Alexei Navalny es uno de los principales opositores del gobierno Ruso. Sus actividades y críticas contra el Kremlin son también altamente conocidas. Por este motivo, cuando el disidente ruso comenzó a presentar dolores repentinos y tuvo que ser hospitalizado de inmediato, la posibilidad de que la causa de su malestar fuera el envenenamiento pasó por la mente del mundo.

En primera instancia, fue tratado en Omsk, una ciudad siberiana. Sin embargo, el pasado viernes 21 de agosto Rusia dio el visto bueno para que fuera transferido a un hospital de Alemania.

Durante su tiempo en Rusia, los doctores que los examinaron declararon que Navalny había sufrido un “colapso metabólico” y que no habían encontrado signos de envenenamiento. Ahora, este lunes, luego de variadas evaluaciones, el hospital ruso que atiende al líder opositor ofrece una perspectiva muy distinta.

Navalny pudo caer envenenado por un agente nervioso

Después de ser ingresado finalmente este sábado en el hospital Charité de Berlín, Navalny fue puesto en un coma inducido. Luego de esto, se lo sometió a un examen general exhaustivo. De dicho análisis es que el experto en antiterrorismo químico y biológico, Hamish de Bretton-Gordon, ha podido concluir que el dirigente opositor efectivamente tuvo que ser víctima de un envenenamiento con algún agente nervioso.

Específicamente, el elemento que delató la presencia de dicho agente en su organismo fue la presencia de un grupo de inhibidores de colinesterasa. Fue gracias a esta importante “pieza del rompecabezas” que los doctores alemanes pudieron comenzar a unir los puntos para comprender qué había llevado a Navalny a tal estado en tan solo días.

Tal como su nombre lo sugiere, los agentes nerviosos son compuestos capaces de afectar las estructuras nerviosas del organismo y obstruir su funcionamiento. Comúnmente pueden ser utilizados como veneno debido a la potencia de su efecto, y al daño general en el organismo que estos son capaces de causar. Los inhibidores de la colinesterasa entran dentro de este grupo.

La acción de los inhibidores de la colinesterasa

La colinesterasa se trata de una sustancia química cuya función radica en permitir el funcionamiento de los nervios. Para esto, previene la descomposición de las sustancias químicas que actúan directamente sobre estos. En pocas palabras, las protege de la degradación para que puedan seguir funcionado en óptimas capacidades.

Cuando se colocan inhibidores de la colinesterasa en el organismo, inmediatamente esto genera un ataque sostenido a la estructura nerviosa de este, que comienza a fallar debido a su incapacidad de funcionar adecuadamente.

Como consecuencia, los nervios se van destruyendo paulatinamente y afectando a su vez a los órganos principales del cuerpo. Entre estos, unos de los que sufren las consecuencias más graves son los pulmones y el corazón.

Las pruebas siguen

A pesar de que ya se sabe de la presencia de los inhibidores de colinesterasa, aún es difícil determinar exactamente qué veneno o sustancia podría ser el causante de su situación. Por ahora, se mantienen como posibilidades elementos como el novichok, antiguo agente nervioso de la era soviética, o como el organofosforado, un pesticida capaz de lograr efectos similares. En cualquier caso, el hospital en estos momentos se encuentra realizando más pruebas integrales para poder identificar adecuadamente al veneno.

¿Cómo pudo llegar el veneno hasta Navalny?

Según los comentarios del experto Bretton-Gordon aún no es segura qué ruta pudieron utilizar para hacer llegar el veneno a Navalny. En casos como el del novichok, este puede ser tan mortal tanto ingerido como absorbido por la piel.

Por ahora, se sostiene que una taza de té que bebió Navalny durante el viaje a Siberia en el que cayó enfermo podría haber contenido el por ahora desconocido veneno. Sin embargo, no hay pruebas de esto.

Como alternativa, también se sostiene que el envenenamiento pudo producirse al momento en el que Navalny tocara un objeto impregnado con el veneno. Como ejemplo el experto menciona el caso del ex militar ruso y doble agente británico Sergei Skripal y su hija Yulia. Ambos cayeron gravemente enfermos producto de una infección con novichok. Este se colocó en el picaporte de su hogar y de este modo lograron que el veneno entrara en contacto con su piel e infectara su organismo.

¿El líder opositor tiene oportunidad de salvarse?

En estos momentos, Navalny continúa en coma y en cuidados intensivos dentro del hospital Charité. Justo ahora, el dirigente opositor ruso está sometido a un tratamiento con atropina, que ha sido descrita como un antídoto contra los inhibidores de colinesterasa.

Yulia y Sergei Skripal recibieron de inmediato a un tratamiento con este antídoto. Gracias a esto, luego de uno y dos meses de cuidados intensivos en el hospital, respectivamente.

Los doctores del Charité declaran que no pueden hacer proyecciones sobre el estado actual de Navalny. Para estos momentos, ya está recibiendo el tratamiento adecuado.

Sin embargo, tanto los doctores como el experto concuerdan en que la diferencia la hará qué tan rápido haya recibido verdaderamente el antídoto. Es decir que, Navalny tendría más posibilidades de sobrevivir si lo hubieran tratado con atropina desde su estadía en el hospital siberiano.

Claramente, no hay forma de saber si esto ocurrió o no. Por lo que, por ahora, lo que queda es monitorear de cerca la situación de este representante y crítico opositor para saber si logrará salvarse. Pase lo que pase, su nombre ha entrado a la larga lista de víctimas de este tipo de situaciones, –entre los que se encuentran personalidades como Alexander Litvinenko o el propio Sergei Skripal, entre muchos otros–.