Evitar las pajillas, vasos y cubiertos de plástico, bolsas y productos de embalaje constituyen uno de las medidas amigables con el ambientes más fáciles de adoptar para la mayoría de las personas.

Aunado a ello, se nos ha informado durante mucho tiempo que estas constituyen parte importante de los desechos plásticos en el mar, por lo que colaborar con su reducción tendría efectos significativos en la lucha contra la contaminación.

Pero, ¿qué pasaría si descubriéramos que en realidad estos no son la principal fuente de contaminación plástica como pensábamos? Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan reveló que dos tercios del plástico usado en EE.UU. en 2017 en realidad se dirigió a la producción de dispositivos electrónicos, muebles y artículos para el hogar, la construcción de edificios, automóviles y diversos productos de consumo.

Los autores del artículo publicado en la revista Environmental Research Letters dicen que aunque el embalaje fue ha sido uno de los mercados que más ha usado plásticos durante décadas, ya otros sectores han logrado superarlo.

Inclusión de datos de otros sectores que generan desechos plásticos

Trabajos previos, como los realizados por la Agencia de Protección Ambiental, se centraban en los residuos plásticos sólidos que se encontraban en los vertederos municipales. Estos estaban compuestos en gran medida por envases y embalajes.

Pero en esta oportunidad, además de dichos residuos, se incluyeron también los desechos plásticos generados en actividades de construcción y demolición, así como los derivados de trituradoras de automóviles.

Los investigadores se centraron en un solo año de producción, uso y eliminación de plásticos en los EE.UU., para el cual recolectaron datos proporcionados por la industria y por organismos públicos.

“Creamos un mapa detallado de los flujos de plásticos, desde la producción hasta el uso y la gestión de residuos, y rastreamos los plásticos por tipo y mercados”, dijo Gregory Keoleian, autor principal de un artículo. “Caracterizamos la escala del problema a través de este lente más amplio para priorizar las soluciones que tendrán impacto”.

Tasa de reciclaje menor a la que estimada previamente

Al considerar estas fuentes adicionales, los investigadores descubrieron que la tasa de reciclaje de plásticos en EE.UU. en realidad distaba de lo que se pensaba. Esta era menor que la estimada por la Agencia de Protección Ambiental en 2017, de 8.4 por ciento, mientras que alrededor del 76 por ciento de los residuos se enterraban en vertederos.

La cantidad de plástico que se usó en EE.UU. en 2017 fue de aproximadamente 400 toneladas métricas, una cantidad ocho veces mayor que la cantidad de plásticos que se fabricaron ese mismo año.

Y aunque los resultados sugieren que el ocho por ciento de los plásticos desechados en EE.UU. se reciclaron, puede que las ineficiencias en la clasificación y el reprocesamiento impidieran que la totalidad de dicho porcentaje se reusara como materia prima para nuevos productos. La estimación también sugirió que el 2 por ciento de los plásticos norteamericanos terminaron en un entorno natural al final de su vida útil en 2017.

Referencia:

Plastics in the US: toward a material flow characterization of production, markets and end of life. https://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/ab9e1e