El mundo espera con altas expectativas la vacuna contra la COVID-19, pero confirmar su eficacia y seguridad a gran escala toma tiempo, mucho más del que nos gustaría esperar en medio de una pandemia. Es por ello que los científicos también han puesto mucho esfuerzo en encontrar un tratamiento eficaz para aumentar la supervivencia de los pacientes y apresurar su recuperación.

A propósito de ello, en un estudio publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA), los investigadores informan que una clase de medicamento conocido como corticosteroides es capaz de reducir en un 20 por ciento el riesgo de muerte entre los pacientes de COVID-19 en estado crítico.

Los corticosteroides constituyen una clase de medicamentos que reducen la inflamación y la actividad del sistema inmunológico. Estos suelen recetarse mucho para enfermedades como el lupus, la artritis y otras afecciones autoinmunes, pero ahora también podrían utilizarse en pacientes infectados con el coronavirus SARS-CoV-2.

Eficacia de dexametasona o hidrocortisona en siete ensayos internacionales

El estudio consistió en un metanálisis del siete ensayos internacionales que evaluaron la eficacia de los corticosteroides en 1703 pacientes críticamente enfermos con COVID-19 entre el 26 de febrero de 2020 hasta el 9 de junio de 2020. Los investigadores evaluaron la eficacia en función de la mortalidad en un período de 28 días posteriores al inicio de dicho tratamiento.

Descubrieron que el tratamiento de dexametasona o hidrocortisona aplicado a los pacientes más gravemente enfermos, que se encontraban en la unidad de cuidados intensivos, redujo la mortalidad del 40 por ciento al 32 por ciento, arrojando una reducción relativa del 20 por ciento.

Los beneficios se observaron independientemente de la edad, el sexo, el tiempo que los pacientes tenían enfermos o de si estaban recibiendo ventilación mecánica invasiva en el momento en que se inició el tratamiento. Pero los investigadores notaron que parecía que el beneficio era mayor entre los pacientes que no estaban tan enfermos como para necesitar medicamentos para la presión arterial.

Estos resultaron fueron consistentes en los siete ensayos que involucraron estos corticosteroides. Aunque también se incluyeron algunos pacientes que recibieron metilprednisolona, estos seguían siendo muy pocos como para arrojar conclusiones precisas.

Medicamentos económicos y de fácil acceso

Por si fuera poco, estos medicamentos están ampliamente disponibles en todo el mundo y son de bajo costo, lo que facilitaría el acceso a los mismos en los casos en que sean necesarios.

“Los esteroides son un medicamento barato y fácilmente disponible, y nuestro análisis ha confirmado que son efectivos para reducir las muertes entre las personas más gravemente afectadas por COVID-19”, dijo Jonathan Sterne, profesor de estadística médica y epidemiología de la Universidad de Bristol y director adjunto del Centro de Investigación Biomédica NIHR Bristol (NIHR Bristol BRC).

Este trabajo es el resultado de una colaboración entre equipos de siete países: Brasil, Canadá, China, Francia, España, Reino Unido y Estados Unidos, y forma parte de la iniciativa de Evaluación Rápida de Evidencia de la OMS para Terapias COVID-19 (REACT, por sus siglas en inglés). Parte de los pacientes incluídos también formaban parte del ensayo RECOVERY y del ensayo REMAP-CAP.

Ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabajará en la actualización de su guía oficial de tratamiento contra la COVID-19 para formalizar la inclusión de estos medicamentos.

Referencia:

Association Between Administration of Systemic Corticosteroids and Mortality Among Critically Ill Patients With COVID-19. https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2770279