Desde que surgió por primera vez en Wuhan a principios de año, el coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19, ha infectado a la asombrosa cifra de 22 millones de personas (y contando), con más de 777.000 muertes y casi 6,5 millones de casos activos presionando los sistemas de salud del mundo.

En lo que puede representar un inquietante cambio del curso de la pandemia, una nueva observación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la proporción de personas más jóvenes entre los infectados con el coronavirus ha venido incrementándose en las últimas semanas.

Agentes transmisores

En una sesión informativa virtual realizada este martes (18 de agosto), el doctor Takeshi Kasai, director regional de la OMS para el Pacífico Occidental, precisó que “la propagación del nuevo coronavirus está siendo impulsada cada vez más por personas de 20, 30 y 40 años que no saben que están infectadas porque no tienen síntomas o tienen síntomas leves”.

Debido a que muchas personas de este rango de edad solo presentan síntomas leves de COVID-19, se convierten inadvertidamente en agentes transmisores del coronavirus. Esto plantea un gran riesgo para las comunidades vulnerables de todo el mundo, especialmente los ancianos, los enfermos y aquellos que residen en áreas densamente pobladas y áreas rurales con poco o ningún acceso a la atención médica adecuada.

El aumento en el comportamiento de riesgo entre los jóvenes después de que se levantaron las restricciones se señala como una de las explicaciones a la tendencia observada.

Un reciente análisis, que involucró 6 millones de casos con información detallada reportada a la OMS entre el 24 de febrero y el 12 de julio, mostró un aumento en la proporción de niños y jóvenes infectados.

De acuerdo a estos datos, la proporción de niños afectados de 0 a 4 años aumentó del 0,3 al 2,2 por ciento, entre los niños de 5 a 14 años la tasa de infección pasó del 0,8 al 4,6 por ciento, mientras que los jóvenes de 15 a 24 años pasaron de 4,5 a 15 por ciento del total de casos analizados.

Una nueva fase

En Japón, Filipinas y el estado de Victoria en Australia, más de la mitad de las personas infectadas son menores de 40 años. De hecho, el 65 por ciento de los casos confirmados de infección coronavírica registrados en Japón entre julio y agosto corresponden a personas de 39 años o menos, informó la doctora Tamano Matsui, gerente del Programa de Información de Emergencias de Salud y Evaluación de Riesgos de la OMS.

Esto es particularmente preocupante, ya que estos grupos de edad tienen más probabilidades de tener síntomas leves o incluso no presentar ningún síntoma, y pueden potencialmente convertirse en una fuerza impulsora de la pandemia, debido a que la mayoría de ellos tienden a estar activos.

El señalamiento del aumento de la cantidad de jóvenes infectados por coronavirus fue hecha por el doctor Takeshi Kasai, director regional de la OMS para el Pacífico Occidental (en la imagen).

Por su parte, el doctor Kasai puntualizó algunas explicaciones posibles para estas tendencias, incluyendo un aumento en el comportamiento de riesgo entre los jóvenes después de que se levantaron los encierros y otras medidas sociales y de salud pública, la ampliación de la disponibilidad de pruebas y el incremento de la propagación del COVID-19 en las comunidades.

Al mismo tiempo, el alto funcionario sanitario calificó que esta tendencia no es el simple reflejo de un resurgimiento de los casos, sino una señal de que hemos entrado en una nueva fase de pandemia.

No obstante, apuntó que los países ahora están mejor preparados para reducir la alteración de las vidas de personas y economías al combinar la detección temprana y tener una mejor respuesta en el control de las infecciones.

Referencia: Coronavirus pandemic now driven by younger adults: WHO. Reuters, 2020. https://reut.rs/2CBdv6A