Recientemente la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó la administración de plasma sanguíneo extraído de sobrevivientes de COVID-19 para tratar a otros pacientes actualmente enfermos.

Como indicamos en una nota previa, se trata de una autorización de emergencia muy controvertida, cuya emisión fue incluso retrasada para hacer estudios más detallados sobre sus implicaciones.

Ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) reitera la necesidad de cuidado en las estrategias implementadas para acelerar las pruebas de vacunas y terapias contra la COVID-19, en especial por esta decisión.

Durante una conferencia de prensa reciente, la agencia advirtió que, pese a que se ha aprobado el uso del plasma sanguíneo, esta todavía constituye una terapia experimental que aún no se ha estandarizado.

Un tratamiento centenario, pero aún no comprobado para COVID-19

Quienes hayan visto la película coreana Virus, seguro estarán al tanto de lo que plantea este tratamiento, pero igual lo explicaremos. Partamos de lo básico de lo que hemos estado hablando en los últimos meses.

El plasma es una parte líquida de la sangre de pacientes recuperados que contiene anticuerpos que pueden administrarse a otros para ayudar en su recuperación.

Cuando el cuerpo experimenta una infección causada por un nuevo germen, empieza a producir proteínas conocidas como anticuerpos, las cuales se encargarán de luchar contra este. Estas sustancias yacen en el plasma, una parte líquida y amarillenta de la sangre.

Los médicos y científicos han estado recolectando este plasma rico en anticuerpos de los pacientes de COVID-19 que se han recuperado, a fin de administrarlo a los pacientes actualmente infectados para ayudarlos a luchar contra la infección.

No se trata de un método realmente novedoso, pues en el pasado se utilizó para combatir los brotes de gripe y sarampión antes de que se distribuyeran vacunas, e incluso más recientemente en el brote de ébola.

Sin embargo, el científico jefe de la OMS, el Dr. Soumya Swaminathan dijo este lunes que hasta ahora “los resultados no son concluyentes” refiriéndose a la efectividad de dicha opción contra la COVID-19.

“Por el momento, todavía hay evidencia de muy baja calidad”, dijo añadiendo que su aplicación es experimental, por lo que debe continuar examinándose a través del ejercicio de la ciencia.

“Por supuesto, los países pueden hacer una lista de emergencia si sienten que los beneficios superan los riesgos”, dijo. “Pero eso suele hacerse cuando se espera la evidencia más definitiva”.

Un tratamiento difícil de estandarizar

El científico enfatizó en una carta sobre el tema que el tratamiento basado en plasma aprobado por la FDA “no debe considerarse un nuevo estándar de atención” para las infecciones por coronavirus.

Además, se trata de un tratamiento difícil de estandarizar considerando que el plasma debe recolectarse individualmente, y como han explicado muchos expertos en lo que va de año, las personas producen diferentes niveles de anticuerpos.

Otros expertos tienen altas expectativas en este tratamiento, pero también reconocen que aún es muy pronto para cantar victoria. Por ejemplo, Martin Landray, de la Universidad de Oxford, dijo que si bien la terapia ofrece una “gran promesa” pero que “existe una enorme brecha entre la teoría y el beneficio comprobado”.

Si bien las acciones del gobierno estadounidense por acelerar los estudios científicos relacionados con vacunas y terapias contra el coronavirus han sido aplaudidas, podrían tener efectos contraproducentes.

Este tipo de decisiones apresuradas ha generado preocupación por la posibilidad de que terminen descarrillando los estudios formales relacionados con la enfermedad. Pero sobre todo, mantendrán a muchos atentos ante un posible escenario similar a los ensayos fallidos con hidroxicloroquina, un medicamento que terminó aumentando la mortalidad de los pacientes con COVID-19.

Referencia:

UN cautions that virus plasma treatment still experimental. https://medicalxpress.com/news/2020-08-cautions-virus-plasma-treatment-experimental.html