Sin lugar a dudas, Estados Unidos es el país que ha sido más afectado por la pandemia del COVID-19. A estas alturas, la nación cuantifica casi 5,5 millones de contagiados. Asimismo, sus 171 mil fallecidos ya representan más de un quinto del total de muertes por coronavirus reportadas en el mundo.

En medio de esta crisis, los sistemas de salud de Estados Unidos colapsan mientras una lucha no solo política sino social se desencadena en su territorio. Esta nación, a pesar de ser la más afectada por el COVID-19 ha demostrado tener una de las poblaciones más renuentes cuando hablamos de respetar o aceptar las medidas de prevención y control.

Por este motivo, se han creado grupas que defienden causas como el rechazo a los tapabocas o la reapertura económica a pesar de la pandemia. Constantemente se discute entonces en el país qué tan útiles son las medidas preventivas y de contención tomadas y qué tanto daño colateral a la economía estas podrían causar después.

Uno de los defensores de esta postura es el Premio Nobel de Química, Michael Levitt. Este biofísico incluso se ha vuelto noticia por unos de sus más recientes tuits en los que predice que el final de la pandemia en EE.UU. podría estar a solo una semana de distancia.

La predicción de Michael Levitt

En un primer tuit publicado el 25 de julio, Levitt asegura que, según sus proyecciones, la cantidad de muertes por coronavirus podría disminuir drásticamente en tan solo cuatro semanas.

Asimismo, en este tuit comentaba que esto podría marcar un final para los problemas del desbordado sistema de salud estadounidense. Con una disminución en el conteo de muertes, aunque las infecciones continuaran, técnicamente el país podría volver a entrar lentamente en su “normalidad”.

Ahora, Levitt ha publicado recientemente una continuación al tuit antes mencionado en el que presenta al 25 de agosto como la fecha del fin definitivo. Dentro del tuit, también coloca un link a la página oficial de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) en la que se habla específicamente de las cifras del “exceso de muertes” en Estados Unidos.

“Consciente de mi predicción, aquí están los datos más recientes de los CDC (con fecha del 1 de agosto y publicados el 12 de agosto) https://cdc.gov/nchs/nvss/vsrr/covid19/excess_deaths.htm#dashboard. Corregido por retrasos, el exceso de muerte está cerca de la línea de base, por lo que puede haber terminado para el 25 de agosto. La muerte por causas cardiovasculares reportada es 169,350, por lo que mi estimación es demasiado baja. Aún feliz, la muerte de COVID19 podría terminar pronto”.

Según las predicciones de Levitt, la mortalidad del COVID-19 en EE.UU. podría haber ya pasado su pico. Su predicción indica que los reportes de muertes, que se encuentran en más de 1.000 por día, podrían pronto bajar drásticamente. Como consecuencia, el “exceso de muertes” pronto se ubicaría bajo la línea de normalidad y se podría hablar de que el problema se ha controlado.

¿Qué tiene que ver el registro del “exceso de muertes” con el fin de una pandemia?

Según la página de los CDC, el “exceso de muertes” es:

“(…) la diferencia entre el número observado de muertes en períodos de tiempo específicos y el número esperado de muertes en los mismos períodos de tiempo”.

Para el caso del COVID-19, con este sistema se pueden equilibrar los casos no reportados de muertes asociadas al COVID-19, con los fallecimientos reportados y también los ocasionados por otras causas. Gracias a esto, es posible tener una idea más clara de la verdadera mortalidad de la enfermedad, incluso si cada caso individual no se reporta. Para ser más específicos, en la plataforma se explica:

“Las estimaciones del exceso de muertes pueden proporcionar información sobre la carga de mortalidad potencialmente relacionada con la pandemia de COVID-19, incluidas las muertes que se atribuyen directa o indirectamente a COVID-19”.

Si el exceso de muertes quedara por debajo de los niveles esperados o estimados, se podría hablar, en este caso, de que la mortalidad por COVID-19 ha disminuido.

¿Esto significa que el coronavirus desaparecerá de EE.UU. el 25 de agosto?

No. Levitt ha hecho mención a un posible descenso del exceso de muertes basado en los números y reportados por los CDC en los últimos meses, así como en modelos de estimación matemática destinados a encontrar patrones.

Su teoría se sustenta en que los virus naturalmente tienen un ciclo de vida y que el del SARS-CoV-2 parece estar llegando a su fin en Estados Unidos. Pero, esta se trata de una afirmación complicada, sobre todo al tratarse de un elemento como el nuevo coronavirus, que incluso ahora, luego de meses de estudio continuo e intensivo, sigue revelando nuevas aristas de su naturaleza a la ciencia.

Sobre Michael Levitt

En la actualidad Michael Levitt trabaja como profesor de biofísica en la Universidad de Stanford y es miembro tanto de FRS como de la Academia Nacional de EE. UU. En el 2013 fue laureado junto a Arieh Warshel y Martin Karplus con el Premio Nobel de Química.

Desde el inicio de la pandemia, Levitt ha sido un detractor de las medidas de cuarentena al considerar que “El confinamiento estricto es el que es peligroso”, según le comentó a BBC Mundo durante una entrevista en julio de este año.