Mientras varias regiones del mundo experimentan segundas olas de COVID-19, los científicos siguen indagando en tratamientos eficaces para atender a los enfermos a esperas de una vacuna.

Uno de los métodos aplicados ha sido revisar los registros de medicamentos preexistentes, diseñados en el pasado para atacar otras enfermedades, y hacer simulaciones para determinar su eficacia contra el coronavirus. De esta forma, se han logrado identificar compuestos prometedores para abordar la enfermedad durante la pandemia.

Esta vez un equipo de investigadores de la Escuela de Ingeniería Molecular Pritzker la Universidad de Chicago llevó a cabo una serie de simulaciones informáticas para identificar un fármaco que podría acelerar la recuperación de los pacientes de COVID-19. Sus hallazgos se publican en la revista Science Advances.

Un punto débil en el coronavirus

Los investigadores identificaron primero una debilidad del coronavirus, dando con su principal proteasa: Mpro, una enzima que juega un papel clave en la vida del virus facilitando la transcripción de su ARN y la replicación de su genoma dentro de las células que invade.

Luego identificaron un fármaco prometedor para atacar esta enzima llamado Ebselen. Se trata de una molécula con propiedades antivirales, antiinflamatorias, antioxidantes, bactericidas y protectoras de las células.

Dadas estas características, Ebselen se utiliza para tratar varias enfermedades, incluida la pérdida auditiva y el trastorno bipolar. Además, cuando se mezcla con la plata, sirve como tratamiento alternativo contra bacterias Gram-negativas resistentes a los antibióticos.

Capaz de reducir una enzima vital del coronavirus

Para observar con mayor detalle las interacciones que podrían ocurrir entre dicho compuesto y la enzima, los investigadores desarrollaron modelos detallados de ambos. Entonces los introdujeron en supercomputadoras en los que simularon el contacto. Fue así como descubrieron que la pequeña y versátil molécula de Ebselen también es capaz de disminuir la actividad de la Mpro.

“Además de unirse al sitio catalítico de la enzima, Ebselen también se une fuertemente a un sitio distante, lo que interfiere con la función catalítica de la enzima al depender de un mecanismo en el que la información se transporta desde una región de una molécula grande a otra región lejana alejarse de él a través de sutiles reorganizaciones estructurales “, explica el profesor Juan de Pablo, líder la investigación.

El trabajo reveló una vulnerabilidad del virus que antes no se conocía, y propone un tratamiento potencial para atacarla. Sin embargo, la protesa es una de las muchas proteínas del virus que podrían ser atacadas con medicamentos existentes, y Ebselen no es el único medicamento que podría utilizarse. Es por ello que las investigaciones deben continuar hasta dar con el más eficaz.

Referencia:

Preexisting drug shows promise in fight against COVID-19. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2020-08/uoc-pds081420.php