El uso de plasma de convalecencia recolectado de individuos previamente infectados para transferir anticuerpos pasivamente con el fin de proteger o tratar enfermedades infecciosas es una práctica que se remonta a casi 100 años.

Esta técnica se ha utilizado tanto como profilaxis posterior a la exposición como para el tratamiento de diversas enfermedades infecciosas, especialmente en épocas de brotes. Los resultados de pruebas realizadas en pacientes infectados con los coronavirus de MERS y SARS sugirieron que el uso de plasma convaleciente es seguro y puede conferir beneficios clínicos, incluida una eliminación viral más rápida, particularmente cuando se administra al principio del curso de la enfermedad.

Respuesta inmune

Los pacientes que se recuperan de la enfermedad COVID-19 desarrollan anticuerpos circulantes contra varias proteínas del SARS-CoV-2 entre 2 a 3 semanas después de la infección, los cuales son detectables mediante pruebas serológicas u otros ensayos cuantitativos, y con frecuencia se correlacionan con la presencia de anticuerpos neutralizantes.

Los resultados de varios estudios en primates sugieren que estos anticuerpos parecen ser protectores, y muestran que los animales no se infectan nuevamente con el coronavirus SARS-CoV-2, al menos por semanas o meses después.

Desde que comenzó la pandemia, el plasma sanguíneo ha estado en la lista de posibles tratamientos de COVID-19 y representa una opción promisoria.

En la actualidad, varios estudios han informado sobre el uso de plasma convaleciente para tratar a pacientes con COVID-19 grave o críticamente enfermos, sin eventos adversos inesperados o graves. No obstante, solo se dispone de datos incompletos.

El plasma de convalecencia parece ser una intervención relativamente segura. En las pruebas realizadas, la incidencia de eventos adversos graves fue inferior al 1 por ciento, la mayoría de los cuales se consideraron no relacionados con el plasma de convalecencia de COVID-19.

En este contexto, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció recientemente (23 de agosto) la autorización de uso de emergencia de plasma convaleciente en personas hospitalizadas con COVID-19, lo que recibió una ola de críticas.

Una opción promisoria

Algunos científicos cuestionaron tanto el momento de la aprobación como la veracidad de una estadística clave de supervivencia citada por el doctor Stephen Hahn, comisionado de la FDA, así como el hecho de que los ensayos clínicos necesarios para asegurarse de que el plasma convaleciente realmente funcione aún no están completos.

A pesar de estos señalamientos, expertos en enfermedades infecciosas apuntaron que el plasma sanguíneo de los sobrevivientes ha estado en la lista de posibles tratamientos de COVID-19 desde que comenzó la pandemia, por lo que la aprobación de emergencia para su uso generalizado no resultó sorpresiva, además de representar una opción promisoria.

El uso de plasma convaleciente para transferir anticuerpos pasivamente a fin de proteger o tratar enfermedades infecciosas es una práctica que se remonta a casi 100 años.

Como destaca el doctor Shmuel Shoham, director asociado del Centro de Enfermedades Infecciosas de Trasplantes y Oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins:

“La inmunización pasiva a través del plasma convaleciente le da al cuerpo un suministro inmediato de anticuerpos potencialmente protectores, y creemos que los efectos más benéficos ocureen cuando se administra temprano, en un momento de menor carga viral y menor infección”.

En última instancia, el uso de plasma de convalecencia de COVID-19 es un enfoque provisional que puede aportar beneficios clínicos hasta que haya aprobación y una amplia disponibilidad de tratamientos alternativos y / o medicamentos antivirales y el desarrollo de vacunas eficaces.

Referencias:

FDA Issues Emergency Use Authorization for Convalescent Plasma as Potential Promising COVID–19 Treatment, Another Achievement in Administration’s Fight Against Pandemic. U.S. Food and Drug Admintration, 2020. https://bit.ly/2Ejrhfb

Survivors’ plasma still a solid option for treating COVID-19, experts say. Medical Xpress, 2020. https://bit.ly/3gtkhJp