Células T 2

Los estudios sobre la respuesta inmunitaria al SARS-CoV-2, coronavirus que causa COVID-19, se han enfocado principalmente en la producción de anticuerpos. Sin embargo, hay un tipo de células inmunitaria conocidas como células T que juegan un rol protagónico en la capacidad del sistema inmune para protegernos contra las infecciones, incluida la infección coronavírica.

Se sabe que estos “cazadores” inmunes conocidos como células T, llamadas así porque se desarrollan en el timo, un órgano situado bajo el esternón, son indispensables en la lucha contra las infecciones, pero su importancia para combatir al coronavirus SARS-CoV-2, no se ha establecido plenamente.

Respuesta inmune

Recientemente ha surgido evidencia que sugiere que las células T podrían proteger a algunas personas recién infectadas con SARS-CoV-2 al recordar encuentros pasados ​​con otros coronavirus humanos, lo que podría explicar, al menos en parte, por qué algunas personas son menos vulnerables a los efectos de la enfermedad coronavírica.

Las células T son un tipo de linfocito (un tipo de glóbulo blanco inmunitario) que participan en la generación de una respuesta inmunitaria adaptativa. Hay tres tipos principales: las células T asesinas o citotóxicas, las células T auxiliares y las células T de memoria.

Si bien la principal función de las células T es identificar y matar patógenos invasores o células ya infectadas, estos linfocitos tienen un rol crucial en el desarrollo de inmunidad a largo plazo.

Las células T citotóxicas  pueden matar directamente las células infectadas por patógenos, y con ello contener su propagación, así como también reclutar otras células inmunes para garantizar que se lleve a cabo una respuesta inmunitaria sólida.

Este tipo de células T expresan receptores (TCR, acrónimo en inglés de receptores de células T) que pueden reconocer antígenos virales o patógeno extraños específicos. Cualquier célula infectada por un patógeno muestra el antígeno en su superficie celular al que las células T citotóxicas específicas pueden unirse a través de su TCR. Esta unión activa las células T asesinas para permitirle llevar a cabo su función citotóxica destructora de células.

Un buen augurio

Por otro lado, las células T auxiliares pueden reclutar células B (otro linfocito que produce anticuerpos) entre otras células reconociendo los antígenos mostrados por las moléculas que se unen a su TCR específico. Además, las citoquinas liberadas por las células T auxiliares pueden permitir el cambio de clases de anticuerpos de células B, así como la activación y proliferación de las células T citotóxicas.

Evidencia reciente sugiere que las células T podrían proteger a algunas personas recién infectadas con SARS-CoV-2 al recordar encuentros pasados con otros coronavirus humanos similares.

A fin de mantener el equilibrio inmunológico, una vez superada una infección, la mayoría de las células T se eliminan mediante apoptosis. Sin embargo, permanece una pequeña porción de células T de vida larga, llamadas células T de memoria, las cuales conservan la firma de la infección y pueden reconocer y montar una respuesta inmune rápida en caso de una reexposición al patógeno, ofreciendo inmunidad a largo plazo contra esa infección.

Estudios recientes revelaron que las personas infectadas con SARS-CoV-2 albergan células T que se dirigen al virus y pueden ayudarlas a recuperarse. Estas investigaciones también encontraron que algunas personas que nunca se infectaron con el SARS-CoV-2 tienen estas mismas defensas celulares, muy probablemente porque fueron infectadas previamente con otros coronavirus similares.

Estos son datos alentadores. Aunque los estudios no aclaran si las personas que se recuperan de  COVID-19 desarrollan inmunidad duradera, los investigadores identificaron fuertes respuestas de células T, lo que además de ser potencialmente útil para el desarrollo de mejores vacunas, es un buen augurio para el desarrollo de una inmunidad protectora a largo plazo contra el coronavirus.

Referencias:

Reduction and Functional Exhaustion of T Cells in Patients With Coronavirus Disease 2019 (COVID-19). Frontiers in immunology, 2020. https://doi.org/10.3389/fimmu.2020.00827

Targets of T Cell Responses to SARS-CoV-2 Coronavirus in Humans with COVID-19 Disease and Unexposed Individuals. Cell, 2020. https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.05.015

Presence of SARS-CoV-2 reactive T cells in COVID-19 patients and healthy donors. MedaRxiv, 2020. https://doi.org/10.1101/2020.04.17.20061440