El día de hoy, se ha presentado una nueva demanda en contra de Facebook y tres empresas de verificación de hechos por censurar publicaciones de salud pública veraces y tergiversar las publicaciones efectuadas por el Children’s Health Defense (CHD) en contra de las vacunas.

De acuerdo con la fuente, CHD presentó este lunes una demanda ante el Tribunal Federal de San Francisco acusando a Facebook, a su CEO Mark Zuckerberg y a las empresas de verificación de hechos, PolitiFact, Science Feedback y Poynter Institute por censurar su contenido y decrementar las visitas a su página.

Facebook recibe una nueva demanda por censura

CHD es una organización estadounidense sin fines de lucro fundada por Robert F. Kennedy Jr., reconocida por su activismo antivacunas, cuya finalidad es la de exponer irregularidades y corrupción en compañías farmacéuticas, de telecomunicaciones y agencias de salud pública, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la fuente, en esta demanda CHD acusa a la compañía de Menlo Park de marcar la página de CHD con la etiqueta de “esta página publica sobre vacunas”, añadir un enlace al sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y deshabilitar la capacidad de la organización para recaudar fondos.

Advertencias, etiquetas y supresión del botón de donaciones como causa

Mientras que, las empresas de verificación de hechos agregaron advertencias a algunos contenidos etiquetados como falsos, lo cual contribuyó de forma significativa en la “reducción drástica”, del 95% del tráfico de la página web del sitio de CHD.

Es por ello, que CHD señala que a través de estas implementaciones Facebook y las empresas de verificación de hechos ofrecen una impresión “falsamente despectiva” de la organización marcandola como no confiable y promotora de afirmaciones científicas incorrectas.

Finalmente, la empresa de Kennedy señala que Facebook y el gobierno se “confabularon para silenciar a CHD y sus seguidores”, y que estas medidas implementadas por Facebook y las compañías de verificación atentan contra la Primera Enmienda, la cual prohíbe al gobierno censurar el discurso privado, particularmente aquel que critica las políticas o a los funcionarios del gobierno.