La pandemia del COVID-19 para estos momentos ya acumula a más de 21 millones de personas contagiadas. Asimismo, los fallecidos por su causa ya sobrepasan los 770 mil. A estas alturas, la renombrada segunda ola del coronavirus parece estar llegando y, aunque ya existen variadas opciones para una vacuna, ninguna es una alternativa totalmente segura e infalible aún.

Por esto, las medidas de control y prevención siguen siendo factores vitales si se desea mantener a la pandemia a raya. Para este caso, nos detendremos específicamente en las pruebas de despistaje y seguimiento que se realizan para detectar casos asintomáticos o tempranos de COVID-19.

Debido a la escases de estas pruebas –Ya sea por lo costoso de su manufactura o su utilización– muchas veces los casos de coronavirus no se detectan en su totalidad. Según los expertos, para que esto pudiera ser efectivo en espacios como, por ejemplo, los Estados Unidos (foco principal de la pandemia en Latinoamérica y el mundo) tendrían que hacerse por lo menos 4 millones de pruebas al día.

Hasta ahora, lograr una cifra como esta era imposible. Sin embargo, con el test rápido de saliva recientemente presentado por la Escuela de Salud Pública de Universidad de Yale, y publicado como una preimpresión en MedRxiv, las cosas podrían cambiar.

FDA aprueba de emergencia el test SalivaDirect

Crédito: Shutterstock/JHDT.

SalivaDirect es el nombre que han elegido para el test rápido de saliva que ha diseñado el equipo de investigadores de la Universidad de Yale. Con este, en tan solo minutos y sin maquinarias complicadas, el personal de salud podría tener acceso a una prueba confiable para saber si sus pacientes han dado positivo al SARS-CoV-2 (coronavirus causante del COVID-19).

Lo que ha hecho destacar a este test es que ya cuenta con la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Esto habla positivamente de la calidad de la prueba y la posiciona como una alternativa segura y confiable para detectar hasta casos asintomáticos de COVID-19.

Ahora también se está trabajando con esta prueba y los miembros (jugadores y trabajadores) de la NBA. Ahora, debido a su alta tasa de éxito y precisión, se la busca validar por completo como una herramienta de detección también de casos asintomáticos.

Por ahora, con la autorización de la FDA, ya no solo el laboratorio de Yale tendrá la posibilidad de utilizar esta prueba. Es decir que, cualquier entidad que la necesite tendrá la libertad de ponerla en uso como herramienta de despistaje.

Las ventajas del test SalivaDirect

“Como la saliva es rápida y fácil de recolectar, nos dimos cuenta de que podría cambiar las reglas del juego en el diagnóstico de COVID-19”.

Esto es lo que ha comentado Anne Wyllie, investigadora científica asociada al estudio, al dar una perspectiva sobre las bases que sustentaron el enfoque de este. Apoyados en esto, el equipo de investigación diseñó la prueba para que no solo fuera más veloz, sino mucho menos costosa que las tradicionales pruebas de hisopado nasofaríngeo.

Según sus expectativas, los reactivos apenas deberían costar un par de dólares por muestra. Igualmente, prevén que los laboratorios podrían cobrar unos 10 dólares en total por la prueba.

 “Si se pueden implementar alternativas baratas como SalivaDirect en el país, finalmente podremos controlar esta pandemia, incluso antes de una vacuna”.

Esta es la perspectiva que ofrece el profesor asistente, Nathan Grubaugh, quien también participó en la investigación. Finalmente, los investigadores comentan que no esperan que este sistema se distribuya de forma comercial, sino que apuntan a que se convierta en una ayuda para los más necesitados.

El siguiente paso

Chantal Vogels y Doug Brackney, becaria postdoctoral y profesor clínico asistente de Yale respectivamente, han declarado también que:

“Esto comenzó como una idea en nuestro laboratorio poco después de que descubrimos que la saliva era un tipo de muestra prometedor para la detección del SARS-CoV-2, y ahora tiene el potencial de usarse a gran escala para ayudar a proteger la salud pública. Estamos encantados de hacer esta contribución a la lucha contra el coronavirus”.

Para dar el siguiente paso en esta dirección, el equipo de investigación se unirá con el laboratorio Jackson de Medicina Genómica en Farmington, Connecticut. De este modo, podrán probar cómo resulta el utilizar la prueba en grupos más grandes y si esta conserva su precisión luego de esto. Para referirse a esto, el director del laboratorio, Charles Lee, ha declarado:

Debemos seguir inventando e implementando nuevas formas de realizar pruebas de SARS-CoV-2 de forma más rápida, más económica y con mayor accesibilidad, mientras se mantiene una precisión de prueba aceptable”.

Referencias:

SalivaDirect: Simple and sensitive molecular diagnostic test for SARS-CoV-2 surveillance: https://doi.org/10.1101/2020.08.03.20167791

Simply saliva: stability of SARS-CoV-2 detection negates the need for expensive collection devices: https://doi.org/10.1101/2020.08.03.20165233