Cortesía de: Instituto Wyss de la Universidad de Harvard

Harvard y Sony nos presentan uno de lo avances tecnológicos más innovadores del momento, se trata de un robot quirúrgico llamado mini-RCM, cuyo diseño se origina del origami y se presenta como el dispositivo más pequeño del área.

Aunque no es la primera vez que escuchamos sobre robot quirúrgicos, la novedad de este dispositivo presentado por la Universidad de Harvard y Sony, es su tamaño, pues este equivale al de una pelota de tenis.

Mini-RCM el nuevo robot quirúrgico de Harvard y Sony

De acuerdo con la fuente, los investigadores del Instituto Wyss de Harvard y Sony han desarrollado un diminuto robot quirúrgico que pesa aproximadamente lo mismo que un centavo.

En este sentido, se conoció que Robert Wood, miembro de la facultad asociado de Wyss y el ingeniero de Sony Hiroyuki Suzuki, utilizando una técnica de fabricación desarrollada en el laboratorio de Wood llamado Pop-Up MEMS.

Este mini-RCM utiliza placas de circuito impreso (PCB) y sistemas microelectromecánicos (MEMS) que se encargan de controlar los movimientos en múltiples direcciones del mini-RCM, dando como resultado una estructura 3D que se une de una forma tridimensional semejante al origami.

Un éxito total en las pruebas

A pesar de su tamaño, el mini-RCM ha ofrecido enormes resultados, pues según los investigadores, durante una prueba de rastreo microscópico este robot quirúrgico logró completar su tarea con un 68% más de precisión que una herramienta controlada a mano.

Cortesía de: Instituto Wyss de la Universidad de Harvard

Adicionalmente, este robot mini-RCM mostró una enorme precisión al completar de forma exitosa una versión simulada de un procedimiento médico donde un cirujano inserta una aguja a través del ojo del paciente para “inyectar las pequeñas venas de la parte posterior del globo ocular”, pues el mini-RCM perforó sin detalle alguno un tubo de silicona que replicaba la vena retiniana.

Aunque falta mucho para ver este dispositivo operando desde un quirófano, su enorme ventaja a nivel de tamaño –los equipos actuales ocupan casi todo el espacio del quirófano– y su precisión, lo posicionan como un invención tecnológica que podría ser el nuevo enfoque de los desarrolladores.