El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se ha vuelto cada vez más común en el mundo. Con el aumento de la esperanza de vida en muchos países también ha llegado un crecimiento sustancial en los casos de Alzheimer en la población.

Actualmente, naciones como Estados Unidos reportan al menos 5,5 millones de personas afectadas por esta enfermedad en su territorio. De estas, en promedio, al menos dos tercios son mujeres, ya que se ellas parecen ser más afectadas por la enfermedad, según han comprobado otros estudios.

La investigación publicada este martes en el Journal of Alzheimer’s Disease se enfoca justamente en este punto. Tomando en cuenta que las mujeres parecen ser mucho más vulnerables luego de la menopausia, se ha considerado un tratamiento de reemplazo de estrógenos como una forma de lidiar con las consecuencias neurodegenerativas de la enfermedad. Todo debido a que estos pueden ayudar a estabilidad las proteínas tau, cuyo desequilibrio está estrechamente relacionado con el Alzheimer.

¿Por qué las mujeres son más vulnerables al Alzheimer?

Otras investigaciones ya han dado explicaciones a por qué las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar Alzheimer. Sin embargo, para esta investigación, la coinvestigadora principal Elena Tamagno ha querido resaltar un punto particular de estas explicaciones

“Estudios epidemiológicos recientes mostraron que dos tercios de los pacientes con EA [Alzheimer] son mujeres, y este hecho no se puede atribuir solo a su mayor esperanza de vida. La pérdida de estradiol podría ser uno de los factores que conducen al deterioro de la función cognitiva en las mujeres”.

Con esto, hace referencia al desequilibrio hormonal que se produce en las mujeres cuando llegan a la menopausia. Luego de este, la falta de ciertas hormonas en su organismo puede hacerlo propenso a otros desequilibrios como el que desata la actividad irregular de las proteínas tau.

La terapia de reemplazo de estrógeno podría ser la solución

Para poder poner esto a prueba, los investigadores trabajaron con un modelo experimental con ratones hembra. El experimento contó con dos grupos, uno que recibiría las alteraciones hormonales y otro que actuaría como control.

En un principio, desde un mismo punto de partida ambos grupos tenían organismos estables. Luego, se le suministró al grupo experimental un compuesto que alteraría la actividad de las proteínas tau y simularía los efectos de la menopausia en las mujeres. Como consecuencia, los ratones comenzaron a desarrollar la sintomatología relacionada con el Alzheimer. Por su parte, el grupo control se mantuvo estable.

Ahora, el gran cambio vino cuando fue posible detectar que, además, cuando se les inyectaba estrógeno a las ratonas del grupo experimental, sus valores y la actividad de las proteínas tau se equilibraba de nuevo. Por lo que los efectos del Alzheimer se minimizaban.

Es hora de desarrollar nuevas terapias

“Nuestros resultados sugieren que un reemplazo de estrógeno posmenopáusico temprano puede proteger contra la EA [el Alzheimer]”, declaró el coinvestigador principal Massimo. Tabaton.

Asimismo, Tabaton resalta que este estudio apunta a nuevas direcciones de estudio que complementen factores como la edad y la etapa reproductiva de las mujeres con sus niveles hormonales. De este modo se podría “identificar el mejor tratamiento apropiado para la prevención del deterioro cognitivo”.

Referencia:

Estrogens Inhibit Amyloid-β-Mediated Paired Helical Filament-Like Conformation of Tau Through Antioxidant Activity and miRNA 218 Regulation in hTau Mice: DOI: 10.3233/JAD-200707