La actual pandemia de COVID-19, causada por el coronavirus SARS-CoV-2, ha experimentado un aumento exponencial llegando a sobresaturar la capacidad de atención médica en hospitales de todo el mundo.

Muchas de las personas contagiadas solo desarrollan formas síntomas leves y se les aconseja no ir al hospital ni buscar una prueba de diagnóstico porque pueden recuperarse en casa. Muchos otros son simplemente asintomáticos.

Discernir diferencias

Los individuos infectados son altamente contagiosos y pueden transmitir la enfermedad incluso si son asintomáticos, y este hecho aumenta la necesidad de aislarlos y realizar pruebas de detección con frecuencia. Debido a estas características, los brotes de COVID-19 ocurren en grupos, por lo que la identificación temprana podría reducir la cantidad y el tamaño de tales grupos, pero los primeros síntomas no están bien definidos.

Los entes de salud pública, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente recomiendan al público que llame a su médico si creen que han estado expuestos al COVID-19 o si presentan fiebre y tos. Sin embargo, la fiebre y la tos son síntomas asociados con otras enfermedades respiratorias como la influenza o el SARS y el MERS, otras enfermedades coronavíricas.

Si bien la fiebre y la tos se asocian con una variedad de enfermedades respiratorias, el momento en que se presentan los síntomas en el tracto gastrointestinal distinguen al COVID-19.

Contar con la capacidad de discernir las diferencias en estos síntomas comunes, como el orden de aparición y los primeros síntomas probables, ayudaría en el reconocimiento temprano de la enfermedad.

En este sentido, un equipo de investigadores de la Universidad de Sur de California (USC) realizó un estudio en el que identificaron y definieron el orden probable en que aparecen por primera vez los síntomas de COVID-19: fiebre, tos, dolor muscular y luego náuseas y / o vómitos y diarrea.

Tomar mejores decisiones

Si bien la fiebre y la tos se asocian con frecuencia con una variedad de enfermedades respiratorias, el momento en que se presentan los síntomas en el tracto gastrointestinal superior e inferior distinguen al COVID-19, ya que los síntomas del tracto gastrointestinal superior (náuseas / vómitos) aparecen antes que la diarrea, un síntoma de tracto gastrointestinal inferior.

Para definir el orden de los síntomas, el equipo de investigación examinó las tasas de incidencia de síntomas de más de 55.000 casos confirmados de coronavirus en China, todos los cuales se recopilaron del 16 de febrero al 24 de febrero por la OMS.

Los entes sanitarios recomiendan al público que llame a su médico si presentan fiebre y tos. Sin embargo, estos síntomas están asociados con otras enfermedades respiratorias.

Adicionalmente, el equipo analizó un conjunto de datos de casi 1.100 casos recopilados desde el 11 de diciembre de 2019 hasta el 29 de enero de 2020 por el Grupo de Expertos en Tratamiento Médico de China a través de la Comisión Nacional de Salud de China.

Para comparar el orden de los síntomas de COVID-19 con los de la influenza, los investigadores examinaron datos de 2.470 casos de América del Norte, Europa y el hemisferio sur que se informaron a las autoridades sanitarias de 1994 a 1998.

Los autores del estudio resaltan que, además de ayudar a los pacientes a buscar atención de inmediato o decidir más temprano que tarde autoaislarse, conocer el orden de los síntomas de COVID-19 puede ayudar a los médicos a descartar otras enfermedades, planificar cómo tratar a los pacientes y tal vez intervenir antes en la enfermedad.

Como explica el doctor Joseph Robert Larsen, profesor en el Departamento de Ciencias Biológicas de la USC y autor principal del estudio:

“El orden de los síntomas es importante. Saber que cada enfermedad progresa de manera diferente significa que los médicos pueden identificar antes si alguien probablemente tiene COVID-19 u otra enfermedad, lo que puede ayudarlos a tomar mejores decisiones sobre el tratamiento”.

Referencia: Modeling the Onset of Symptoms of COVID-19. Frontiers in Public Health, 2020. https://doi.org/10.3389/fpubh.2020.00473