El mundo es bastante variado, y los humanos pueden experimentar diferencias de pensamiento tan significativas que llegan a separarlos. Sin embargo, casi todos estarán de acuerdo en una cosa en particular: el gusto por la música.

La música nos permite concentrarnos al hacer ejercicio o trabajar, relajarnos cuando estamos estresados y hasta llorar con ganas cuando más lo necesitamos, entre muchas otras cosas. Por medio de ella podemos conectar con otros, e incluso expresar nuestros sentimientos, lo que le confiere mucha importancia a nivel social.

Sin embargo, estos beneficios apenas han sido comprobados por la ciencia. Lo sabemos porque los vivimos en carne propia, pero no todos la disfrutamos de la misma manera ni en los mismos contextos, y los mecanismos por los cuales nos confiere bienestar aún son prácticamente desconocidos.

Aún así, muchos la prefieren en sus diversos géneros. Algunos más adeptos se dedican a crearla y aprenden a cantar o tocar diferentes instrumentos musicales.

Pero como indica Dr. Paul Evans de UNSW Arts & Social Sciences, “mucha gente habla del valor de aprender un instrumento o de aprender música por las otras cosas para las que podría ser útil”. Pero él prefiere “mirar dentro de la actividad y las razones por las que la música en sí es útil”, y nos enfocaremos en ello en este artículo.

Beneficios aún no comprobados a nivel científico

“Una de las cosas populares para decir es que la música te ayuda en la escuela y te ayuda con otras materias. La evidencia de eso no es clara. Otra idea es que te hace más creativo, pero tampoco hay evidencia muy sólida que lo respalde”, sostiene Evans.

Aunque la ciencia ha mostrado interés por demostrar sus beneficios (o descartarlos), la evidencia actual aún no es concluyente. Algunas personas pueden sentir que aprender a tocar un instrumento, o recibir clases de música, mejora sus calificaciones en otras áreas, pero el tema es muy amplio y los estudios no han sido tan minuciosos hasta ahora.

“Incluso los estudios más optimistas encuentran que los estudiantes que se inscriben en música, obtienen mejores resultados en la escuela en general con un efecto razonablemente pequeño, pero no despreciable, pero por lo general no controlan el hecho de que la calidad de la educación musical varía considerablemente”.

Música mejora el bienestar general

Música Callejera, Artistas, Violín, Músicos De La Calle
La música no solo provee bienestar, sino que favorece la conexión con otras personas.

Pero afirmar que la música mejora el bienestar general no necesariamente sea apresurado. Los mismos adultos, inmersos en vidas estresantes, informan sentirse mejor formando parte de un coro, calificando la experiencia como una especie de terapia que facilita su expresión y conexión con otros.

“Por ejemplo, nos encontramos con grupos de coros de adultos, las personas que se unen descubren que es una gran terapia. Informan una mejora en su bienestar, su conexión con las personas, su expresión, y eso es solo una parte natural de lo que hace la música. Tiene sus propias consecuencias internas que hacen de la música una gran actividad y una experiencia agradable en sí misma”.

Las verdaderas razones para aprender sobre música

Dada esta ambigüedad sobre el tema, es necesario tener cuidado a la hora de identificar la motivación para aprender un instrumento o alguna disciplina musical. Muchas personas lo hacen por pasión y verdadero interés en ejercerlo, pero muchas otras lo hacen para disfrutar de estos beneficios aún no establecidos, y esto puede resultar contraproducente en algunos casos.

“Si tu motivación es porque quieres mejorar tus puntuaciones de matemáticas en medio por ciento, que es todo lo que puedes esperar, entonces la razón por la que lo estás haciendo no tiene nada que ver con la música en sí”, explica Evans. “No es una motivación de muy buena calidad , no mantendrá su participación en el aprendizaje, no lo ayudará a practicar con regularidad y no es probable que obtenga los beneficios reales”.

Por lo que es importante tener la motivación adecuada para aprender música. En realidad, si nos decidimos por aprender a tocar un instrumento musical, la razón principal debería ser sentir la gratificación por el simple hecho de hacerlo.

“Inevitablemente, estás aprendiendo una nueva habilidad, y eso en sí mismo es divertido”, afirma el experto, quien destaca que esta práctica también favorece las interacciones y conexiones sociales.

“Aprender un instrumento de manera competente o convertirte en vocalista puede ser un trabajo duro. Pero cantar, por ejemplo, es un poco más intuitivo. Puedes hacerlo sin leer la notación , y puedes experimentar los beneficios inmediatos en términos de disfrute y felicidad”.

Para el Dr. Evans, la educación musical básica es esencial para todos, aunque bien sabemos que no todos tienen acceso a ella. La ciencia no entiende aún los mecanismos por los cuales ocurre, pero hasta ahora muchos coinciden en que la música tiene impacto positivo en diferentes aspectos de nuestra vida, en diferentes contextos y lugares.

Referencia:

Why you should learn a musical instrument. https://medicalxpress.com/news/2020-08-musical-instrument.html