La contaminación de los suelos, las aguas y el aire es un problema que nos atañe a todos. En estos tiempos tan particulares de pandemia, hemos podido ver ejemplos de la naturaleza reclamando de nuevo sus espacios –usualmente ocupados por humanos–.

Pero, igualmente, también hemos tenido muestras de los efectos a largo plazo que han causado nuestras acciones, como el aumento de las temperaturas en todo el globo y el derretimiento de los glaciares, además de cambios en los patrones climáticos y en las rutas de migración de los animales.

Ahora, una investigación realizada por la Universidad de Georgia y publicada en Microbial Biotechnology trae a la mesa un nuevo problema. Según las muestras y datos que se pudieron recuperar, la polución y la contaminación de los suelos están aumentando las resistencias de las bacterias. Por lo que, los antibióticos usuales cada vez serán menos útiles contra estas.

Aumenta la contaminación – Las bacterias se fortalecen

A través de un análisis genómico, fue posible identificar las bacterias que se encontraban en las cercanías del río Savannah del Departamento de Energía de Estados Unidos, en Aiken, Carolina del Sur. Allí los niveles de contaminación de los suelos con metales pesados solo se vieron equiparados por la cantidad exorbitante de huéspedes bacterianos que habitaban el terreno.

Por si fuera poco, al analizar a estos huéspedes (entre los que estuvieron Acidobacteriaoceae, Bradyrhizobium y Streptomyces) se pudo determinar que todos ahora estaban acompañados de genes ARG capaces de resistir a los antibióticos.

Asimismo, en las pruebas se determinó que alguno de los más comunes como vancomicina, bacitracina y polimixina ya no eran efectivos contra estas muestras bacterianas ya que habían desarrollado resistencia. Esta misma situación se presentó en las muestras tomadas de los riachuelos cercanos.

Genes resistentes a los antibióticos y a los metales

Sin embargo, la resistencia de los genes ARG que se encontraron en las muestras no solo abarcaban los antibióticos. De hecho, el estudio también reveló que las bacterias también se habían hecho resistentes a variados metales pesados. Entre ellos, nos encontramos con algunos como el arsénico, el cobre, el cadmio y el zinc.

Evolución y adaptación aceleradas

“El uso excesivo de antibióticos en el medio ambiente agrega una presión de selección adicional sobre los microorganismos que acelera su capacidad para resistir múltiples clases de antibióticos. Pero los antibióticos no son la única fuente de presión de selección.

Muchas bacterias poseen genes que funcionan simultáneamente en múltiples compuestos que serían tóxicos para la célula, y esto incluye metales”.

Esto es lo que ha dicho Jesse C. Thomas, anterior estudiante de la Universidad de Georgia y actual trabajador de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos. La investigación acá mencionada estuvo básicamente a su cargo. Ha sido gracias a su trabajo de recolección y del resto del equipo que ahora tenemos esta perspectiva más cercana sobre lo que la polución y al contaminación le hacen al ambiente –y de cómo esto puede repercutir directamente en nuestra salud–.

¿Y ahora qué?

Con esta información, será posible realizar nuevas investigaciones específicas. Ahora, se podrán enfocar en los genes resistentes a los antibióticos (ARG) y a los metales (MGR) según las áreas geográficas en las que se encuentren. Así, la contaminación pasará también a ser una variable medida en el proceso evolutivo de las bacterias. Esto mientras que estas se convertirán en un marcador a observar para reconocer el avance de la contaminación en los ambientes.

Para Thomas, solo compendiando mejor cómo evolucionan las bacterias podremos llegar a mejores soluciones para hacerles frente. Asimismo, acota que es momento de reconocer que actividades como la agricultura y la combustión de combustibles fósiles también son factores modificantes en los procesos evolutivos y adaptativos de las bacterias en la actualidad.

Referencia:

Co‐occurrence of antibiotic, biocide, and heavy metal resistance genes in bacteria from metal and radionuclide contaminated soils at the Savannah River Site: https://doi.org/10.1111/1751-7915.13578