En una reunión con miembros del tren ministerial realizada este martes (11 de agosto), el presidente Vladimir Putin anunció que Rusia se convirtió en la primera nación del mundo en registrar una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, agente causal de la enfermedad COVID-19.

Según informó el presidente Putin, el medicamento pasó todas las pruebas necesarias, durante las cuales mostró su efecto efectivo e indujo una inmunidad estable en quienes participaron en esas pruebas. Además, dijo Putin, una de sus hijas ya se “puso esa vacuna”.

Más ensayos clínicos

Por su parte, el ministro de Salud, Mikhail Murashko, anunció que tienen la intención de vacunar a los trabajadores de la salud contra el coronavirus a fines de agosto o principios de septiembre. Las autoridades sanitarias estiman que la vacuna entre en circulación en la población civil a principios de 2021.

La vacuna, que recibió el nombre de Sputnik V, será producida por el Centro Gamaleya de Epidemiología y Microbiología y la empresa Binnopharm. Los desarrolladores de la vacuna están preparando más ensayos clínicos en los que participarían varios miles de personas.

El presidente Vladimir Putin anunció que Rusia se convirtió en la primera en el mundo en registrar una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, agente causal de la enfermedad COVID-19.

A fin de dar seguimiento operativo del estado de salud de los vacunados y de la efectividad y seguridad de la vacuna, el Ministerio de Salud creó un circuito digital único que permite monitorear la seguridad y calidad del medicamento en todas las etapas del ciclo de vida.

La vacuna rusa contra el SARS-CoV-2 fue desarrollada sobre la base de un vector adenoviral (un virus en el que se han eliminado los genes responsables del desarrollo de la infección) y probada entre junio y julio en varios grupos de voluntarios en el Ministerio de Defensa y la Universidad Estatal de Medicina de Moscú.

Posible precalificación

El director del Instituto de Parasitología Médica, Enfermedades Tropicales y Transmitidas por Vectores de la Universidad de Sechenov, Alexander Lukashev, enfatizó que la seguridad de la vacuna se confirmó durante las pruebas, en las que ninguno de los voluntarios experimentó efectos secundarios, a excepción de un ligero aumento de la temperatura corporal en los primeros días después de la vacunación.

Las autoridades sanitarias estiman que la vacuna entre en circulación entre la población civil a principios de 2021.

Mientras tanto, representantes de la Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica (AOKI), que incluye empresas como Bayer, AstraZeneca y Novartis, entre otras, enviaron una carta al ministro de salud ruso Murashko pidiéndole que no se apresure a registrar la vacuna rusa hasta que pase la tercera fase de investigación en humanos. Como se destacó, las primeras pruebas se llevaron a cabo con solo unas pocas decenas de personas, mientras que miles de voluntarios participarán en la última etapa.

Momentos después de que el presidente ruso Vladmir Putin hiciera el anuncio, la Organización Mundial de la Salud y las autoridades sanitarias rusas están discutiendo el proceso para la posible precalificación de la OMS para la vacuna. Al respecto, Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, declaró:

“Estamos en estrecho contacto con las autoridades sanitarias rusas y se están llevando a cabo conversaciones con respecto a la posible precalificación de la vacuna por parte de la OMS, pero, una vez más, la precalificación de cualquier vacuna incluye el examen y la evaluación rigurosa de todos los datos de seguridad y eficacia necesarios”.

Referencia: Путин объявил о регистрации в России первой вакцины от коронавируса. РИА Новости, 2020. https://ria.ru/20200811/1575627705.html