Para nadie es un secreto que la desinformación abunda de cara a las elecciones, por lo que el gigante del Internet, Facebook, predice el desastre que supondrán las mismas de cara al futuro, tal como confirmó la cabeza de la compañía en su último anuncio relacionado con el evento, aclarando las nuevas medidas que tomaría la plataforma.

De acuerdo con este informe proveniente de Marck Zuckerberg, la red social comenzará a tomar medidas estrictas relacionadas con las elecciones, afirmando que no aceptarían “nuevos anuncios políticos durante la semana previa“, para así evitar desinformación que desaliente a la comunidad.

Pero esto no significa algo parecido a una prohibición de publicidad, tal como sucedió en su momento con los mensajes de odio a la comunidad afroamericana, semanas después del asesinato de George Floyd, sino más bien una medida de cara a las elecciones, por lo que seguiría mostrando los anuncios comprados con anterioridad.

Básicamente, se trata de una nueva política para evitar la difamación y la desinformación relacionada con aquellos que estarán presentes en las elecciones, pero al mismo tiempo nos anticipa una serie de eventos o escándalos previos o durante las votaciones, por lo que la compañía busca prevenir cualquier futura interferencia.

Eliminaremos las publicaciones que afirmen que las personas contraerán COVID-19 si participan en la votación, y adjuntaremos un enlace a información autorizada sobre el coronavirus a las publicaciones que podrían usar el coronavirus para desalentar la votación.

Por lo que si una persona o campaña desea deslegitimar el resultado de las elecciones, solo podrían intentarlo con una etiqueta informativa en sus anuncios, redirigiendo a los usuarios a Reuters y al Grupo Nacional de Elección, tal como explicó Zuckerberg durante su último anuncio.

Es así como el gigante del Internet se compromete para eliminar cualquier mentira relacionada con el proceso de las elecciones, como parte de su preocupación por una “nación tan dividida“, lo que afectaría directamente los resultados electorales e incluso generaría disturbios civiles en todo el país.