Las investigaciones para poder contrarrestar con cada vez más eficacia problemas de salud como el cáncer nunca se detienen. En los últimas décadas los avances han sido significativos y no han sido pocos los nuevos procedimientos, herramienta y medicamentos que se han desarrollado para este fin.

No obstante, esto no implica que el mundo haya llegado a la meta en lo que a tratar el cáncer respecta. Como se sabe, este se puede manifestar en cualquier parte del organismo y, como tal, trae sus propias complicaciones en cada sector. Asimismo, no utiliza exactamente los mismos mecanismos para invadir las células saludables, por lo que un tratamiento único no es la opción.

Es acá donde la reciente investigación publicada en la revista científica Leukemia se vuelve particularmente notoria. Gracias a ella, se podrían desarrollar más y mejores tratamientos contra el linfoma de células T asesinas naturales (NKTCL, según sus siglas en inglés).

La iniciativa de la investigación vino del Centro Nacional del Cáncer de Singapur (NCCS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, durante la investigación Hong Kong, China y Corea del Sur también prestaron su colaboración para llevar a cabo el proyecto.

Combatiendo el linfoma de células T/naturales asesinas

El NKTCL también conocido como linfoma no Hodgkin se trata de uno de los tipos de cáncer de sangre más raros y menos tratables. Este se muestra particularmente agresivo y, por lo general, al menos el 70% de los que han recibido este diagnóstico fallecen durante los primeros 3 años. Por si fuera poco, del 30% que logra recuperarse también se encuentra en riesgo debido al alto porcentaje de recaídas que se generan con esta condición.

En la actualidad, gran parte de este problema se debe a que no existe una terapia que ataque directamente a este cáncer. Ahora, generalmente se recomienda una combinación entre radioterapia y quimioterapia. No obstante, la nueva investigación se ha salido de este molde y ha propuesto la inmunoterapia como una tercera y más prometedora alternativa.

Buscando biomarcadores confiables

Uno de los primeros pasos de la investigación ha sido identificar un biomarcador confiable con el cual poder medir la efectividad de los tratamientos. Para esto, vino como anillo al dedo el gen PD-L1 y la mutación de este.

A lo largo del estudio, comprobaron que la presencia de este señalaba a pacientes más propensos a tener una respuesta positiva a la inmunoterapia. Para hacer referencia a esto el autor principal del estudio, el doctor Ong Choon Kiat, del Laboratorio Traslacional Genómico de Linfoma, declaró:

“El estudio de cómo los pacientes con NKTCL responden a la inmunoterapia se ha limitado hasta la fecha. Nos complace que nuestro estudio haya identificaron biomarcadores sólidos que mejoran de manera confiable la selección del tratamiento para los pacientes que tendrán una alta probabilidad de responder positivamente”.

Explorando las capacidades de la inmunoterapia

Por su parte, para determinar si la inmunoterapia era o no prometedora, los investigadores se enfocaron en el anticuerpo monoclonal anti-PD-1 conocido como pembrolizumab. Este mostró ser una alternativa altamente efectiva cuando los tratamientos tradicionales (quimio y radioterapia) ya no surtían en efecto deseado.

Igualmente, se mostró útil incluso en casos refractarios o de recaída. Además, por si fuera poco, algunos casos incluso terminaron en una remisión de la enfermedad. Por lo que, las terapias de inmunoterapia mostraron ser capaces de promover hasta las recuperaciones completas de los pacientes.

Los prometedores resultados

Al estudiar en profundidad la inmunoterapia, encontraron alteraciones estructurales en el ya mencionado gen PD-L1 de los pacientes que respondieron positivamente a la inmunoterapia. En total, la investigación se llevó a cabo con 19 pacientes de los cuales 9 (47%) respondieron positivamente a la terapia. Asimismo, de estos, 7 incluso alcanzaron una recuperación completa gracias al tratamiento. Por lo que, queda comprobado al menos a pequeña escala que la terapia inmunológica puede ser una solución factible para este agresivo tipo de leucemia.

Este nuevo conocimiento médico “proporcionará a los pacientes con esta forma agresiva de cáncer de la sangre, beneficios significativos en términos de resultados de salud y ahorro de costos”, comentó el profesor William Hwang, director médico del Centro Nacional del Cáncer de Singapur. Ahora, el equipo de investigadores espera extender su estudio hasta otros tipos de cáncer como el de próstata, de ovario y de pulmón.

Referencia:

Whole-genome sequencing identifies responders to Pembrolizumab in relapse/refractory natural-killer/T cell lymphoma: https://doi.org/10.1038/s41375-020-1000-0