No cabe duda que este año ha sido muy estresante debido a la pandemia y todo lo que ha derivado de ella, como el confinamiento. Algunas personas han experimentado estrés, ansiedad y depresión al no poder salir, y aunque ya se han abolido las restricciones en muchas partes del mundo, el coronavirus sigue allí afuera, por lo que la preocupación se mantiene.

Puede que muchos se hayan sentido tan agobiados en los últimos meses que su cabello haya empezado a caerse. Muchos expertos en tricología, como el Dr. Sergio Vañó, notaron un aumento de los casos de efluvio telógeno (o caída del cabello por estrés), no solo asociados al confinamiento, sino también a haber padecido la nueva infección.

En vista de ello, aprovecharemos esta oportunidad para explicar un poco cómo ocurre esta afección, que en particular no es irremediable, y por supuesto, para proporcionar recomendaciones para solucionarla.

Efluvio telógeno agudo: caída del cabello crónica

Cuando la caída del cabello se vuelve intensa y se mantiene durante tres y seis meses, se transforma en una condición conocida como efluvio telógeno agudo. Ocurre cuando la raíz del folículo piloso sufre un daño específico que interrumpe su ciclo de crecimiento, y esto aplicado a múltiples folículos pilosos conduce a una fase telógena o fase de caída muy evidente.

En muchos pacientes, se presenta como “una alteración del ciclo de crecimiento del pelo”, observándose con mayor frecuencia en mujeres jóvenes, pero también en varones y pacientes mayores.

A pesar de que la afección puede durar un buen tiempo, Vañó, miembro del Grupo de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), destaca que “es un proceso autorresolutivo y que mejorará pasados unos meses”.

Identificar las causas del efluvio telógeno es importante

El estrés, el uso de ciertos fármacos, los problemas autoinmunes, entre otros factores, pueden influir en el desarrollo de diferentes formas de alopecia. Dada su variedad, la aplicación de un tratamiento requerirá primero la causa principal.

En el caso del efluvio telógeno agudo, las causas pueden ser el parto, tener déficits vitamínicos, haberse sometido a una cirugía, haber experimentado eventos traumáticos o estresantes (como el confinamiento), e incluso a haber sufrido una infección, como la misma COVID-19.

“En ocasiones la causa no se podrá identificar claramente y en otras situaciones los motivos del efluvio son múltiples. Cuando la causa es tratable, como por ejemplo el déficit de hierro, es importante corregirla para que el efluvio telógeno mejore”, destaca el tricólogo.

Es posible tratar la caída del cabello

Lo bueno es que no este no es el fin del mundo. Actualmente existen tratamientos efectivos que pueden ayudar a atenuar la caída del cabello y a mejorar el aspecto del pelo que crece nuevo. “Existen tratamientos que pueden no solo estabilizar, sino también mejorar la densidad capilar”, dijo Vañó.

Y como ya dijimos, para empezar cualquier tratamiento, es necesario un diagnóstico acertado. Por ejemplo, para la alopecia androgénica pueden usarse antiandrógenos orales, tópicos o inyectados, el minoxidil oral o tópico, así como otras nuevas terapias como el plasma rico en plaquetas o el láser de baja potencia.

Pero en el caso del efluvio telógeno agudo detectar la causa es especialmente importante, sobre todo si es por las ya mencionadas, ya que esto permitirá su regresión espontánea. “La caída se frenará progresivamente, notando cada vez menos pérdida de pelo. Después comenzará una fase de recrecimiento con pelo fino corto que, poco a poco, se engrosará hasta recuperar la longitud y el tallo habitual”, explica Vañó.

Y aunque suena bien, el proceso es bastante lento, pudiendo durar hasta 12 meses, por lo que la paciencia es un punto clave en la recuperación. De no ocurrir en dicho tiempo, entonces se precisará un tratamiento más específico para evitar que el efluvio se convierta en un proceso crónico.

Tratamiento para la caída del cabello crónica

Pérdida De Cabello, Cápsulas, Pastillas, Comprimido
Los principales tratamientos para el efluvio telógeno son loas suplementos vitamínicos y nutricionales, así como sérums o lociones que regulen el ciclo capilar.

El tratamiento para el efluvio telógeno dependerá de si se quiere favorecer la fase de recrecimiento y preparar el folículo piloso para que regenere el cabello correctamente, o si hay alteraciones profundas que requieran un fármaco específico.

Entre los medicamentos más utilizados figuran los suplementos vitamínicos y nutricionales, seguidos por lociones o sérums capaces de regular el ciclo capilar y de fortalecer el pelo en fase de recrecimiento. Además de una dieta balanceada y rica en nutrientes.

Sea cual sea el caso, Vañó recomienda lavar el cabello frecuentemente, como mínimo de tres a cuatro veces por semana. Esto permitirá eliminar todo el pelo maduro destinado a caer tarde o temprano, reduciendo así el tiempo de la fase de caída, lo que a su vez acelerará la llegada de la fase de recrecimiento.

Referencia:

Estas son las razones por las que puedes tener el pelo más débil o que se te caiga más tras el confinamiento. https://www.infosalus.com/estetica/noticia-son-razones-puedes-tener-pelo-mas-debil-te-caiga-mas-confinamiento-20200902082835.html