Crédito: iStock/bbevren.

Los avances de la tecnología nunca dejan de sorprendernos. Sobre todo en los últimos años, estos parecen ser cada vez más apresurados y nos llevan al galope a una nueva era e la que la tecnología es una parte incluso más protagónica de nuestro día a día.

Por esto constantemente se desarrollan prototipos de esta que puedan inmiscuirse en cualquier área que se nos ocurra –incluso la militar–. Este viernes se ha convertido en un punto histórico y relevante para este sector gracias a lo realizado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés).

Esta agencia, a través del programa, Air Combat Evolution ha llevado a cabo la última fase de las pruebas AlphaDogfight. Acá, finalmente una IA entrenada para combate aéreo se ha enfrentado a su primer rival humano. Los resultados han sido tan contundentes como sorprendentes.

La batalla aérea definitiva

“Los pilotos de AI vs Human compitieron hoy en una pelea de perros 1: 1 para ver quién era el mejor. La IA ganó 5-0. Ni siquiera estuvo cerca. Este será un momento Sputnik para el [Departamento de Defensa]”.

Este tuit que hace referencia al evento solo es uno de muchos que revelan lo ocurrió en el campo de batalla. Sin embargo, este solo ha sido el evento de cierre para toda una serie de enfrentamientos que se han estado llevando a cabo en el proyecto Air Combat Evolution.

En un principio, varias inteligencias artificiales de empresas como Aurora Flight Sciences, EpiSys Science, Georgia Tech Research Institute, Lockheed Martin, Perspecta Labs, PhysicsAI y SoarTech se enfrentaron entre ellas para determinar al mejor piloto. Al final, ninguna de esta salió victoriosa, sino que el reconocimiento y la posibilidad de enfrentarse a un humano se lo llevó la IA de Heron Systems.

Por su parte, Banger, de quien no han dado más identificación, se trató de un piloto de la Guardia Nacional Aérea del Distrito de Columbia. Ya contaba con 2 mil horas de vuelo en modelos F-16 y recién se había graduado del Curso de Instructor de Armas F-16. En pocas palabras, era uno de los oponentes más calificados para enfrentar a la IA (o eso se creía).

Derrota total

Según los detalles dados por la propia Air Force Magazine, el duelo aéreo estuvo dividido en 5 rondas. En cada una de ellas la meta era derribar al enemigo “matándolo” en el simulador.

En las 5 oportunidades que tuvo el piloto profesional y miembro de la Fuerza Aérea estadounidense identificado como Banger, este terminó derrotado estrepitosamente. Con segundos más o segundos menos, cada sesión terminó con otra muerte en el conteo de Banger hasta que el encuentro terminó en un contundente 5 a 0.

Los humanos también aprenden

La Air Force Magazine también reportó que con cada encuentro la IA tardaba un poco más en lograr derribar a Banger. En una entrevista que este tuvo con Next Web, él hizo referencia a esto diciendo lo que pensó lo siguiente cuando se adentraba en la quinta y última ronda contra la IA:

“Las cosas estándar que hacemos como pilotos de combate no están funcionando, así que para esta última, intentaré cambiarlo un poco para ver si podemos hacer algo diferente”.

Con este pequeño cambio, Banger modificó su enfoque acelerando a 500 mph y dejó caer su jet 13 mil pies. Gracias a esto, logró tomar desprevenida a la IA y salir de la mira de la nariz del avión. Como resultado, la inteligencia artificial no pudo derribar a Banger igual que en las otras oportunidades.

Pero, la IA es más rápida

El pensamiento rápido de Banger le permitió obtener una ventaja momentánea, pero esta solo duró segundos. Gracias a su sistema de Deep Learning, la IA rápidamente ajustó su curso para acoplarse al nuevo patrón de vuelo de Banger y así derribarlo unos segundos más tarde.

¿Una nueva era para la aeronáutica?

Este encuentro ha dejado muy claras las ventajas que tiene el uso de inteligencia artificial para la realización de este tipo de maniobras aéreas, todo porque la IA es capaz de tomar decisiones acertadas en microsegundos y ejecutar maniobras siempre a la percepción.

Sin embargo, las legislaciones sobre la IA son muy claras con respecto a los proyectos desarrollados con potencial letal. Los creadores saben que nunca debería ser diseñado para tomar decisiones como eliminar a un enemigo por su cuenta, sino que debe dar espacio para que una persona pueda “ejercer niveles adecuados de juicio humano sobre el uso de la fuerza”.

Igualmente, el comandante Vincent “Jell-O” Aiello, piloto retirado de la Marina, comentó a Forbes lo siguiente:

“Se ha demostrado que los humanos sobresalen en un área importante cuando se enfrentan a la IA: saben cómo manejar el tipo de incertidumbre que se encuentra en los enfrentamientos de combate de hoy.

El combate no ocurre en ambientes estériles y estáticos. Ocurre en 3D, en tiempo real, donde entran en juego el clima, su adversario y una gran cantidad de otros factores”.

Con esto se resalta la decisión de Banger de hacer una maniobra fuera del manual o de los cánones para desequilibrar a la IA. En efecto, por lo menos por ahora, el pensamiento humano sigue siendo más eficiente cuando hablamos de la toma de decisiones espontáneas basadas en un entendimiento ambiental que va más allá de los meros datos.

El coronel Daniel Javorsek, director del programa DARPA también comentó que por ahora un equipo “totalmente autónomo” en la toma de decisiones está muy lejos. Recalca que estas pruebas apenas se hacen para determinar su factibilidad y aclara que, si ya hoy estuviera perfectamente operativo, harían falta al menos 10 años para poder implementarlo en el ejército.