Las elecciones presidenciales estadounidenses pautadas para este 2020 están cada vez más cerca. Estas, incluso en medio de una época tan única como la que vivimos a causa de la crisis del coronavirus, han sabido mantenerse como una fuente de polémica y un punto de interés no solo para Estados Unidos, sino para el mundo entero.

Desde el 2019 se ha hablado del rol fundamental que jugará la tecnología (y sobre todo las plataformas de distribución de información como los medios de noticias y las redes sociales) en el desarrollo de las elecciones del 2020.

Ahora que todos nos vemos forzados a permanecer en casa y los meetings políticos han tenido que disminuir tanto en frecuencia como en cantidad de asistentes, la tecnología y las comunicaciones digitales tienen un papel más protagónico que nunca.

La decisión de Facebook

Es por esto que sobre ellas ha caído con más fuerza el ojo público. Este ha estado juzgando cada uno de sus movimientos y determinando si se están esforzando o no por promover un ambiente equilibrado. Uno en el que la información es la protagonista y no las inclinaciones políticas.

Debido a esta presión, Facebook ha anunciado recientemente que reformará sus políticas. Esto para poder restringir los contenidos propagandísticos relacionados con entidades o personas políticas que se “disfrazan” como noticias locales. Aunque no lo parezca, esta ha sido una práctica común desde que su plataforma ha establecido restricciones de contenido y etiquetas para las informaciones políticas.

De entre todas las plataformas, Facebook ha sido una de las más “laxas” en cuanto a la información compartida por los políticos. Sin embargo, al menos ha hecho pequeños cambios para regular aquella que no es provista directamente por ellos.

Entre estos cambios, el más reciente es el acá mencionado y buscará evitar que estos medios de comunicación con intenciones políticas distribuyan contenidos disfrazándolos de información objetiva. De este modo, su información ya no se considerará como noticia, sino como propaganda política y, como tal, será identificada.

¿Qué cambios trae esto para los sitios de noticias?

El cambio de actitud de Facebook ante estos sitios de noticias políticamente sesgados será un gran golpe para estos. Ya que perderán su puesto en gran cantidad de plataformas de la empresa que les otorgaban una alta visibilidad.

Por ejemplo, ya no aparecerán más en la sección de “Noticias” de Facebook. Asimismo, se restringirá su acceso a los mensajes de noticias en la plataforma Messenger Business. Igualmente, quedarán excluidos de menciones especiales en la versión empresarial de WhatsApp.

En resumen, todos estos lugares con “vínculos directos y significativos” con entidades o personalidades del mundo de la política no tendrán la posibilidad de solicitar la “extensión de noticias” que permitía que estas distribuyeran información relacionada con la política sin que esta se clasificara como propaganda.

Ahora que su truco se ha descubierto, este beneficio se ha perdido y sus contenidos recibirán entonces la clasificación que realmente les corresponde como propaganda política.

¿Y los que quedan en el medio?

Por supuesto, pueden existir medios que, a pesar de estar directamente relacionados con (o financiados por) una persona o entidad política, no son repetidores de sus posturas, sino que verdaderamente se esfuerzan por llevar información objetiva a sus espectadores.

Bajo las nuevas políticas de Facebook, estos medios perderían visibilidad, sus puestos en el canal específico de noticias de la plataforma y también credibilidad. Esto último ya que, si se califica su información como políticamente orientada, sus contenidos perderán credibilidad pues dejarían de ser percibidos como objetivos.

Para estos casos particulares, Facebook ha conformado una junta que se encargará de revisar las irregularidades. De este modo, podrán tomarse decisiones finales en base a las circunstancias reales de cada caso y no de forma genérica.

¿Solo ha sido Facebook?

Para el 2016, se descubrieron más de mil sitios web de noticias que utilizaban los partidos políticos para disfrazar contenidos propagandísticos. Por esto, para el 2020 se espera que las medidas contra este tipo de situaciones sean mucho más estrictas.

Debido a esto, no solo ha sido la popular red social la que ha tomado medidas contra estos sitios web. De hecho, Google también anunció recientemente que no patrocinaría ni daría preferencias de búsqueda a las páginas de noticias que tuvieran un claro lazo con personalidades o entidades políticas. Esto con la finalidad de evitar promover sesgos que acaben con la objetividad de los contenidos compartidos.