El virus de inmunodeficiencia humana, conocido como VIH, afecta principalmente el sistema inmunitario y puede desencadenar el síndrome de inmunodeficiencia humana, haciendo a los pacientes vulnerables a infecciones graves y cánceres.

Por supuesto, esto se puede evitar si se recibe el tratamiento oportuno antes que se desarrolle el síndrome. El problema es que no todos tienen acceso a una atención médica de calidad que permita detectar a tiempo la infección de VIH y tomar cartas en el asunto, y un claro ejemplo de ello es África.

En África subsahariana, por ejemplo, las coinfecciones de VIH y malaria son muy comunes en las mujeres embarazadas. Y ahora un equipo de investigadores del Penn State College of Medicine ha encontrado una nueva enfermedad relacionada con este cuadro particular.

El estudio publicado en la revista BMC Pregnancy and Childbirth revela que las mujeres embarazadas de África subsahariana con malaria y VIH también tienen una mayor prevalencia de anemia que las mujeres embarazadas sin dichas infecciones.

VIH, malaria, embarazo y anemia en mujeres de África subsahariana

baby clinging on back
En África subsahariana, las coinfecciones de VIH y malaria son comunes en mujeres embarazadas.

Los investigadores extrajeron información de encuestas demográficas y de salud realizadas en 2012 y 2017 en siete países del África subsahariana, así como de análisis de muestras de sangre de 947 mujeres embarazadas, de entre 15 y 49 años.

Los resultados del análisis revelan una asociación entre la malaria y una mayor prevalencia de anemia durante el embarazo, pero esta última fue mayor en mujeres embarazadas con coinfección por malaria y VIH, las cuales representaron el 60 por ciento de las incluidas en el estudio. En cambio, la porción de mujeres embarazadas con anemia pero sin coinfecciones fue menor, de 45 por ciento.

“Las mujeres embarazadas en el África subsahariana sufren una doble carga de infecciones por malaria y VIH, y estas infecciones interactúan entre sí para causar anemia”, dijo el Dr. Paddy Ssentongo, estudiante de doctorado en epidemiología que lideró el estudio.

Infecciones que debilitan las células inmunitarias y glóbulos rojos

La asociación no es necesariamente extraña. La anemia ocurre cuando el cuerpo carece de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar el oxígeno que necesitan los tejidos, y esto da lugar a fatiga. Y enfermedades como el VIH y la malaria pueden destruir los glóbulos rojos y desencadenarla.

Los investigadores destacan que esta interacción es sinérgica y bidireccional. La malaria aumenta la carga viral del VIH, dando lugar a una disminución de células inmunitarias y mayor inflamación. Mientras que el VIH, al debilitar las defensas, contribuye a casos más frecuentes y graves de malaria, lo que afecta directamente a los glóbulos rojos y reduce la tasa de producción.

Confirmar esta conexión es, sin lugar a dudas, útil, ya que puede ayudar a tomar acciones que puedan reducir riesgo de muerte en mujeres embarazadas y prevenir el bajo peso al nacer y el deterioro neurocognitivo de los bebés como consecuencia de la anemia.

Referencia:

Associations of malaria, HIV, and coinfection, with anemia in pregnancy in sub-Saharan Africa: a population-based cross-sectional study. https://bmcpregnancychildbirth.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12884-020-03064-x