Las redes sociales son sin duda una parte integral de nuestro día a día. Ahora más que nunca son estas las que nos permiten mantenernos conectados con el mundo y lo que en el sucede.

Ninguna red social se ha identificado nunca como una cadena de noticias. Pero, por ejemplo, igualmente suelen ser muy utilizadas para buscar información sobre lo que ha ocurrido más recientemente en el mundo. Además, se han transformado en una fuente de primera mano para conocer los comentarios que personalidades notorias han hecho al momento.

Igualmente, debido a la falta de regulaciones –ya que técnicamente solo son un canal de comunicación y no un medio– han hecho que las fake news puedan proliferar también en sus espacios. Para contrarrestarlo, las plataformas han buscado crear filtros de contenido que separen a las noticias falsas de aquellas provenientes de fuentes confiables.

No obstante, en este proceso, las redes se han debido inmiscuir en un punto que antes habían declarado no tocar: la regulación de la información. Actualmente, esta dualidad se maneja en básicamente todas las redes sociales y, según una reciente encuesta del Pew Research Center, también despierta la desconfianza de la mayoría de los estadounidenses.

¿Censura en las redes sociales?

La encuesta llevada a cabo durante este 2020 reveló que la mayoría de los ciudadanos de Estados Unidos consideran que las redes sociales censuran deliberadamente contenidos políticos en sus plataformas.

Específicamente, un 37% consideró que era “muy probable” que las plataformas de las redes aplicaran censuras a temas políticos. Sumado a este, otro 36% al menos vio como “algo probable” que esto ocurriera.

Asimismo, los resultados revelaron una marcada tendencia en la que los simpatizantes con el partido republicano fueron predominantes. La encuesta se encargó de dividir las respuestas según el partido político al que se encontrara afiliada o inclinada cada persona.

Para el caso de los republicanos, un sólido 90% de los encuestados respondió que veía esta situación como “muy probable”. Por su parte, en esta misma categoría quedó el 59% de los demócratas consultados.

Así fue como se pudo notar que tanto de un lado como del otro la mayoría porcentual se encontraba relativamente de acuerdo con respecto a esta situación. Por lo que, se puede ver que la desconfianza sobre la imparcialidad de las redes en temas políticos traspasa las afiliaciones particulares de los usuarios.

El clamor de los republicanos

Lo que hace particular el relativo acuerdo entre bandos es el hecho de que el reclamo principal proviene específicamente del bando republicano. Durante años, los conservadores han acusado a las redes sociales de apuntar a sus contenidos y de censurarlos más que a los de los demócratas.

Igualmente, aseveran que las diferencias de trato, y la censura, se disfrazan como controles para las fake news. La encuesta de Pew Researh Center revela entonces que tanto demócratas como republicanos son propensos a estar de acuerdo con estas acusaciones. Aunque no se puede negar que aquellos simpatizantes con los “agraviados” son mucho más uniformes en ese sentido.

El dilema continúa

Eventos como las elecciones estadounidenses del 2016 dejaron más que claro el poder de los medios, y cómo estos sí pueden participar de la vida política. Sin embargo, ni siquiera desde esa ocasión ha sido posible adquirir evidencia sólida que relacione a las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram o afines con actividades de censura dirigida a los mensajes republicanos o conservadores.

Por ahora, los casos que se citan siguen siendo anecdóticos y la evidencia objetiva brilla por su ausencia. Aun así, encuestas como las del Pew Research Center muestran que incluso sin una sola prueba contundente, la idea de las redes sociales como un ente regulador de la información –capaz de censurarla a su antojo– ya se ha vuelto común entre los ciudadanos.