Recientemente, un equipo de investigadores del Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias de España (CIC bioGUNE), descubrió que los pacientes de COVID-19 presentan una concentración anormal de porfirinas en su suero.

Las porfirinas son un grupo de proteínas que ayudan a producir muchas sustancias importantes en el cuerpo humano, como la hemoglobina. Esta última se encuentra en los glóbulos rojos, que se encargan de transportar el tan vital oxígeno en la sangre.

Los hallazgos, publicados en British Journal of Hematology, proporcionan nueva evidencia que ayuda a comprender mejor por qué los pacientes graves de COVID-19 suelen sufrir fallas orgánicas.

Concentración alta de porfirinas

El equipo usó suero de 300 pacientes confirmados con COVID-19 a través de la prueba PCR y con síntomas graves, que se encontraban en los hospitales universitarios de Cruces y Basurto, en País Vasco.

El análisis reveló que los pacientes graves presentan una concentración alta de porfirinas asociado a un bajo recuento de glóbulos rojos, lo que a su vez se relaciona en una baja recepción de oxígeno en los tejidos.

“Los casos graves muestran una variación marcada en el ancho de distribución de los glóbulos rojos, que concuerda bien con la reducción del recambio de eritrocitos y funcionaría como un mecanismo compensador para mantener los niveles de glóbulos rojos y oxígeno circulantes”, escriben los autores en su documento.

Cuando el cuerpo humano infectado con COVID-19 detecta la falta de hemoglobina, y consecuencia falta de oxígeno, intenta producir más, lo que da lugar a la acumulación de las porfirinas. Esta es la razón detrás de los valores elevados observados en los pacientes de este estudio.

Un nuevo enfoque de tratamiento

La evidente falta de oxígeno se ha asociado con la dificultad para respirar que experimentan muchos pacientes, con síntomas leves o graves. Pero con este estudio, parece haber llegado un nuevo enfoque para un tratamiento: la corrección de los valores anormales de porfirinas.

“Identificar esa acumulación de marcadores de porfirina es un signo más de la enfermedad”, destaca Óscar Millet, jefe del laboratorio de Medicina de Precisión y Metabolismo del CIC bioGUNE, “y la corrección de esos valores podría aliviar alguno de los síntomas de los pacientes más graves”.

COVID-19 fue concebida inicialmente como una enfermedad infecciosa que causaba el síndrome respiratorio agudo severo, pero los autores del estudio sugieren una vez más que se trata de un “síndrome sistémico en el que las alteraciones sanguíneas pueden desempeñar un papel clave”.

“La sintomatología de COVID-19 estaba orientada inicialmente a una enfermedad de carácter neumológico; sin embargo, se ha ido viendo que es mucho más compleja y que existe una serie de desórdenes hematológicos muy importantes”, explica Millet.

Ahora los científicos plantean que pudiera haber un desorden en el propio metabolismo de la hemoglobina, lo da lugar a nuevas investigaciones. Esto ayudará a comprender con mayor profundidad el proceso detrás de este síntoma e idear una forma eficaz para resolverlo.

Referencia:

Abnormal concentration of porphyrins in serum from COVID‐19 patients. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/bjh.17060