Para nadie es un secreto que la vida moderna cambió radicalmente cuando llegó la pandemia, sobre todo en los restaurantes, por lo que Burger King se prepara para afrontar esta situación mediante nuevos establecimientos con previsiones para el coronaavirus.

Así lo anunció el gigante de la comida rápida, develando sus futuros planes para restaurantes con tecnología centrada en los automóviles, incluyendo bandas transportadores, carriles y puertos para vehículos como parte de su diseño.

De acuerdo con CNBC, se trata de un diseño destinado a restaurantes “sin contacto“, buscando atender el mayor número de personas posibles, entregando rápidamente los pedidos con cintas transportadoras y estacionamientos de entrega para nuestro automovil.

De igual forma se incluyen asientos al aire libre, buscando brindar a sus consumidores una experiencia similar a cómo ordenamos y comemos comida rápida hoy en día, sin mencionar herramientas destinadas a la utilidad del establecimiento.

En este sentido, hablamos de una aplicación móvil en la que se reflejará esta experiencia, desde la que realizaremos nuestros pedidos para esperar dentro de nuestro vehículo, escandeando un código QR a la hora de entregarnos nuestra comida.

Esta nos notificará cuando el pedido esté listo y dónde pasaremos a recogerlo, a través un “casillero” destinado a los pedidos realizados desde la aplicación —algo así como los casilleros de entregas de Amazon–.

En cuanto al tamaño del establecimiento, se develó que sería alrededor de un 60% más pequeño en comparación a un Burger King normal, ofreciendo un mayor espacio para la configuración centrada en la entrega en nuestro automovil.

Aunque no sabemos a ciencia cierta la fecha en la que comenzarán a trabajar estos locales, Burger King develó que abrirían en algún momento del próximo año, tanto en América Latina, como en el Caribe y Miami.