A estas alturas, el COVID-19 ya ha logrado alcanzar a más de 22 millones de personas en el mundo y ha causado la muerte de casi 780 mil. Mientras navegamos la segunda mitad del año, variadas posibles vacunas contra el coronavirus se han presentado al mundo.

Hasta ahora, ninguna de ellas ha sido oficializada ni tampoco ninguna ha culminado todas las fases de prueba reglamentarias para ser consideradas totalmente efectivas y seguras. Aun así, faltándole aún la vital tercera fase de ensayos clínicos, Rusia ha proclamado crear la primera vacuna contra el COVID-19 del mundo.

Por los momentos, el laboratorio Gamaleya, responsable de su creación, no ha facilitado los datos concretos de sus dos fases anteriores. Pero, por lo que parece, el gobierno ruso pronto entrará en conversaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a este tema. Tal vez allí finalmente se liberen los datos que circundan a esta sorpresiva posible vacuna.

La OMS busca más información sobre Sputnik V

Moscú ya asegura estar preparado para comenzar la tercera fase de los ensayos, solo para corroborar la “seguridad y efectividad” que ya han proclamado para la vacuna Sputnik V. Asimismo, han comentado que para octubre de este año ya deberían dar inicio a las jornadas de vacunación masiva en su territorio. Como primeros recipientes de la vacuna, estarán los profesores y miembros de los cuerpos de salud.

La prueba tendría lugar sobre 40 mil nuevos voluntarios sanos dispuestos a probar los efectos del medicamento. Lo que hace dudar sobre esta situación es que para estas fechas aún no se han revelado ni los resultados de la fase 1 realizada en muestras pequeñas. Por lo que, en estos momentos solo queda confiar en la palabra de los científicos y en lo poco que revelan sobre la vacuna.

Para intentar tener una visión menos opaca de lo que es esta vacuna y cuáles son sus capacidades, la OMS se ha acercado a Rusia. La organización espera que el gobierno le facilite finalmente los resultados de sus pruebas para que estos puedan ser sometidos a las evaluaciones por pares vitales para la corroboración de los resultados.

¿La fase 3 será diferente?

Además de buscar información sobre las pruebas ya realizadas, la OMS espera poder supervisar de forma más activa la tercera fase de los ensayos clínicos de Sputnik V. Según declaró la alta funcionaria de emergencia de la OMS en Europa, Catherine Smallwood, ya la organización y Rusia han entrado en contacto directo.

Por este motivo, se dice que el intercambio de información entre las entidades ha comenzado y que tanto los pasos como los métodos a utilizar se discuten entre los científicos rusos y los de la OMS. Hasta ahora, todas estas conversaciones se mantienen privadas, por lo que el mundo tendrá que esperar un poco más para saber qué pasa con esta sorpresiva vacuna que entró de última a la carrera y ahora parece haberla terminado en primer lugar. Pero, por lo menos esta vez un organismo externo también estará presente durante todo el proceso.

Una nueva oportunidad para combatir el COVID-19

Hans Kluge, el director de la OMS en Europa, ha comentado en otras oportunidades que considera que ya con los conocimientos que se tienen y los avances médicos que se han hecho, el mundo podría combatir el coronavirus sin necesidad de realizar un bloqueo. Una posibilidad como esa se vuelve altamente tentadora cuando en medio de un cuadro económico inestable, una segunda ola de COVID-19 amenaza con llegar.

“Podemos manejar el virus y mantener la economía en funcionamiento y un sistema educativo en funcionamiento”, afirmó.

Debido a esto Kluge asegura que la OMS está evaluando todas sus posibilidades y las herramientas con las que cuenta (lo que incluye a la recién anunciada Sputnik V). Específicamente, ha mencionado que:

“[En la OMS] Queremos tomarnos nuestro tiempo para comprender realmente dónde están las vacunas y obtener la información más completa posible sobre los pasos que ya se han tomado”.

Mientras tanto, en el mundo

Mientras la carrera por conseguir una vacuna que si haya pasado por todas las fases de evaluación continua con iniciativas como la de Moderna en Estados Unidos, la de AstraZeneca en el Reinio Unido y la del gobierno chino, otras alternativas también salen a la luz.

En una nueva polémica, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado que apoya los tratamientos con plasma convaleciente como una forma efectiva de tratar el coronavirus. Esto justo después de que la FDA le negara una autorización de emergencia por no estar convencida de su efectividad.

Asimismo, en la India el sorprendente descubrimiento de que casi el 30% de la población de su capiltal Nueva Delhi ya tiene anticuerpos contra el COVID-19 ha dejado al gobierno y al resto del mundo llenos de sorpresa. Satyendra Jain, ministra de salud en la India ha dicho a la prensa:

“Descubrimos que el 29,1% de la población de Delhi tenía anticuerpos, lo que significa que estuvieron infectados y se han curado”.

En estos momentos, India se encuentra de tercero en el mundo, después de EE.UU. y Brasil, en la lista de países más afectados por el COVID-19. Por un lado, este descubrimiento indica que al menos este porcentaje de la población ya podría estar a salvo. Pero, por otra parte, también indica que la cantidad de pruebas que se han hecho no han detectado buena parte de los casos, por lo que el virus podría estar incluso más extendido de lo que se pensaba.