Cuando hablamos de abejas, por lo general pensamos en su deliciosa miel, que muchas veces es recomendada como un endulzante un poco más saludable que la verátil azúcar refinada. Además, estas juegan un papel clave como polinizadores en nuestro planeta, por lo que constituyen uno de los insectos más importantes conocidos hasta ahora.

¿Pero quién se imaginaría que incluso podríamos beneficiarnos de su veneno? Un estudio publicado en la revista internacional Precision Oncologyrevela que el veneno de abeja tiene potencial para destruir rápidamente el cáncer de mama triple negativo y las células de cáncer de mama enriquecidas con HER2 .

Abejas de Perth

El equipo inició su estudio recolectando veneno de 312 abejorros y abejas melíferas de Perth, algunas de las más saludables del mundo, según la Dra. Ciara Duffy. Luego, las pusieron a dormir con dióxido de carbono y las mantuvieron en hielo hasta que les extrajeron la púa del veneno de su abdomen, y por supuesto, su veneno.

Entonces probaron el veneno de las abejas, así como un componente específico, la melitina, en células mamarias normales y células de correspondientes a dos subtipos clínicos de cáncer de mama: cáncer de mama con receptor hormonal positivo, enriquecido con HER2 y triple negativo.

“Probamos un péptido muy pequeño con carga positiva en el veneno de abeja llamado melitina, que podíamos reproducir sintéticamente, y descubrimos que el producto sintético reflejaba la mayoría de los efectos anticancerígenos del veneno de abeja”, dijo la Dra. Duffy.

Tanto la melitina como el veneno resultaron eficaces

Y en efecto, tanto el veneno de abeja como la melitina redujeron de manera significativa, selectiva y rápida el curso de ambas formas de cáncer, aunque con ciertas diferencias en su desempeño.

Por ejemplo, el veneno resultó “extremadamente potente”, y aplicado a una concentración específica, era capaz de inducir al 100 por ciento la muerte de las células cancerosas. De manera similar, “la melitina puede destruir completamente las membranas de las células cancerosas en 60 minutos”.

En 20 minutos, el componente redujo sustancialmente los mensajes químicos de las células cancerosas, impidiendo su crecimiento y división celular, dos aspectos fundamentales para el progreso de la enfermedad.

“La melitina moduló la señalización en las células de cáncer de mama al suprimir la activación del receptor que comúnmente se sobreexpresa en el cáncer de mama triple negativo, el receptor del factor de crecimiento epidérmico, y suprimió la activación de HER2 que se sobreexpresa en la mama enriquecida con HER2 cáncer”.

Eficaces como complemento de la quimioterapia

La investigadora también tenía interés por determinar si la melitina podría potenciar los tratamientos existentes contra el cáncer, como la quimioterapia. Esto debido a una propiedad particular, que le permite crear o agujeros en las membranas de las células del cáncer de mama y permitir la entrada de otros tratamientos para potenciar la muerte celular.

Y de nuevo obtuvieron resultados muy prometedores. La melitina se puede usar con moléculas pequeñas o quimioterapias, como docetaxel, para tratar aquellos casos de cáncer de mama más agresivos. “La combinación de melitina y docetaxel fue extremadamente eficaz para reducir el crecimiento tumoral en ratones”, afirmó la autora.

Veneno de abejorros no fue eficaz

Ahora bien, al comparar los efecto del veneno de las abejas de Perth con los de otros problaciones de abejas europeas, como las de Irlanda e Inglaterra, notaron que era bastante similar en el cáncer de mama y las células normales.

Sin embargo, los resultados no fueron tan significativos para el veneno del abejorro, que no pudo inducir la muerte celular en la enfermedad, ni siquiera aplicado en concentraciones muy altas.

Se trata de un hallazgo prometedor que promete tratamientos mucho más eficaces para estos tipos de cáncer a un costo menor contra las células sanas. Y por supuesto, representa otro ejemplo maravilloso de cómo la naturaleza puede proveernos los compuestos necesarios para sanar enfermedades.

Referencia:

Honeybee venom and melittin suppress growth factor receptor activation in HER2-enriched and triple-negative breast cancer. https://www.nature.com/articles/s41698-020-00129-0