Este martes (25 de agosto) la Agencia de Salud Pública de Suecia informó que a unas 3.700 personas se les dijo por error que estaban infectados por el coronavirus debido a una falla en un kit de prueba de COVID-19 producido en China.

Los defectuosos kit de prueba PCR para detectar la infección coronavírica, fabricados por la compañía china BGI Genomics, no pudieron distinguir entre niveles bajos del coronavirus y un resultado negativo. Estos kits de prueba han sido exportados ampliamente a otros países.

Resultados falsos

La agencia no pudo decir cuántas pruebas se habían realizado con el kit, pero destacó que solo una minoría de casos parecía estar involucrada, específicamente cuando el virus se encuentra en niveles muy bajos.

La Agencia de Salud sueca informó que los resultados falsos tenían una incidencia marginal en las estadísticas sobre las infecciones por coronavirus. A este respecto, la doctora Karin Tegmark Wisell, jefa del Departamento de Microbiología, señaló que este proveedor debe ajustar el rendimiento que se requiere para que se utilice esta prueba.

A diferencia de la mayoría de los países europeos que eligieron bloquearse al principio de la pandemia, Suecia optó por una mayor apertura.

Las autoridades sanitarias suecas no pudieron contactar de inmediato a BGI Genomics, que tiene dos de sus subsidiarias en una lista negra económica de empresas de Estados Unidos implicadas en violaciones de derechos humanos relacionadas con el trato de China a los uigures, un grupo étnico minoritario de habla turca originario de la región de Asia central y oriental.

La compañía BGI Genomics recibió la autorización de uso de emergencia de las autoridades estadounidenses para sus kits de prueba de coronavirus en marzo y obtuvo una aprobación de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud en mayo.

La agencia sanitaria informó que desde que se identificó el primer caso de COVID-19, en Suecia se han registrado 86.891 infecciones confirmadas y 5.814 muertes.

Controvertida por su actitud

Suecia ha sido controvertida por su actitud liberal para controlar la pandemia, prefiriendo dejar correr el coronavirus a través de la población para alcanzar la llamada inmunidad colectiva. Sus medidas se han centrado básicamente en la orientación voluntaria del distanciamiento social.

La Agencia de salud Pública de Suecia informó que a unas 3.700 personas se les dijo por error que tenían el coronavirus debido a una falla en un kit de prueba de COVID-19 producido en China.

La mayoría de las escuelas han permanecido abiertas y muchas empresas han continuado operando hasta cierto punto, lo que significa que a la economía le ha ido significativamente mejor que a la mayoría de los países vecinos. Sin embargo, el número de muertos ha sido mayor que en sus vecinos nórdicos, que optaron por medidas de bloqueo más duras.

Noruega, por ejemplo, con alrededor de la mitad de la población, ha tenido en total solo unas 260 muertes por COVID-19. Desde la perspectiva económica, Finlandia registró una contracción menor a su vecino en el segundo trimestre, a pesar de imponer medidas de bloqueo más duras. El producto interno bruto de Finlandia se contrajo alrededor del 5 por ciento frente a una contracción del 8,6 por ciento en Suecia con respecto al trimestre anterior.

Referencia: Sweden uncovers 3,700 false positives from COVID-19 test kit. Medical Xpress, 2020. https://bit.ly/3lfv8dD