a signos sutiles que empiezan a surgir en nuestro cuerpo. Pero sin importar el contexto, la salud es una prioridad, por lo que estar atento a cualquier cambio o evento inusual, como un sangrado, dolor o hinchazón, que experimentemos y abordarlo de manera oportuna con ayuda especializada podría hacer la diferencia.

“Cosas como sangrado anormal o hinchazón y saciedad temprana, son síntomas de un cáncer al igual que el sangrado posmenopáusico. Pero tener uno de estos síntomas no significa que tenga cáncer”.

La mejor parte es que casi todas estas pautas son fáciles de cumplir con un poco de empeño y disciplina. Las mujeres de todas las edades pueden verse afectadas por la variedad de factores que influyen en el desarrollo de esta enfermedad, como la edad, los antecedentes familiares y la genética. Por lo que la detección temprana es clave para el éxito.

Referencia:

Women’s wellness: Three tips for gynecologic cancer awareness. https://medicalxpress.com/news/2020-09-women-wellness-gynecologic-cancer-awareness.html