Los resultados mostraron que el compromiso afectivo y la motivación académica disminuyeron para todos los estudiantes, sin diferencias entre los grupos de intervención y de comparación.

En épocas de pandemia, la vida de todos ha cambiando, trasladándose a un entorno virtual, trabajo, clases, reuniones de amigos, han cambiando de ambiente para comunicarnos a través de una pantalla. Sin embargo, como sucede en las redes sociales, siempre hay algo que determina el éxito en este entorno y es el hecho de que muchos no tienen recelo en compartir cualquier información en la web. En este sentido, un estudio reciente determinó que la confianza es indispensable en las comunidades virtuales, estableciendo métricas basadas en este valor para confirmarlo.

Un grupo de investigadores con sede en Italia, estableció métricas basadas en la confianza para determinar que este es un factor importante para el éxito de las comunidades y grupos en línea. Señalando que es necesario impulsar a los usuarios a realizar acciones e interacciones sociales.

Giancarlo Fortino, autor del proyecto y profesor de ingeniería informática en el Departamento de DIMES de la Universidad de Calabria, se pregunta:

¿Es posible formar grupos efectivos en comunidades virtuales explotando información confiable sin una sobrecarga significativa, de manera similar a las comunidades de usuarios reales?. 

La formación de grupos es un tema clave en las comunidades sociales debido a la importancia de establecer una organización efectiva en la que los usuarios realicen acciones que puedan beneficiarse de la colaboración y las interacciones sociales mutuas.

La investigación

Para realizar el estudio, los investigadores examinaron 34,541 datos en las redes sociales, EPINIONS y CIAO. Basándose en las puntuaciones de los mismos en las plataformas, estos fueron analizados en grupos de tres clases, desde los menos valorados, hasta los que tienen mayor valoración.

Los usuarios de EPINIONS y CIAO revisan los elementos y les asignan calificaciones numéricas.

Los usuarios también pueden construir su propia red de confianza agregando a las personas cuyas reseñas creen que son valiosas.

En el estudio se determinó que cuando los usuarios no sentían confianza con algunas de las personas, debido a que no contaba con interacciones suficientes, estos acudían a una red de amigos o red de confianza para determinar si, valga la redundancia se podía confiar en esta persona.

Esto se implementó en un algoritmo estadístico desarrollado por los investigadores para formar grupos mediante votaciones ponderadas:

Hemos implementado esta estrategia en nuestro algoritmo para formar grupos en comunidades virtuales basados ​​en un mecanismo de votación ponderado, en el que cada voto está representado por un valor de confianza obtenido por una combinación adecuada de confiabilidad y reputación local.

Como resultado, notaron que los datos en redes sociales “mejoró significativamente el valor de confianza grupos”. Si bien se trata de una buena estrategia, este proyecto aún se encuentra en desarrollo y los investigadores señalan que se deben estudiar los valores de confianza en configuraciones de grupos complejos, donde tal vez muchos no califiquen por confianza o sientan un poco de recelo en hacerlo.

Tal como lo demostró Facebook desde su creación en 2009, una comunidad que ahora cuenta con mil millones de grupos en la red social, donde los integrantes deben confiar en que el grupo les proporcionará algún valor, según la temática relacionada, bien sea consejos, libros, poesía, humor, entre otros, del mismo modo, los administradores de grupos también confían en que las personas que aceptan en los grupos deben dar algún valor al contenido.

Como en la vida real, las personas en redes sociales sienten un poco de recelo al hacer algunas cosas, interactuar con desconocidos, realizar compras en línea, entre otros, sin embargo, este estudio determina que aún cuando existe desconfianza, muchos usuarios se atreven a interactuar y dar vida a un blog, foro o cualquier comunidad virtual.