El sentido el olfato es primordial para la supervivencia de la mayoría de los animales. Sin embargo, en los humanos este parece subestimado en comparación con otros como la visión, el tacto y la audición.

Nos enfocamos mucho en lo que vemos, lo que sentimos en nuestra piel y lo que escuchamos, mientras que recordamos que tenemos nariz solo cuando percibimos olores notoriamente malos o muy agradables.

Pero que no le prestemos tanta atención no implica que no sea importante. Gracias a él podemos disfrutar del sentido del gusto, por ejemplo, y bien sabemos que probar algo delicioso puede mejorar nuestro estado de ánimo.

¿Entonces por qué lo dejamos de lado? Quizás la forma en que vivimos no nos hace tan dependientes del olfato, mientras que estando a la intemperie, al acecho de depredadores y plantas peligrosas, este merecería agudizarse. Así que sí, podría ser que no sabemos darle mayor uso en el entorno en que solemos desenvolvernos.

Aunque existen sus excepciones, como los sommelier, aquellos con un sentido del gusto tan sensible que pueden percibir sabores que otros no, y para ello también se ayudan con su sentido del olfato.

Así pues, quienes estén interesados en desarrollar mejor su nariz para detectar olores como lo haría un especialista, podrían seguir los consejos que ofrece Adam Sageser, un sommelier radicado en Florida.

En el olfato, menos es más

Flor, Olor, Niña, Respirar, Alergia, Sabor
Exponernos a un olor durante largos períodos no es tan útil como hacer olfateos cortos y consecutivos.

Según Sageser, la mejor forma de detectar un olor es tener una mentalidad de “menos es más”. Esto aplica para muchas situaciones en la vida, pero en lo referente al olfato puede ser muy productivo ya que oler más no nos hará percibir más. Al contrario, los olfateos cortos y sucesivos pueden ofrecernos mucho más que inspirar durante mucho tiempo.

“Primero, los olfateo sucesivos y cortos son mucho más útiles que las caladas largas. En segundo lugar, cuanto más tiempo intentas oler algo, más difícil te resulta identificarlas. Por lo tanto, debes aprender a analizar lo que estás oliendo con bastante rapidez o intentar restablecer tu nariz para que sea como si estuvieras oliendo cosas por primera vez “.

Borrón y cuenta nueva: oler algo fuerte y familiar

Cajón, Café, Brown, Vintage, Polvo, Olor
El café es uno de los recursos más útiles a la hora de reiniciar nuestro olfato.

Ahora bien, puede que a todos les haya pasado que tras oler con insistencia un olor peculiar, como el de un perfume, a la hora de pasar a otro, no notemos la difencia. Esto pasa sobre todo con los más novatos en el área, pero se puede solucionar hackeando nuestra nariz oliendo algo fuerte y familiar.

“La mejor manera de restablecer tu nariz es oler algo fuerte y familiar que borrará lo que estabas tratando de oler, luego volver a lo que quieres oler”, explicó Sageser. “Las tiendas de perfumes y otros lugares que comercian con esencias a menudo colocan frascos de granos de café por esta razón”.

Olernos a nosotros mismos es la mejor manera de reiniciar nuestro olfato

Esto puede que suene a una historia repetida, y no siempre contaremos con recursos como café para reiniciar nuestro olfato. Y aunque suene a consejo de autoayuda, siempre contaremos con nosotros mismos, y olernos también podría servir.

“Si no estás en un lugar donde la gente te mirará horrorizada, oléate. No hay olor más familiar”, dice Sageser. Así que ya lo sabes. Cuando necesites identificar un olor específico, lo mejor es olerte primero a ti mismo. Esto podría incluso alertarnos cuando necesitemos un baño.

Referencia:

The Best Way to Smell a Smell Is to Smell Yourself. https://www.dollarshaveclub.com/content/story/the-best-way-to-smell-a-smell-is-to-smell-yourself