Luego de intensos debates que duraron más de dos años, finalmente en el 2006 la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) decidió que Plutón no era un planeta. Pero, ¿cuál es la historia detrás de esto?

Para entenderlo debemos remontarnos hasta 1930, el año de descubrimiento de Plutón, puesto que, en realidad, el haberlo encontrado fue un accidente.

Resulta que los científicos creían que había cierto planeta más allá de Neptuno y Urano que causaba ligeras alteraciones con su órbita. Luego de que iniciaron las investigaciones, fue el científico Clyde Tombaugh quien se dio cuenta de que había un pequeño punto flotando en el espacio, exactamente como lo habían sospechado.

De esta forma, este pequeño descubrimiento hizo que Plutón fuera considerado el noveno y último planeta de nuestro Sistema Solar. Esto fue así hasta que en el año 2003, un nuevo objeto fuera descubierto, y esta vez era más grande que Plutón e, incluso, tenía una Luna.

UBS313, bautizado en aquel entonces como Xena, está situado a 14.550 millones de kilómetros de la Tierra, es decir, 97 veces la distancia entre nuestro planeta y el Sol, lo cual le dio el puesto del objeto más lejano de nuestro Sistema Solar observado hasta ahora. Además, mide aproximadamente 2400 kilómetros de diámetro, cien más que Plutón. Esto hizo que en la comunidad científica se estableciera un fuerte debate, puesto que no quedaba claro si UBS313 debía ser catalogado el décimo planeta o no.

¿Qué es un planeta?

Primera imagen a color tomada por una nave espacial al aproximarse a Plutón. Se observa al planeta y a una de sus Lunas, Caronte, a 115 millones de kilómetros de distancia (2015).
Fuente: NASA.

Es precisamente esta pregunta la que hizo que los científicos discutieran el asunto por aproximadamente dos años.

Todo este debate hizo que la IAU decidiera crear un comité que se reuniría en Praga para poder darle fin al asunto. En el año 2006, la definición de planeta decía que este tiene que ser un cuerpo distinto a una estrella y más pequeño, pero lo suficientemente grande para crear su propia gravedad.

Además, debe ser un objeto rígido y casi redondo, el cual debería tener sus propias Lunas orbitando a su alrededor. Debido a su fuerte gravedad, también debería ser capaz de absorber todos los demás objetos en su órbita.

Acorde a estas características, Plutón no sería, por lo tanto, un planeta. Al igual que UBS313, este convive con los demás objetos que rodea su órbita, puesto que no es tan grande como para absorber dicho material.

Sin embargo, estos no encajaban en ninguna de las demás clases de cuerpos celestes, por lo que el 24 de agosto del 2006 la IAU llegó a la conclusión de que debía crearse una nueva categoría para incluir a estos objetos. Es así como Plutón y UBS313 quedaron catalogados como planetas enanos.

El debate continúa

Tal como era de esperarse, aún hay muchos científicos que no están de acuerdo con la decisión de la IAU debido a que Plutón es un objeto muy complejo como para ser degradado al planeta enano.

Uno de los que defienden esta postura es el astrónomo Philip Metzger, autor del informe “La reclasificación de asteroides de planetas a no planetas” en el año 2018. Este recopiló los testimonios y opiniones de varios expertos de la comunidad científica acerca de la decisión del 2006, llegando a la conclusión de que Plutón sí debería ser un planeta.

En una entrevista con la BBC, Metzger dejó en claro algunos de los puntos más importantes de su informe, concluyendo que la geografía de Plutón es la que lo hace el noveno planeta del Sistema Solar. Cuando le preguntaron por qué habían esperado tanto para refutar la decisión de la IAU, esto fue lo que Metzger respondió:

“Creo que es en parte por la misión New Horizons a Plutón. Y Plutón es uno de los planetas más impresionantes, hermoso y complejo. Hubo un gran temor cuando la misión despegó de que Plutón sea solo una superficie sin nada interesante y cubierta de nieve. Pero en cambio, cuando comenzaron a llegar fotos, vimos que había montañas, glaciares, un lago antiguo, muchas capas en la atmósfera y hay evidencia lo que puede haber un océano bajo la superficie de Plutón. También vimos que hay materia orgánica donde podría crecer vida.

Y esto es fabuloso. Hay solo otro planeta en el sistema solar que es tan complejo como Plutón y es la Tierra. Así que cuando vimos esto, nos hizo resaltar que es absurdo decir que Plutón no es un planeta.

Usando la definición de Galileo, ¡claro que es un planeta! Es exactamente lo que nosotros consideramos como un planeta”.

Sin embargo, la discusión continuará hasta que se tenga más información acerca de este curioso cuerpo celeste. Por ahora, seguirá catalogado como un planeta enano hasta que sea demostrado lo contrario.