La pandemia de COVID-19 y las consecuentes medidas de distanciamiento social han llevado a más de uno a trabajar desde casa. Y aunque suena como lo que muchos hubiesen deseado meses y años atrás, para algunas personas resultó en un caos muy difícil de manejar.

Partamos de que trabajar desde casa no es necesariamente sencillo, y la razón principal es que la separación típica de la vida profesional y la vida personal se derriba y en algunos casos termina mezclándose.

Cuando vamos a la oficina, o a un sitio de trabajo fuera de casa, cambiamos de ambiente y nos podemos enfocar solo en aquello por lo que nos pagan. Pero estando en casa, es probable que nos interrumpan en medio de una tarea que requiere concentración, que los niños hagan demasiado ruido, que presenciemos o participemos en una que otra discusión tonta… En fin, un sinfín de cosas que, en teoría, no están dentro de la oficina.

Pues bien, el trabajo desde casa no es fácil, pero no imposible. La clave está en mantener, o establecer, una equilibrio entre el trabajo y el hogar y la familia. El Dr. Adam Perlman, director de Salud Integrativa y Bienestar de Mayo Clinic en Florida, sugiere que, en lugar de separarlos, podemos integrarlos de manera efectiva. De este modo, podremos abordar de manera oportuna cada uno de nuestros papeles en el tiempo en que corresponda.

Integración equilibrada entre vida personal y trabajo

A pesar de que suena novedoso, Pearlman dice que este concepto de integración se ha planteado en la literatura, incluso antes de la pandemia. Se trata de lograr un equilibrio en una proporción de 50-50 entre la vida hogareña y el trabajo. En teoría, antes de tener que quedarnos en casa esto debía ser así, pero sabemos que los casos en realidad contados.

Parte del argumento es que el equilibrio implica este tipo de 50-50 (equilibrio), e incluso antes de este momento, la mayoría de nosotros no trabajábamos el 50 por ciento del tiempo, no estábamos con nuestra familia y luego gastando el otro 50% enfocado en nuestra vida hogareña”.

El problema es que cuando no se logra esta integración, o se logra pero de manera desproporcionada, las personas sacrifican su cuidado personal para poder cumplir con todo, y al final esto los lleva al agotamiento. Para evitarlo, Pearlman ofrece algunos consejos que pueden ayudar a quienes se encuentren colapsados por este cambio, o bien a aquellos que van a iniciar esta modalidad.

Establecer y mantener las rutinas

Trabajo De Oficina, Estudiando, Oficina, Trabajo
Establecer rutinas permite mantener un equilibrio entre nuestra vida persona y laboral al trabajar desde casa.

Es cierto que en la vida la espontaneidad es necesaria, pero cuando se tienen ciertas responsabilidades lo mejor es jugar con planificación. Y más aún si se trabaja desde casa, ya que el simple hecho de no tener que salir de ella y ahorrarnos el tiempo de arreglarnos y el transporte puede ser un arma de doble filo.

“Mientras que es posible que se haya levantado por la mañana y tal vez fue al gimnasio a primera hora, se duchó y se fue a trabajar. Ahora es fácil conseguir y comenzar a trabajar de inmediato desde casa”, dice Perlman. Pero para ello “es de vital importancia” mantener una rutina.

Aplicar la estrategia “delegar, eliminar y hacer”

Cuando empezamos a sentirnos abrumados porque nuestra rutina parece tener demasiadas cosas, el Dr. Perlman recomienda hacer una pausa, revisar toda nuestra lista y aplicar un concepto que él llama “delegar, eliminar y hacer”.

Haciendo esto, podríamos dar con algo que merecería delegarse a alguien más en el hogar que esté más libre, mientras que otras cosas simplemente podrían eliminarse, o al menos retirarlas de las prioridades.

“A veces, cuando miramos esa lista, simplemente mantener las cosas en la lista puede generar ansiedad en nosotros, y otras veces podemos decir: ‘Está bien, eliminemos eso de la lista para no tener que pensar en ello ahora. Siempre puedo traerlo de vuelta más tarde'”, dice el Dr. Perlman.

Luego llega la parte más importante, que es la de cumplir con lo que nos toca, la parte de “hacer”. Esto puede representar un reto incluso cuando hemos aligerado nuestra carga, porque en casa puede haber muchas distracciones.

Pese a ello, debemos enfocarnos en el objetivo planteado para determinado momento, sin importar lo que esté pasando. De otra manera, terminaremos posponiendo una y otra vez nuestras tareas hasta que se topan con las horas de descansos que son un punto clave para la eficiencia y la salud.

Referencia:

How to integrate work, home life during the COVID-19 pandemic. https://medicalxpress.com/news/2020-08-home-life-covid-pandemic.html