Sabemos que en todo mundo se realizan grandes esfuerzos por desarrollar vacunas y terapias para combatir la enfermedad COVID-19. Muchos podrían pensar que esto se limita a las grandes metrópolis, pero en los últimos meses investigadores de Costa Rica han trabajado sin descanso para producir una formulación terapéutica de anticuerpos equinos contra el SARS-CoV-2, el patógeno que causa la enfermedad coronavírica.

Recientemente, autoridades sanitarias costarricenses informaron que dos formulaciones desarrolladas por el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad estatal de Costa Rica mostraron resultados promisorios en un laboratorio de la Universidad George Mason, en Estados Unidos.

Obteniendo anticuerpos

Hace casi cuatro meses, los investigadores inmunizaron a dos grupos de caballos con proteínas modificadas genéticamente del virus SARS-CoV-2. Un grupo recibió solo una porción de la proteína S1, que forma los distintivos “picos” en la superficie del virus, mientras que el otro grupo de animales recibió 4 proteínas del coronavirus, incluida la S1.

En total, la planta produjo 1.000 viales de 10 mililitros de anticuerpos equinos purificados.

Después de cuatro rondas de inoculaciones administradas cada dos semanas, los caballos produjeron el nivel deseado de anticuerpos. En este punto, se extrajo su sangre y los glóbulos rojos se separaron del plasma y se devolvieron a los caballos.

En la planta farmacéutica, los investigadores utilizaron una tecnología desarrollada por el Instituto Clodomiro Picado para separar los anticuerpos de otras proteínas en el plasma y luego purificarlos para obtener la formulación terapéutica para pruebas en humanos.

Virus neutralizado

En total, la planta produjo 1.000 viales de 10 mililitros de anticuerpos equinos purificados. La mitad de ellos tenía anticuerpos contra la proteína S1 y la otra mitad contenía las cuatro proteínas presentes en el coronavirus.

Si los resultados de estas primeras pruebas son positivos, la investigación pasará a un ensayo clínico a gran escala que incluya a cientos de pacientes.

Para probar la eficacia de los anticuerpos equinos, se enviaron algunos viales al Centro Nacional de Biodefensa y Enfermedades Infecciosas de la Universidad George Mason (NCBID). Al respecto, el investigador Charles Bailey, profesor de biología y director ejecutivo del NCBID, explicó:

“La prueba que realizamos en las muestras se llama prueba de neutralización por reducción de placa, PRNTest. Expusimos los anticuerpos producidos en caballos a varias diluciones del virus SARS-CoV-2 en cultivos celulares y evidenciamos que el virus fue neutralizado”.

Sobre la base de estos resultados los investigadores tienen programado iniciar un ensayo clínico de Fase 1 en la que examinarán la seguridad y eficacia en un grupo de 26 pacientes con COVID-19 que han sido hospitalizados, pero no ingresados ​​en una unidad de cuidados intensivos.

Los resultados se esperan para finales de septiembre. Si son positivos, la investigación pasará a un ensayo a gran escala con cientos de pacientes, y si se demuestra que los anticuerpos equinos son efectivos, el Instituto Clodomiro Picado podría inmunizar a más caballos para escalar y producir suficientes para cubrir la demanda de Costa Rica, y probablemente la de sus vecinos.

Referencia: Análisis revelan que los sueros contra el coronavirus producidos por la UCR inhiben el virus. Universidad de Costa Rica, 2020. https://bit.ly/3hhVQAd