Las investigaciones para poder comprender cada vez más a fondo cómo se maneja el coronavirus siguen en pie. A medida que pasa el tiempo, se adquieren más conocimientos sobre el virus, SARS-CoV-2, cómo se comporta y los efectos que causa en el organismo.

Por ende, cada vez tenemos una imagen más clara de la sintomatología del COVID-19 y de sus implicaciones. No obstante, estamos lejos de tener una imagen completa de esta.

Ahora, una nueva investigación llevada a cabo en el Albert Einstein College of Medicine ha revelado otra arista relacionada con la manifestación del COVID-19. En este caso, esta se ha manifestado como la presencia positiva del anticoagulante lúpico (AL) en el organismo. Una que, a su vez, se relaciona con mayores complicaciones en los casos de COVID-19.

¿Qué es el AL y por qué se relaciona con el coronavirus?

El AL se trata de un agente protrombótico, en pocas palabras, se trata de un anticuerpo que favorece la generación de trombos (coágulos) en la sangre. Ya en otras oportunidades se ha notado que el COVID-19 parece favorecer también la generación de estas complicaciones trombóticas. Algo que, además, se relaciona con una mortalidad más alta en los pacientes. Ahora, dentro de este reciente estudio retrospectivo y de cohorte, se ha podido comprobar que todo esto se relaciona también con la presencia positiva de AL en el organismo.

El COVID-19 y la positividad de AL

La investigación siguió a 187 pacientes del Montefiore Medical Center. De estos 119 dieron negativo para el COVID-19 y 68 de estos fueron positivos.

De los primeros, solo el 22% (27 de 119 individuos) presentaron positividad de AL. Por su parte, en los segundos la positividad de AL se presentó en un 44% de la muestra (30 de 68 individuos).

Con esto, los científicos identificaron la alta incidencia del AL en los pacientes con COVID-19. Igualmente, detectaron que las complicaciones trombóticas eran más prolongadas y más intensas en aquellos individuos seropositivos para el SARS-CoV-2 y positivos para AL.

La proteína C reactiva (PCR) y las evaluaciones de positividad de AL

Un detalle importante que resaltaron los investigadores es que la presencia de la proteína C reactiva o PCR muchas veces podría haber enmascarado la presencia del AL en otros estudios. Se sabe que dicha proteína suele interferir en los exámenes detectores de AL.

Por esto, los investigadores utilizaron dos métodos de detección. De los 30 pacientes con COVID-19 y positividad AL detectados, hubo 11 que solo fueron positivos en el examen más sensible. Al ser analizados, fue notoria la alta cantidad de PCR en su organismo. Debido a lo que, se concluyó que esta pudo enmascarar la positividad de AL en el otro examen.

Sobre la investigación

Los autores recalcan que debido a lo pequeño de la muestra, sus resultados tienen limitaciones. Por lo que, aún estos no se pueden extrapolar a grandes poblaciones.

Sin embargo, como se ha comprobado la aparición de condiciones trombóticas en pacientes de COVID-19 en otros estudios, esta investigación sí presenta un apoyo para el uso de medicamentos anticoagulantes en cuadros de pacientes con coronavirus. Ya que, ya sea que se trate de trombosis arterial o venosa, el uso de estos medicamentos podría favorecer la recuperación del paciente.

Referencia:

Assessment of Lupus Anticoagulant Positivity in Patients With Coronavirus Disease 2019 (COVID-19): doi:10.1001/jamanetworkopen.2020.17539