Megafiesta en Wuhan. Foto: AFP.

El 23 de enero, el gobierno de China decidió cerrar por completo la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, debido al brote de SARS-CoV-2, que para entonces ya había logrado traspasar los límites del país.

Durante varias semanas, las autoridades aplicaron medidas de control extremas, parte de las cuales impedían la entrada o salida de sus límites a cualquier persona. Las fábricas no esenciales detuvieron sus operaciones, los servicios de transporte estaban deshabilitados y la ciudad de 11 millones de habitantes exhibía calles desoladas.

La medida fue aplaudida por la Organización Mundial de la Salud, aunque reconoció que un bloqueo tan drástico representaba algo nuevo para la ciencia, por lo que lo que aún era necesario observar sus resultados.

Y según las cifras oficiales emitidas por las autoridades chinas, la estrategia surtió efecto. Para el 8 de abril, tras tres meses de encierro, se reanudaron todos los transportes y los habitantes pudieron salir nuevamente siguiendo ciertos cuidados.

Y aunque hubo brotes posteriores, los informes sugieren que las autoridades lograron controlarlos de manera oportuna. Desde entonces, no se han registrado nuevos casos en el que se considera el sitio de origen del coronavirus, y tal parece que la cautela anterior también se ha perdido.

Nuevas imágenes muestran una fiesta masiva que se realizó en un parque temático de la ciudad de Wuhan celebrada el fin de semana pasado. Y contrario a lo que vimos al principio de la pandemia, nadie se mantenía lejos de nadie. Los asistentes no respetaron ninguna de las medidas de seguridad básicas, lo que ha llamado la atención de los medios y los expertos en salud.

Descuentos y entradas gratis para reactivar la economía

El parque temático Maya Beach, en Wuhan, recibió a miles de personas que bailaron en traje de baño sin ningún tipo de medida de seguridad contra COVID-19. Foto: AFP.

Muchos ciudadanos chinos continúan apegados a las recomendaciones de las agencias sanitarias, limitando sus viajes y vistiendo sin tapujos sus mascarillas al salir a la calle. Sin embargo, las fotos compartidas por la AFP este fin de semana dan una imagen totalmente incongruente en medio de una pandemia.

Las autoridades chinas buscan reactivar la economía de la ciudad, una de las más pobladas del país, que como es de esperar sufrió los efectos de los bloqueos aplicados a principios de este año. Hasta ahora se sabe que se están ofreciendo entradas gratuitas a cientos de sitios turísticos como parte de su estrategia.

El parque acuático Maya Beach, ubicado en Wuhan, reabrió en junio recibiendo a solo el 50 por ciento de su capacidad, según han informado los medios locales. Para atraer más gente en medio de la crisis, ha aplicado ofertas como un 50 por ciento de descuento para las mujeres.

Este fin de semana, Maya Beach estuvo repleto de personas en traje de baño, flotando en chalecos salvavidas sobre el agua, bailando al ritmo de música electrónica sin respetar distancias físicas y mucho menos el uso de mascarillas.

Riesgos de nuevos brotes

El distanciamiento social ha sido la regla de oro en la pandemia de COVID-19, pero los habitantes de Wuhan muestran poco apego a ella. Foto: AFP.

Muchos estarán felices por la aparente victoria del país frente a la enfermedad, pero muchos otros están de acuerdo en que una celebración de tal magnitud supone un elevado riesgo de nuevos brotes. Recordemos que en mayo, a tan solo semanas de haber aliviado las restricciones en Wuhan, se registraron nuevos casos de COVID-19, ¿cuánto más podría ocurrir en una reunión masiva como la celebrada el fin de semana?

«¡Así es como provocamos una segunda o tercera ola! Es inteligente …», escribió un usuario en Twitter como respuesta a las fotos donde posaban muchas personas apiladas en una piscina que parecían muy divertidas.

En efecto, China ha superado la emergencia sanitaria, pero este evento podría significar un retroceso importante de todo lo logrado hasta ahora. Si bien se les ha permitido volver a la normalidad, aún no se ha aprobado ninguna vacuna oficialmente. ¿Qué ha pasado con reglas de oro como la distancia física y las mascarillas? ¿Se aplicó algún tipo de criterio para la asistencia a esta fiesta?

Una nota previa de la AFP también revela que poco a poco, los habitantes del primer epicentro de la pandemia se desligan cada vez más del uso de mascarilla mientras vuelven a sus actividades. Mientras tanto, el coronavirus, que ha infectado a más de 21 millones de personas y ha causado más de 777 mil muertes en todo el mundo, sigue propagándose.

Referencia:

Polémica macrofiesta tecno en Wuhan, donde empezó la pandemia. https://www.afp.com/es/noticias/17/polemica-macrofiesta-tecno-en-wuhan-donde-empezo-la-pandemia-doc-1wk2ja3