El día de hoy, autoridades de los Estados Unidos (EE.UU.) han anunciado medidas de detención en contra de tres sujetos del grupo de piratería internacional Sparks Group, por distribución ilegal de películas y programas de televisión en la Internet antes de su lanzamiento.

La internet se presenta como una puerta abierta ante un mundo por explorar, sin embargo, esta posee un carácter liberal y un lado no permisivo tan delgado que algunos usuarios cruzan con la idea de sustraer algún tipo de información para su beneficio.

Sparks Group se enfrenta a varios cargos

En este sentido, se ha conocido que el Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York Audrey Strauss, el Agente Especial de la Oficina de Campo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de Nueva York Peter C. Fitzhugh, y el Inspector de la Oficina de Nueva York del Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos (USPIS) Philip R. Bartlett, han anunciado la apertura de acusaciones en contra Umar Ahma, George Bridi y Jonatan Correa por infracción de derechos de autor y fraude electrónico de casi todas las películas lanzadas por los principales estudios de producción y programas de televisión.

De acuerdo con la fuente, entre el 2011 y el presente AHMAD, BRIDI y CORREA, entre otros fueron miembros del Grupo Sparks, una organización criminal que difundió las películas de Internet y los programas de televisión antes de su fecha de lanzamiento, los cuales distribuían a través de una red mundial de servidores.

Violación de derechos de autor y más

Según señalan las autoridades, estos hackers incurrieron en delitos que van desde el contrabando de películas en cines locales, hasta la venta de videos y DVD de calidad inferior en las calles de la ciudad de Nueva York por USD$ 5.00.

Las autoridades estadounidenses añaden que este descubrimiento se realizó en coordinación con las autoridades policiales de otros 18 países y con el apoyo de Eurojust y Europol, quienes estuvieron trabajando arduamente para lograr la detención de estos miembros de Sparks Group, logrando además la desconexión de decenas de servidores controlados por el grupo de hackers no solo en EE.UU., sino también en América del Norte, Europa y Asia.

Finalmente, se conoció que los acusados Ahmad de 39 años y Correa de 36 podrían enfrentar cargos de conspiración para infringir derechos de autor con una pena máxima de cinco años de prisión, mientras que Bridi de 50 años de edad podría ser acusado de conspiración de fraude electrónico que conlleva una pena máxima de 20 años de prisión, y de conspiración para transportar propiedad robada entre estados que le añadiría otros cinco años de prisión a su condena.