Hace apenas horas, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció que su país será el primero en registrar una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, el patógeno que causa COVID-19.

Se trata de una proeza si tomamos en cuenta el arduo trabajo que debe hacerse para desarrollar una vacuna, que puede tomar incluso décadas. Sin embargo, este 2020 nos ha hecho permitido presenciar una competencia sin precedentes en la que más de 200 proyectos buscan lograr la tan añorada meta de la vacuna.

A pesar de ello, muchos mantienen el escepticismo respecto a este logro tan temprano. Como indicamos en una nota previa, los proyectos más avanzados hasta ahora se encuentran en pleno desarrollo de la fase 3 de los ensayos clínicos.

Las candidatas apenas se empezaron a probar en miles de personas para observar su eficacia y seguridad en una escala mayor. ¿Ha cumplido la vacuna rusa con todas las fases a tan solo ocho meses de la aparición del patógeno? ¿Hay evidencia científica contundente y bien obtenida de que su candidata está lista para registrarse? Aquí hay cinco razones por las que deberíamos desconfiar de ella.

No hay evidencia científica que sustente su eficacia y seguridad

Putin dijo que su propia hija había recibido la vacuna rusa, y que hasta ahora “se siente bien y tiene una gran cantidad de anticuerpos”. Muchos podrían pensar que si su familia ya la ha probado y está bien, no habrá riesgo de que el resto de las personas se la apliquen también.

Sabemos que la voz de los líderes y las autoridades puede tener mucho peso, pero los argumentos científicos pueden derribarlas y cambiar drásticamente el panorama. Hasta ahora no hay datos científicos que respalden estas afirmaciones, y esta es una de las razones por las que muchos expertos prefieren no confiar.

La vacuna no ha pasado por ensayos clínicos de fase 3

A diferencia de las otras candidatas que se están probando en diferentes partes del mundo, la vacuna rusa no ha pasado por un ensayo clínico de fase 3, una etapa muy importante ya que permite evaluar su comportamiento en miles de participantes.

A pesar de ello, Putin aseguró en una conferencia de prensa que la vacuna rusa ha paado por todas las pruebas necesarias para ser registrada. “Sé que ha demostrado ser eficiente y forma una inmunidad estable, y me gustaría repetir que ha pasado todas las pruebas necesarias”.

Aprobar una vacuna sin pruebas de fase 3 implica un alto riesgo

Lo desarrollos de vacunas no toman tanto tiempo por nada. La humanidad ya ha vivido varios fracasos de vacunas que parecían prometedoras pero que al final no resultaron tan efectivas, y es mejor verificar ello antes de su producción en masa y distribución en la población.

Hasta ahora, el gobierno ruso asegura que su vacuna no ha causado más que un aumento de temperatura leve en los receptores. Pero introducirla en la población sin haber llevado a cabo las pruebas generalizadas como lo están haciendo otros proyectos podría tener graves consecuencias negativas, como efectos secundarios inesperados.

Hay intereses políticos de por medio

Como indicamos al principio, se trata de una competencia en la que participan potencias globales que han sido rivales desde hace mucho tiempo: China, Estados Unidos, Rusia, entre otras como Reino Unido e India.

En medio de una emergencia sanitaria como la pandemia de COVID-19, obtener la primera vacuna contra la enfermedad proporcionaría mucho prestigio al país que la auspicia, y podría aumentar la popularidad de su gobierno.

Hay antecedentes de robo de información

Estados Unidos, Reino Unido y Canadá aseguran que los piratas informáticos vinculados a la inteligencia militar rusa han intentado robar información sobre los avances de las vacunas que se desarrollan en sus territorios.

Forzado De Vacunación, Vacunación, Id Digital, Virus
Rusia ha sido acusada de intento de robo de información sobre las vacunas que están siendo desarrolladas en otros países.

De ser cierto, la motivación para ello podría ser usar los datos para corregir, mejorar o perfeccionar su propio modelo. De hecho, el ex comisionado Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU., Scott Gottlieb, tuiteó que el anuncio de Putin “puede ser otro esfuerzo para avivar las dudas o incitar a Estados Unidos a forzar una acción temprana sobre nuestras vacunas”.

No se trata de algo nuevo en la historia de la humanidad, y en los últimos años hemos visto muchas noticias sobre robo de información intelectual entre países que han derivado en conflictos internacionales.

Referencia:

Why you should be skeptical of Russia’s coronavirus vaccine claims. https://www.axios.com/russia-putin-coronavirus-vaccine-claims-skepticism-dc7d3f7d-6c0a-4c28-846b-4bdc9ad5e8ed.html