Crédito ilustración: Isa/Fonoma.

Ahora que Telegram ha estrenado su propia función de videollamadas, la competencia con WhatsApp se reaviva. Este contrincante, que lleva ya años poco a poco ganando terreno, se enfrenta de nuevo cara a cara a WhatsApp para determinar quién ofrece el mejor servicio –y también el más eficiente–.

El nuevo foco de este enfrentamiento comparativo es la función de videollamadas de ambas plataformas de mensajería. Telegram apenas ha anunciado oficialmente su esperada llegada a la versión alfa de la app y ya se están estableciendo comparaciones sobre su calidad y la de WhatsApp.

Entre ellas, uno de los temas más recurrentes es la cantidad de datos que se invierten en cada llamada de video. Por lo que parece, la calidad de las imágenes en Telegram es mayor, por lo que, ¿podría WhatsApp seguir siendo la opción más económica en este ámbito o Telegram habrá descubierto un secreto que a su rival se le escapó?

Las videollamadas de WhatsApp

Las videollamadas de WhatsApp han sido un aliado inigualable durante estos tiempos de pandemia, en los que las oportunidades de ver a los amigos y la familia se han reducido considerablemente.

La empresa lleva años con su servicio de videollamadas activo, sin embargo, solo han pasado un par de meses desde que ha activado una de sus funciones más notorias: las videollamadas grupales. Por los momentos, la app permite que hasta 8 personas se conecten en el mismo chat para poder compartir en simultáneo.

A pesar de que la anterior es una función altamente útil (sobre todo ahora) también viene con sus inconvenientes. Por ejemplo, la calidad general de las videollamadas es muy baja y el ancho de banda suele reducirse mucho cuando se trabaja con las llamadas grupales.

Asimismo, esta función de videollamadas, a pesar de los años que lleva activa, no se encuentra disponible en WhatsApp Web. Por lo que, por ahora, solo se la puede disfrutar desde el móvil.

Tarde pero seguro – Apuntando a la perfección

Desde hace ya algunos años WhatsApp, la app de mensajería más utilizada en el mundo, lanzó para todos sus usuarios la función de videollamadas en su plataforma para celulares. Con esto, por años, se ha logrado diferenciar de Telegram y continuar ofreciendo un valor extra que su gran rival no tenía.

Por su parte, Telegram sí tenía en la mira un servicio de videollamadas, pero no tenía prisa. A diferencia de su competidor, la empresa de Pavel Durov se enfocó en crear un producto de calidad, y funcionamiento casi perfecto, con el que entregar una experiencia de usuario inigualable, aunque esto les tomara más tiempo.

Hace tan solo un par de semanas el proceso de creación y pruebas finalmente culminó, por lo que la función se estrenó oficialmente en la versión general de la app.

El debut de las videollamadas de Telegram

Con la llegada de la versión 7.0 de Telegram se presentaron las esperadas videollamadas, pero no llegaron como una novedad aislada. De hecho, junto con la posibilidad de realizarlas también se presentaron nuevos stickers y emojis animados que se pueden utilizar durante las conversaciones.

Asimismo, la calidad de imagen llega a ser muy similar a la que normalmente captaría la cámara del equipo que se use. Por lo que, en general, se obtiene una resolución mucho más nítida y de mejor calidad.

Por si esto fuera poco, la versión inicial de la función de videollamadas ya ha incluido en sus funciones la conexión multiplataforma. Es decir que se puede utilizar tanto desde el celular como desde la tablet o desde la PC sin problemas.

Privacidad, eficiencia y calidad

Como lo hemos mencionado antes, Telegram no ha liberado esta función hasta sentirse totalmente listo. Por lo que, no es una sorpresa que también sus funciones de privacidad se encuentren entre las más desarrolladas y eficientes.

Al igual que con los mensajes de voz de la app, cada videollamada estará cifrada para asegurar la privacidad de los usuarios y la seguridad de sus datos. Para que estos puedan saber que están seguros, el sistema se manejará de forma muy simple. Cada usuario tendrá en su pantalla una secuencia de 4 emojis. Mientras esta sea exactamente la misma, los usuarios podrán saber que sus datos no han sido intervenidos en el camino y que, por tanto, nadie espía ni roba su información.

Pero, ¿qué aplicación consume menos datos?

Ya solo con lo antes mencionado se puede ver que Telegram ha llegado con todo para superar a WhatsApp en el terreno de las videollamadas. No obstante, ¿tantas funcionalidades y una calidad de imagen superior no harán a las llamadas mucho más pesadas? Tal parece que no.

En general, el consumo de datos máximo de una llamada de Telegram puede ser de 200 KB/s. La aplicación se ha encargado de asegurar esto al colocar un tope para la subida y bajada de información en 100 KB/s para cada una. Tomando en cuenta que la subida no siempre llega a 100, sino que se mantiene más cerca de los 50 KB/s, podemos ver que cada llamada se mantiene controlada y bajo el máximo del consumo de datos. En total, se calcula que cada minuto de videollamada en Telegram consume unos 10,8 MB.

Por su parte, de forma general, WhatsApp tiende a tener promedios de subida y bajada de datos de hasta 140 KB/s cada uno. Debido a esto, su consumo general ya supera los 200 KB/s topes fijados por su competencia. Asimismo, con estas cifras, WhatsApp suele gastar por minuto unos 15,6 MB.

Un gasto 45% menor

Al mirar las cifras de gasto por minuto de ambas apps de mensajería es más que claro que Telegram ofrece un consumo de datos mucho menor (45% menos de lo que gasta WhatsApp). Como guinda para esta oferta, el servicio de Telegram, con apenas semanas de haber llegado al mundo, ya ofrece un rendimiento mucho mayor y de más calidad que el de WhatsApp.

Por ahora, lo único que mantiene a WhatsApp en el tope es que ofrece las ya mencionadas llamadas grupales, mientras que Telegram se ha limitado a las llamadas uno-a-uno. Sin embargo, sabemos que es cuestión de tiempo para que la empresa saque su propia versión de este servicio también. Quizás tengamos que esperar un poco más por él, pero Telegram se empeña en demostrar que dicha espera vale la pena.