Cuando se habla de tabaco, por lo general se piensa en el hábito de fumar, pero este también existe en otras presentaciones que no necesitan quemarse, como lo que se conoce como tabaco sin humo.

Tenemos el ejemplo el tabaco para mascar, el tabaco oral como snus, el tabaco para escupir y el rapé, aunque la mayoría de las personas que no lo fuman, simplemente lo mascan o lo chupan, y lo escupen cuando acumulan suficiente en su boca.

Esta podría parecer una forma más saludable de consumir el tabaco, pero los resultados de un nuevo estudio sugieren que no es así. Los investigadores de la Universidad de Nueva York informan en la revista BMC Medicine que el número de muertes a nivel mundial debido al tabaco sin humo ha aumentado en un tercio en siete años. Estiman que la cifra de afectados puede ser de hasta 350,000 personas.

Muertes por diferentes tipos de cáncer y enfermedad cardíaca

Los investigadores extrajeron y compilaron datos de 127 países extraídos del “Estudio de carga mundial de enfermedades de 2017” y de encuestas como la “Encuesta mundial sobre el tabaco en adultos”. Luego estimaron la carga de enfermedad relacionada con el consumo de tabaco sin humo y la carga de morbilidad atribuible al hábito para cada país, así como las muertes reportadas.

El análisis reveló que solo en 2017, el tabaco sin humo causó más de 90,000 muertes a través de cánceres de boca, faringe y esófago, y más de 258,000 muertes por enfermedades cardíacas asociadas a su consumo.

El sur y sudeste asiático destacó como un posible epicentro del problema. Solo India representa el 70 por ciento de la carga mundial de enfermedades debidas al tabaco sin humo, seguida por Pakistán el 7 por ciento y Bangladesh el 5 por ciento.

“Casi una cuarta parte de los consumidores de tabaco consumen tabaco sin humo y la mayoría de ellos vive en India, Pakistán y Bangladesh”, dijo el Dr. Kamran Siddiqi, del Departamento de Ciencias de la Salud y de la Facultad de Medicina de Hull York.

El problema es que el impacto no solo se observa en Asia, sino en las comunidades de origen asiático que residen en países de Occidente. “En el Reino Unido, las comunidades del sur de Asia también consumen productos de tabaco sin humo que también deben regularse como los cigarrillos”, añadió.

Prohibir escupir puede desalentar el uso de tabaco sin humo y ayudar en la pandemia

Partiendo de estos hallazgos, los investigadores están pidiendo a los gobiernos y organismos de salud público regular la producción y venta de tabaco sin humo. Apoyan su solicitud con el hecho de que este no solo aumenta el riesgo de las enfermedades mencionadas, sino que también puede ser un factor influyente en la propagación del coronavirus.

“El estudio se realizó en un momento en el que el COVID-19 está afectando casi todos los aspectos de nuestras vidas. Masticar tabaco aumenta la producción de saliva y conduce a escupir compulsivamente”, dijo Siddiqui.

Una solución potencial podría ser la prohibición de escupir en lugares públicos, ya que esto podría desalentar el uso de las diferentes formas de tabaco sin humo, y al mismo tiempo reducir la transmisión de COVID-19. India ya incluyó esta orden como parte de su estrategia para contener la enfermedad.

Referencia:

Global burden of disease due to smokeless tobacco consumption in adults: an updated analysis of data from 127 countries. https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12916-020-01677-9