Jacinda Ardern, Primera Ministra neozelandesa.

El pasado la pandemia del coronavirus superó los 20 millones de personas afectadas en todo el mundo. Por su parte, los fallecidos ya son más de 735 mil. En medio de este aumento sostenido, la aparición de 4 casos ha llamado particularmente la atención del mundo.

Estos han sido reportados en Nueva Zelanda –país que desde hace 102 días había reanudado sus actividades por tras haber “erradicado” el virus de su territorio–. Ahora, la nación que ha sido enormemente elogiada por su manejo de la pandemia podría estar a punto de enfrentarse a un segundo brote.

No obstante, esto no toma desprevenidas a las autoridades que ya se han puesto manos a la obra. Si bien es cierto que esta se trata de una situación sorpresiva después de más de 100 días sin incidentes, no se trata de un evento impredecible. Además, ahora el gobierno neozelandés cuenta con una herramienta que antes no tenía: experiencia.

“Todos esperábamos no volver a encontrarnos en esta posición. Pero también nos habíamos preparado para ello. Y como equipo, también hemos estado aquí antes”, declaró la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

Los nuevos casos han aparecido en Auckland

La nueva detección se dio en Auckland, la ciudad más grande de toda Nueva Zelanda. La primera ministra, Jacinda Ardern, ha revelado estos datos en un comunicado de emergencia. Según los datos suministrados por la mandataria, se han encontrado al menos 4 casos de COVID-19 en un mismo hogar neozelandés.

Por lo que parece, todo empezó cuando un hombre con síntomas de coronavirus se presentó en el hospital para recibir atención médica. Allí se le realizaron dos pruebas por COVID-19 y dio positivo en ambas ocasiones.

Con esta confirmación, las autoridades se movilizaron velozmente al hogar del paciente, donde vive con otras 5 personas. Luego de los requeridos procedimientos de aislamiento, les realizaron pruebas por COVID-19 a todos los habitantes de la casa. De estos, 3 dieron positivo para las pruebas, así que también se los transportó al hospital para mantenerlos en observación.

Fuente desconocida

Por ahora, este hogar en Auckland parece ser el único afectado, pero esto desconcierta más a las autoridades. Desde hace 102 días, ningún territorio neozelandés había reportado casos de contagio comunitario de coronavirus.

Hasta ayer, los únicos casos que permanecían activos en el país eran los 22 viajeros que ingresaron del extranjero por los aeropuertos. A todos estos se los detectó y puso en cuarentena inmediata. Por lo que, se supone que el virus no debería haber tenido oportunidad de adentrarse tanto en el país.

Ahora, este hombre que se presentó en la clínica pasaría a ser el primer paciente de una posible segunda oleada. Sin embargo, no tiene antecedentes de haber viajado al extranjero.

Por este motivo, los organismos de salud deben moverse rápido para rastrear las cadenas de contagio, ubicar a otros posibles afectados y cortar la transmisión antes de que sea tarde.

Auckland en nivel 3 hasta el viernes

Crédito: AP Photo/Mark Baker.

Con la finalidad de detener un nuevo brote, Ardern ha declarado que toda la ciudad de Auckland activará las medidas de seguridad de Nivel 3. En otras palabras, todas las actividades sociales como salidas al cine, restaurantes o conciertos quedan suspendidas. Igualmente, entornos de alto tráfico de individuos como los recintos escolares también se mantendrán cerrados. Asimismo, los viajes a la ciudad quedan suspendidos, a menos que se resida allí y se esté tratando de volver a casa.

Desde el mediodía de este martes hasta el viernes, las medidas se mantendrán activas y las personas deberán permanecer en sus casas a menos que salir sea estrictamente necesario. Durante este tiempo, el gobierno y los organismos de salud esperan poder realizar un rastreo completo de las cadenas de contagio.

“Estos tres días nos darán tiempo para evaluar la situación, recopilar información, asegurarnos de que tenemos un rastreo de contactos generalizado para que podamos averiguar más sobre cómo surgió este caso y tomar decisiones sobre cómo responder una vez que tengamos más información”, comentó Ardern.

Asimismo, con estos días de pausa para la ciudad, esperan poder cortar nuevas posibilidades de transmisión, así como lograr interceptar y atender a los individuos que se hayan infectado. Nuevamente, la estrategia del país es interceptar la curva y erradicarla, no aplanarla.

No se correrán riesgos, el país entero tomará medidas

Crédito: AP Photo/Mark Baker.

Debido a este enfoque, la mandataria también ha aclarado que el resto del país tomará sus medidas. En general, durante los últimos 100 días Nueva Zelanda había logrado recuperar su normalidad y las personas habían vuelto a todas sus actividades cotidianas.

Ahora, esta realiza se rompe de nuevo y todos los más de 5 millones de ciudadanos del territorio neozelandés deberán acoplarse a las medidas de seguridad de Nivel 2. Para este caso, el distanciamiento social entre las personas se vuelve una necesidad y las reuniones masivas se limitan a 100 asistentes.

Nueva Zelanda y el coronavirus

Para estos momentos, Nueva Zelanda cuenta con 26 casos activos de COVID-19. De estos, 22 han venido del extranjero y se encuentran en cuarentena en la frontera. Los otros 4 son los ya mencionados que se han descubierto recientemente en Auckland.

Ahora, en total, el país ha tenido 1.570 contagiados por coronavirus, de estos, 1.523 ya se han recuperado y 22 lastimosamente han fallecido. Tal vez esta última cifra no tenga que subir más si Nueva Zelanda vuelve a moverse rápido y le pone un freno a la enfermedad antes de que la situación empeore. Por ahora, parece que esa es exactamente la menta que persiguen las autoridades.