Durante los últimos días las noticias sobre coronavirus se han centrado mayoritariamente en España, donde se ha registrado un incremento significativo y alarmante de contagios de COVID-19.

Esta semana, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, advirtió que “las cosas no van bien” en cuanto al brote y que es momento de apegarse a prevención para evitar que las cosas se salgan de control.

Otros países también han experimentado un incremento de casos con el alivio de las restricciones, pero han logrado atacarlos a tiempo. ¿Entonces qué ha hechoque España esté en la primera línea de contagios y muertes nuevamente?

Mayor cantidad de pruebas diarias

A mediados de marzo y abril, los hospitales españoles ya estaban al borde del colapso con la gran cantidad de infecciones. Esto llevó a las autoridades a tomar las tan temidas restricciones de salida que obligaron a las personas de varias regiones a quedarse en casa.

Sin embargo, el distanciamiento social de aquel entonces y el uso de mascarillas no ha sido suficiente para acabar por completo con el brote. De hecho, España ha regresado a la lista de países más afectados, e incluso se le considera un punto de acceso mundial para la pandemia.

España ha confirmado hasta hoy casi casi 378.000 casos de COVID-19, siendo esta la cantidad más elevada en Europa occidental. En las últimas semanas, se registraron 143 nuevos casos por cada 100.000 personas, lo que lo ubica también entre las tasas de crecimiento más rápidas del continente. También se han confirmado casi 29,000 muertes por COVID-19, la cual también constituye una de las cifras más elevada en todo el mundo.

Bloqueo severo contraproducente

Los expertos dicen que una de las razones por las que el brote en España se ha intensificado en las últimas semanas es el bloqueo previo al cual se sometieron sus ciudadanos. Las restricciones se empezaron a aplicar en marzo, y no se levantaron por completo si no hasta el mes de junio.

Solo estaban permitidas las salidas a compras de comida o de medicina, a búsqueda de atención médica o a ir al trabajo, siempre que este no pudiera realizarse desde casa. Tampoco estaba permitido hacer ejercicio al aire libre, y los niños no podían jugar en parques o la calle.

Tal parece que este tuvo efectos contraproducentes, y al estar encerrados y limitados durante tanto tiempo, los españoles han sentido el impulso de salir más y vivir más al máximo pese a la situación. Esta idea es apoyada por Salvador Macip, experto en ciencias de la salud de la Universidad Abierta de Cataluña.

“Meses de aislamiento total quizás no fue la mejor estrategia para promover la responsabilidad social “, dijo Jorge Ruiz Ruiz, sociólogo del Instituto de Estudios Sociales Avanzados, un instituto público de investigación.

Falta de coordinación en la gestión de lucha contra el coronavirus

Pero más allá del impacto contraproducente de los bloqueos, destaca otra razón mucho más significativa en el repunte de casos de COVID-19 en España: la falta de coordinación gubernamental en el manejo de la situación. España tiene un sistema de gobierno descentralizado, cuyas debilidades han dificultado la implementación de una estrategia nacional simultánea.

“Trabajar de manera cooperativa fue difícil y todavía lo es”, dijo Pilar Serrano, secretaria de la Asociación de Salud Pública de Madrid y profesora de la Universidad Autónoma de Madrid.

Hacinamiento del sector agrícola

Los trabajadores de los sectores agrícolas de temporada también tienen su cuota de responsabilidad en el brote. Estos se han encargado de hacer seguimiento a la de diferentes cultivos en todo el país y garantizar el abastecimiento, pero viven en condiciones de hacinamiento propicias para el contagio.

Apertura de las fronteras

Y aunque muchos aún tengan necesidades de viajar, uno de los grandes errores del país europeo en el manejo del brote fue abrir sus fronteras a los turistas a finales de junio como una estrategia de protección del turismo, uno de los pilares de su economía.

Solo en el mes de julio, llegaron más de dos millones de visitantes extranjeros viajaron a España en avión, según el Ministerio de Turismo. El turismo dificulta también el distanciamiento social, y esto sumado al ocio nocturno que ejercen con furor los jóvenes actualmente, ha propiciado una transmisión rápida y masiva del patógeno.

Referencia:

Why is Spain once again on the frontline of the pandemic? https://medicalxpress.com/news/2020-08-spain-frontline-pandemic.html