En TekCrispy hemos reseñado varios estudios científicos que confirman la eficacia de las mascarillas faciales en la prevención del contagio con el coronavirus SARS-CoV-2. Aún así, hemos recalcado que estas, por sí solas, no son suficientes para contener la propagación.

Autoridades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud han recalcado que el uso de las mascarillas debe apoyarse con distanciamiento social y buena higiene de manos para poder ser efectivo durante la pandemia.

Recientemente, un equipo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación de la Florida Atlantic University publicó un estudio en la revista Physics of Fluids que deja evidencia de ello.

Eficacia de protectores de plástico y mascarillas con válvulas

Los investigadores querían visualizar la trayectoria de las gotitas expulsadas por la boca de un maniquí al toser y estornudar como lo haría un ser humano. Para ello, lo cubrirían con un protector facial de plástico y una mascarilla facial N95 con una válvula.

Para su experimento, utilizaron una lámina de luz láser y una mezcla de agua destilada y glicerina para generar una niebla sintética que simularía el contenido de un chorro de tos en el laboratorio. Luego trazaron y analizaron el mapa de la ruta de las gotas para conocer su comportamiento una vez expulsadas.

Face shields, masks with valves ineffective against COVID-19 spread
Vista de la extensión de una gota cuando se usa un protector facial de plástico, 2,97 segundos después de una tos emulada. Crédito: Siddhartha Verma, Manhar Dhanak, John Frankenfield.

El estudio confirmó que los protectores faciales de plástico bloquean el movimiento inicial hacia adelante del chorro, pero reveló que las gotas expulsadas se mueven alrededor con cierta facilidad, y que pueden extenderse en áreas grandes dependiendo de los factores ambientales presentes.

“Con el tiempo, estas gotas pueden dispersarse sobre un área amplia en direcciones tanto lateral como longitudinal, aunque con una concentración de gotas decreciente”, dijo dijo Manhar Dhanak., Ph.D., presidente del departamento, profesor y director de SeaTech, y coautor del estudio.

Algo similar se observó con las mascarillas equipadas con puertos de exhalación. Una gran cantidad de gotas emanadas del maniquí lograron pasar a través de la válvula sin filtrarse, lo que sugiere un alto riesgo de propagación del coronavirus.

De modo que los protectores faciales de plástico lograron impedir el movimiento de las gotas hacia adelante pero hasta cierto punto, mientras que las mascarillas con válvulas fueron menos eficientes en ello. Pero en ambos casos, al liberarse al medio ambiente, los aerosoles se dispersaban ampliamente.

Apuesta por lo sencillo y efectivo

Esto nos lleva a reflexionar de nuevo sobre un tema muy controversial en esta pandemia. En algún momento se dijo que las mascarillas caseras no ofrecían una protección tan eficiente como las N95, considerándose prácticamente inútiles.

Esto hizo que muchas personas se interesaran por sustituirlas por protectores faciales de plástico transparente y mascarillas con válvulas de exhalación. A ello sumamos que son mucho más cómodas para respirar que las mascarillas quirúrgicas o de tela.

Pero este estudio sugiere que ninguno de los dos resulta tan efectivo como las mascarillas faciales normales para restringir la propagación de gotitas en aerosol. Como indica Siddhartha Verma, Ph.D., profesor asistente de Seatech y autor principal de este estudio:

“Los protectores faciales tienen espacios visibles a lo largo de la parte inferior y los lados, y las máscaras con puertos de exhalación incluyen una válvula unidireccional que restringe el flujo de aire al inhalar, pero permite salida libre de aire. El aire inhalado se filtra a través del material de la máscara, pero el aire exhalado pasa a través de la válvula sin filtrar”.

De modo que lo más exótico y con apariencia sofisticada no necesariamente sea lo más conveniente siempre. Esta pandemia nos ha demostrado que acciones muy simples pueden protegernos, y esta es un ejemplo de ello. Por el momento, las mascarillas sencillas pero gruesas siguen siendo la mejor opción, por supuesto, acompañadas de distanciamiento social y una correcta higiene.

Referencia:

Visualizing droplet dispersal for face shields and masks with exhalation valves. https://aip.scitation.org/doi/pdf/10.1063/5.0022968